7Hz x Crinacle Zero 2 Review

Música Para las Masas

 

7Hz x Crinacle Zero 2 English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
80
Ajuste/Ergonomía
88
Accesorios
59
Graves
90
Medios
85
Agudos
82
Separación
84
Escena
82
Calidad/Precio
97

 

Pros

 

  • Perfil suave, divertido y todo terreno, que puede entusiasmar a las masas.
  • Sonido musical, orgánico, pleno, denso, claro y bastante detallado para su rango de precios.
  • Excepcional relación calidad/precio.

 

Contras

 

  • Los agudos pueden ser demasiado suaves para algunos.
  • El cable es un poco rígido y con tendencia a coger forma.
  • Pese a que el diseño puede ser agradable y atractivo para muchos, tiene cierto aspecto de juguete.

 

Enlace de Compra

 

https://www.linsoul.com/products/7hz-x-crinacle-zero-2

 

Enlace a la Tienda

 

https://www.linsoul.com/

 

Introducción

 

La ya famosa marca 7Hz vuelve a sacar al mercado una nueva colaboración con el famoso fundador de In-Ear Fidelity y YouTuber, Crinacle. Como no, se trata del nuevo 7Hz x Crinacle Zero: 2. Este nuevo modelo lleva un controlador dinámico de doble cavidad de 10 mm, con un diafragma compuesto de PU+Metal. El resultado ha sido una mejora en graves y medios, así como un movimiento más rápido del diafragma, ofreciendo un sonido más nítido, preciso y contundente. También se ha mejorado el cable de serie usando un conductor de cobre sin oxígeno de gran pureza, chapado en plata. Dispuesto en una estructura coaxial, cada hilo está entretejido con bobinados de 140,06 y 250,06 para reforzar el cable, además de aportar una mejor transmisión de audio. En esta nueva versión, el perfil ha cambiado sutilmente, añadiendo 3dB adicionales en las bajas frecuencias, para ganar en presencia en el rango inferior, ofreciendo un sonido más atractivo respecto a su primera versión. Con ello, se gana en calidez, cuerpo y textura, generando mayor fisicidad y base en las frecuencias fundamentales, además de evitar el sangrado de graves. Veamos cuánto de esto es verdad en la siguiente reseña.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: dinámico de doble cavidad de 10 mm, con diafragma compuesto de PU+Metal.
  • Respuesta de Frecuencia: 10Hz-20kHz.
  • Sensibilidad: 108dB/V@1kHz.
  • Impedancia: 32Ω
  • THD: <1%/1kHz.
  • Conector Jack: SE 3.5mm chapado en oro.
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: 2Pin 0.78mm.

 

 

Presentación y Contenido

 

Los 7Hz x Crinacle Zero: 2 vienen en una pequeña caja blanca de dimensiones 105x75x34mm. En la cara principal se puede ver una foto realista de ambas cápsulas sin cable. Arriba se puede leer el nombre del modelo ZERO:2 en letras grandes. A su derecha está el logo de Crinacle junto al de la propia marca. Debajo hay una pequeña descripción del modelo y en la esquina inferior izquierda el logo Salnotes. En la cara trasera ser repiten muchos elementos, tan solo que la foto de las cápsulas es más pequeña y debajo están las especificaciones del producto, en chino. Al pie están las señas de la marca. Al retirar el cartoncillo se muestran las cápsulas en un molde de espuma con una cartulina decorada prácticamente igual que la caja. Está protegido por una lámina de plástico transparente que hace de tapa. Debajo de esta capa hay una bolsa que contiene el cable y otras con las tips de silicona. En resumen, el contenido completo es el siguiente:

 

  • Las dos cápsulas 7Hz x Crinacle Zero: 2.
  • Un cable con clavija SE 3.5mm e interfaz de 2Pin 0.78mm.
  • Tres pares de tips de silicona esféricas, tamaños SxMxL.
  • Tres pares de tips de silicona estrechas, tamaños SxMxL.
  • Un manual de instrucciones.

 

Por un precio de 25$ poco más se puede pedir. Según la propia marca, se ha mejorado en el cable y en el driver. No hay bolsa, ni estuche para guardar los auriculares. Aunque sí vienen dos tipos de tips muy coloridas, cuyas diferencias de tamaño no son muy evidentes.
Los Zero:2 se pueden elegir en tres colores: Silver, Orange y Blue.

 

 

Construcción y Diseño

 

7Hz repite forma y construcción respecto a su primer modelo Zero. Aunque, en esta ocasión, hay menos colores para elegir y la carcasa es transparente. Sigue manteniendo la forma triangular escalonada que recuerda a un transformer. También la placa metálica externa en la cual pone el nombre del modelo. La versión Silver posee una placa metálica de dicho color y la cápsula transparente. Es el modelo que estoy describiendo. La versión Orange posee la placa exterior de dicho color y el cuerpo oscuros. Por último, el modelo Blue posee el cuerpo de ese color. Queda claro que este modelo posee una forma bastante peculiar, con la fina placa metálica exterior, con las letras del modelo en blanco y una especie pin incrustado en el vértice superior. Las cápsulas son de plástico transparente, con una forma bastante redondeada en su cara interna. Permiten ver todo el interior de los auriculares, con el driver dinámico situado cerca de las boquillas. Hay un orificio separado del centro del driver, más alejado de las boquillas. Toda la cara interna está formada por una sola pieza. Hay una letra superficial dentro de un círculo para indicar el canal. Las boquillas no son muy largas, aunque poseen una inclinación adecuada. Tienen la clásica forma de dos escalones sobre una base de mayor diámetro. El diámetro estrecho es de 5.4mm y la corona de 6.. Su orificio está protegido por una rejilla metálica en espiral con un agujero grande en el centro. Debajo existe un filtro blanco que parece textil. El interfaz de 2Pin 0.78mm está situado en el borde de la cápsula, totalmente integrado con ella. Las conexiones chapadas en oro están situadas en el interior de un cilindro de plástico negro. Un punto rojo indica la polaridad de la conexión.
El cable consta de dos hebras unidas recubiertas de PVC traslúcido oscuro. La funda de la clavija es un cilindro metálico y negro con una superficie micro rugosa. Se puede leer Salnotes de forma longitudinal. La pieza divisora es una especie de galleta con borde de plástico a juego con el cable, cuyas caras son dos placas tipo espejo. En una viene el logo de la marca y en la otra el nombre del modelo, aunque éste casi no puede leerse. El pasador es una pieza a medida en forma de aro, cuyo interior es justo del tamaño de los dos cables unidos. Se desliza de forma correcta y realiza su función correctamente. El cable posee guías sobre oreja, pero son relativamente suaves y no demasiado rígidas. La funda de los conectores de 2Pin 0.78mm tiene una pequeña curvatura y su diámetro crece sutilmente hacia los conectores para terminar en una base circular de plástico negro sobre la que sobresalen sendos rectángulos que contienen los dos pines chapados en oro. Cada funda tiene su letra para indicar el canal, en relieve superficial.
En su conjunto, las cápsulas son muy ligeras, siguen manteniendo un aspecto que parece más un juguete que unos IEMS. Pero no puedo decir que su construcción sea mala, ya que las cápsulas son más robustas de lo que parece.
El cable es algo rígido, aunque es suave y parece resistente. Las letras que indican el canal, tanto de las cápsulas, como del cable, son poco perceptibles.
¿Se puede pedir algo más por este precio? En calidad de construcción y diseño de la cápsula, se nota que hay un elemento diferenciador respecto al resto de modelos. Queda claro que su aspecto es el punto más controvertido, pero tanto la forma, como el peso ayudan mucho en el siguiente apartado.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

Como he comentado antes, el aspecto puede ser algo criticable, parece un juguete frágil. Pero su ligerísimo peso y su forma se acomoda perfectamente en mis oídos. Las boquillas no son muy largas, quizás sean el punto débil y la inserción es solo superficial. Dependiendo de cada morfología, ésto puede ser un acierto o, por el contrario, puede suponer un problema que impida un sellado correcto. En mi caso, con las tips grandes caseras rellenas de foam, ella ajuste es muy oclusivo y las cápsulas quedan completamente integradas en mi pabellón auditivo. Aun así, encuentro que las boquillas son algo cortas, ya que la cara interior está en contacto con las partes de mis oídos, algo que, a la larga, puede generar cierto incomodidad por la presión ejercida. Pese a ello, el ángulo de las boquillas es adecuado y se adapta correctamente a mi canal. El ajuste es inmediato y no hay movimiento de las cápsulas. Dicho ajuste permite un uso diario intensivo, es adecuado para hacer deporte y si con el paso de las horas, el roce que antes he comentado no lo impide.
Con tanto contacto y gracias al tamaño de las tips que uso, el aislamiento es bastante elevado.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

Es curioso que la respuesta de frecuencia se ajuste mucho más al target de Bad Guy, que al de Crinacle. Incluso tiene más subgrave que el propuesto por Bad Guy. A mi juicio, los Zero 2 tienen un perfil en W con énfasis en el subgrave, redondeado en los medios-altos y agudos medios. Los medios no están muy hundidos, como digo, la ganancia de pabellón está redondeada y no es excesiva, mientras que los agudos comienzan con un roll-off controlado, para elevarse ligeramente posteriormente. En conjunto, existe una zona baja más poderosa que pretende ganar adeptos entre aquellos que encontraban al primer Zero delgado y magro en el rango inferior. También se ha suavizado la transición entre medios-altos y primeros agudos, quizás de forma ligeramente excesiva. De esta forma, el sonido actual es más cálido, con una base más física, unos agudos más suaves y un brillo más limitado y sutil.

 

 

Graves

 

Hay que poner muy en perspectiva el sonido de los 7Hz x Crinacle Zero 2, sabiendo que cuestan 27€. Y no es porque solamente suenen bien, sino también, por su comportamiento y nivel de ejecución de los graves. Sin haber podido disfrutar de la primera versión, me gusta su afinación y me alegro que los Zero 2 se alejen del perfil preferido de Crinacle. Debo comentar que, en general, tampoco es mi curva preferida (todavía la estoy perfilando…), pero sí es cierto que los prefiero como unos IEMS de este rango de precios, cuyo uso puede ser muy todo terreno, diario o de batalla. En este sentido, el subgrave es la estrella y el grave-medio se siente poco hinchado. Aun así, guarda poder y toda la zona baja, tiene una notable presencia, ocupa muy buen volumen y es divertido, sin llegar a territorio Bass-Head. Es cierto que su nivel de textura es bajo porque su desarrollo es mucho más liso. Sin embargo posee un buen nivel de elasticidad, sin llegar a ser demasiado gomoso porque es bastante compacto para lo que cuesta. Se disipa con buena rapidez, se recupera con velocidad y tiene un notable nivel de sequedad. En estos aspectos es donde cabe destacar a los Zero 2, este comportamiento es muy admirable para su precio. Y esto se ratifica en la prueba de tonos puros. La reproducción de LFO de 20Hz es muy grata y agradable, el tono es muy realista, profundo, con una buena mezcla física y sensorial. He visto representaciones mucho peores en IEMS de más de 100$. Los Zero 2 ejecutan los tonos puros de muy baja frecuencia con naturalidad, casi no existe coloreo, imprimiendo fuerza y pegada, además de aguantar bastante potencia sin sufrir. En este aspecto, los Zero 2 no se amilanan por pequeños que sean y están dispuestos a soportar un buen volumen de la fuente conectada sin rechistar, ni sufrir. Este excelente comportamiento, trasladado a la música real, implica una ejecución notable. Quizás no tenga el nivel de resolución para discernir todo el detalle, estratificar todas las capas o describir de manera precisa las líneas de graves más complejas. Pero se puede jactar de un gran comportamiento por un precio irrisorio. Las limitaciones también existen y éstas se concentran en que su habilidad técnica está limitada, más bien diría simplificada. En los pasajes complejos los Zero 2 no sufren en absoluto, pero tampoco muestran una capacidad descriptiva totalmente fidedigna, ya que adolecen de cierto nivel de resolución que les impide seguir las líneas de graves con todo lujo de detalles. No es lo suficientemente rápido para llegar a esos niveles analíticos, pero su representación resulta muy convincente y, lo más importante, sin fallos. El resultado son unos graves potentes, poderosos, bastante limpios, realistas, naturales, con mucho aguante, compactos y lisos, a los que no se les puede pedir nada por este precio.

 

 

Medios

 

De nuevo, los Zero 2 me han vuelto a sorprender de forma muy grata en la ejecución de la zona media. Durante mis primeras escuchas había detectado una ejecución simplista del rango central, sin demasiado nivel de resolución. Había percibido un comportamiento descriptivo medio, sin demasiado detalle. Pero realizando escuchas más selectivas, detenidas y críticas, me he dado cuenta del gran nivel de detalle que ofrecen para su precio. En primer lugar, los Zero 2 no son nada opacos, poseen un notable nivel de separación y es capaz de llegar a describir micro detalles de forma parcial. Si bien es cierto que no es capaz de desarrollarlos de manera completa, sí que se llegan a intuir en la zona media. Y esto es algo que no me esperaba de ninguna forma. Cabe destacar que no posee un sonido analítico, al contrario, su representación es suave, como queda claro en su curva redondeada de medios-altos y primeros agudos ligeramente hundidos. Con este nivel de brillo bastante controlado, las notas no se muestran demasiado delgadas y lo fácil es detectar cierto grosor en la música. Sin embargo, el sonido se aleja de ser homogéneo, congestionado o continuo. Existe una capacidad técnica más que suficiente para demostrar buena claridad, en un perfil de tendencia cálida, donde los graves tienen un notable protagonismo. Y, en este caso, eso no se consigue energizando los medios-altos, ni saturando los agudos. Todo lo contrario, como ya he comentado. Con este panorama, conseguir este nivel claridad, precisión y detalle solo es posible creando un driver dinámico lo suficientemente resolutivo como para ofrecer todas estas sensaciones. Y aquí vuelvo a incidir en el precio, que son 25$. Los Zero 2 han conseguido recrear un sonido suficientemente rico sin caer en el facilismo de una afinación ventajosa en ese sentido. Y esto es algo que normalmente está reservado en IEMS de mucho mayor precio.
Volviendo a una descripción más tradicional de los medios, la primera mitad está ligeramente hundida. Las voces masculinas se presentan a un nivel de distancia media, aunque limpias. La fisicidad de su cuerpo es relativamente bajo y resultan algo magras. No demuestran exuberancia ni demasiada complejidad. Pero aun así es capaz de entregar cierto nivel de garra en su base. De nuevo, la textura no es su fuerte, así como el nivel de matices, debido a su lisura. Pese a ello, esta primera mitad se demuestra bastante transparente dentro de un perfil inofensivo y suave. En la segunda mitad existe una clara excitación, que queda muy controlada con la limitación media de los primeros agudos. De esta forma, se consigue que las voces femeninas no sean chillonas, ni tampoco completamente predominantes. Además, el timbre global resulta algo seco, relativamente analógico, pero nunca brillante, en el lado estricto y contenido de su extensión armónica, pero bastante natural, al fin y al cabo. El resultado es un equilibrio más obvio de lo que podría esperarse viendo la gráfica. Existe una buena proyección de los detalles y matices de esta segunda parte, pero sin llegar a ser explícita o salpicada, guardando un nivel de mezcla muy adecuado, tanto con las voces, como con los instrumentos, de manera que no exista un predominio de uno u otro. De esta forma, se mantiene el equilibrio comentado, así como una sensación de limpieza, transparencia y separación, sin que exista un claro predominio de ninguna de estas características. Ninguna destaca netamente sobre las otras y pienso que la buena sinergia entre ellas ayuda a ensalzar la visibilidad del rango medio de una forma bastante realista.

 

 

Agudos

 

La entrada en la zona alta es invertida, generando una ligera caída que se convierte en la clásica fase de control de sibilancias y brillo. Continúa para recuperarse sutilmente y persistir hasta la zona de aire. En este sentido, para ser un driver dinámico de este precio, la extensión es bastante buena, aunque la presencia de los agudos está sutilmente matizada en la fase inicial. El resultado es un chispazo inicial controlado pero con una buena extensión en los agudos-medios. De esta forma, se enriquece el registro armónico y se dinamiza el sonido para que no sea completamente suave, sino con un brillo ligeramente desplazado, pero aun así controlado, para no perder el equilibrio.

 

 

Escena, Separación

 

Quizás, el talón de Aquiles de los IEMS de bajo presupuesto sea la escena y la separación. En este sentido, estoy muy satisfecho de ambas características con estos Zero 2. De nuevo, sabiendo relativizar su sobresaliente relación calidad/precio, la escena es bastante amplia ya que no suena congestionado, concreto o íntimo. Existe un buen nivel de lateralidad, aunque la exposición es claramente frontal, con una altura promedio y un buen nivel de profundidad. El nivel de detalle no llega a ser micro, pero existe una capacidad sutil suficiente para intuir un desarrollo inicial. En este aspecto, también se puede percibir una buena estratificación del sonido y de los matices, que ayuda a recrear dichos detalles medios. La separación es obvia, consiguiendo un buen nivel de claridad y transparencia. Nunca mostrará un carácter analítico, pero posee la virtud de sonar suave, equilibrado, potente en su zona baja y bastante más resolutivo de lo que el precio, el perfil y la respuesta de frecuencia puede hacer pensar.
El posicionamiento y la imagen es más que correcta, sin demasiado más que comentar al respecto.

 

 

Comparaciones

 

Kiwi Ears Dolce

 

En un mismo nivel de precios están los Kiwi Ears Dolce. Con un nivel de construcción similar, con un encapsulado interno transparente y una placa opaca exterior en ambos casos. La clara diferencia está en ese aspecto trapezoidal de los Zero 2 respecto a una cápsula de forma semicustom de un tamaño muy contenido en los Dolce. El aspecto es más maduro y neutro en los Kiwi, mientras que el diseño “transformer” de los los 7Hz les confiere un aspecto más parecido a un juguete. A nivel ergonómico los Zero 2 poseen unas boquillas más cortas y un una geometría en su borde que puede resultar incómoda por contacto directo con sus vértices. Las boquillas más largas y su forma mucho más redondeada les da un nivel superior de comodidad a los Dolce.
El cable de los Dolce es más grueso y quizás menos rígido, aunque ambos parecen ser propensos a coger forma.
Los Kiwi vienen con lo mínimo, mientras que los 7Hz ofrecen un segundo juego de tips de silicona.
En cuanto al perfil, los Dolce ofrecen un perfil más polarizado en sus medios-altos, con un mayor desequilibrio entre los primeros medios y su parte final. También poseen un grave-medio algo más hinchado y menos nivel de subgrave.
De entrada, los Zero 2 ofrecen un sonido más equilibrado y pleno en todo el rango. Empezando por las voces masculinas, la diferencia de presencia es netamente superior en los 7Hz. Mientras, en los Kiwi se detecta ese claro hundimiento en ellas, además de cierta oquedad en esa fase de los medios.
Los graves de los Zero 2 se presentan más completos y plenos, con una capacidad sensorial más marcada, más potencia y volumen, además de mejor textura. Los graves de los Dolce son más magros y matizados. El comportamiento es más realista y natural en los 7Hz. Existe una clara diferencia en el tono general de ambos graves, en los Kiwi suenan algo más apagados y oscuros.
Mientras que los medios-altos están más presentes en los Dolce, algo que mejora la presencia de las voces femeninas, además de proporcionar una claridad más forzada y un sonido más salpicado, los detalles se siente empujados, aunque menos naturales. Existe un desequilibrio entre el perfil de ambos IEMS, en el que los Zero 2 resultan beneficiados. Los 7Hz son más homogéneos, completos, densos y plenos. Los Dolce son más polarizados y existe más distancia presencial entre los elementos. Mientras, los Zero 2 están mejor armonizados y no muestran oquedades en el sonido, siendo más musical y natural.
Los agudos de los Dolce son claramente más crujientes que los de los 7Hz, que se sienten más controlados y matizados. Hay un brillo más obvio en los Kiwi aunque también poseen una clara zona de control, pero su mayor presencia en medios-altos, así como una extensión más prolongada hacia la zona de aire, proporciona una mayor exposición y predominio de las notas altas en los Dolce.
A nivel de escena los Zero 2 son más cercanos, pero también más plenos y amplios. Al no presentar huecos y ser más completos, presentan una escena más densa y llena, pero también más extendida. Hay buena profundidad en los Kiwi, pero los Zero 2 presentan algo más transparencia y separación, un sonido más definido y resolutivo, sin atisbo de oscuridad o velo, algo que sí está un poco más presente en los Dolce.
A mi juicio, los 7Hz x Crinacle Zero 2 están un paso por delante de los Kiwi Ears Dolce musicalmente hablando, ofreciendo un sonido más maduro, completo, equilibrado y homogéneo, con un perfil más todo terreno, consiguiendo mejor separación, transparencia, resolución y detalle. Aunque también cabe destacar que son más suaves y apagados en agudos.

 

 

Conclusión

 

Los 7Hz x Crinacle Zero 2 serían los primeros IEMS que recomendaría a aquellos que quieren empezar en este mundillo, pero sin gastar apenas dinero. Son la puerta de entrada a algo mayor. Con una base muy sólida, bastante cómodos, con muy bajo peso, con graves muy buen ejecutados y resueltos, con un rango medio bastante completo y complejo y unos agudos moderadamente extendidos, aunque suaves, los Zero 2 están en mi top de modelos de muy bajo presupuesto. Decir otras cosas sería hablar de más.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • Aune Yuki.
  • Tempotec MARCH III.
  • Hidizs AP80 PRO-X Red Copper LE
  • Hidizs S9 Pro Plus.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x