Aune Yuki Review

Diseño Bello, Sonido Superior

 

Aune Yuki English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
97
Presentación, Contenido y Accesorios
97
Conectividad
95
Operatividad
93
Sonido
96
Calidad/Precio
95

 

Pros

 

  • Sonido abierto, amplio, tridimensional, envolvente, con una gran escena.
  • Posee una excelente musicalidad, es suave y delicado, pero sin perder un ápice de detalle, ni resolución.
  • Gran diseño externo, bello y distinguido.
  • Alto nivel de construcción, tanto interno, como externo.
  • Control de ganancia, control de volumen, con gran cantidad de pasos.
  • Selección para modo USB UAC1.0 y UAC2.0 que eleva su compatibilidad con más dispositivos.
  • Posibilidad de funda de piel.

 

Contras

 

  • El comportamiento del subgrave en el test de tonos puros revela un sutil coloreo con algunos IEMS con drivers dinámicos o híbridos DD+BA.
  • Según mis medidas, no es tan potente como indican las especificaciones.

 

Enlace de Compra

 

https://www.amazon.com/dp/B0CJXYNNTH

 

Enlace a la WEB

 

http://en.auneaudio.com/

 

Introducción

 

Aune ha tardado, pero la espera ha valido la pena. El Aune Yuki es el primer Dongle de la marca Wuhan Ao Lai Er Technology Co., Ltd, fundada en 2004. Y no es un dongle cualquiera. Aune ha creado un dongle Hi-End con un circuito amplificador balanceado discreto de 4 vías, con 16 transistores distribuidos en forma 4×4. Como DAC ha usado el nuevo CS43198 de Cirrus Logic en formato dual, con dos canales completamente independientes. El chip DAC utilizado tiene un rango dinámico de 130dB y un THD+N de -115dB. Este nuevo dongle reproduce formatos de 32Bits hasta 768kHz y DSD256. También posee un control de volumen y selector de ganancia (baja y alta). Aunque una de las cosas que más llaman la atención es su nivel de construcción. Para su circuitería interna, Aune ha desarrollado una innovadora estructura de doble capa, que separa el circuito digital y el circuito amplificador de auriculares analógico, usando una placa de circuito impreso de cerámica híbrida. Dichas placas cerámicas se caracterizan por su alta resistencia, su excelente conductividad térmica y aislamiento, así como por su baja pérdida dieléctrica, lo que implica un mejor rendimiento de alta frecuencia. La placa discreta del amplificador de auriculares contiene los 16 transistores que forman el amplificador analógico de auriculares de 4 vías. La otra contiene los circuitos digitales DAC. El Yuki se ha diseñado pensando en una reproducción de alta fidelidad real. La sección de amplificación de auriculares utiliza varios chips dedicados con suministros de ±5V para alimentar los 4 amplificadores de auriculares independientes. Para la construcción externa Aune ha usado una estructura de aleación de aluminio, con un fino acabado esmaltado al horno, con ventana de cristal que permite descubrir la excelente circuitería interior. Veamos todo lo que esconde este pequeño gran dongle y cómo suena, por supuesto, en la siguiente reseña.

 

 

Especificaciones

 

  • DAC: Dual CS43198 de Cirrus Logic.
  • Formatos a reproducir: PCM 32Bits 768kHz, DSD256.
  • Salida de auriculares: SE 3.5mm y BAL 4.4mm ambas chapadas en oro.
  • Ruido de salida del amplificador de auriculares SE: 2.6μV.
  • Voltaje Salida SE: 2.0V RMS.
  • THD+N SE: 0.00036%
  • Potencia de salida SE: 90mW 30Ω.
  • Ruido de salida del amplificador de auriculares BAL: 2.9μV.
  • Voltaje Salida BAL: 4.0V RMS.
  • THD+N BAL: 0.00033%
  • Potencia de salida BAL: 160mW 30Ω.
  • Interface de entrada: USB Type C.
  • Dimensiones: 53.5x24x13mm.
  • Peso: 230g.

 

 

Presentación y Contenido

 

Qué duda cabe que el Aune Yuki es un dongle especial. Y eso se nota desde su embalaje. Sí, Aune ha sucumbido a la hora de usar una Anime Girl, aunque sea de una forma más sutil. Pero, ahí está, en el papel decorado que envuelve el paquete cilíndrico. Por un lado está ella y por el otro el nombre del modelo en letras blancas huecas, sobre un fondo decorado como si de un cielo con estrellas fugaces se tratara. Retirado este papel, se muestra una superficie texturizada blanca. En la cara lateral solo puede leerse Yuki en letras doradas. La marca y su lema están en la cara superior de la tapa. En la base están las señas de la marca y el logo Hi-Res. Tras retirar la tapa se puede ver una plantilla blanca con dos QR que llevan al manual de usuario, en chino o inglés. En la parte de arriba sobresale el Yuki por el lado de la conexión USB Type C. El dongle está incrustado en una base de espuma blanca. Debajo de este cartoncillo aparece una una bolsita blanca que contiene el resto de accesorios. Bueno, en realidad solo es un cable USB macho-macho con ambos conectores Type C. Ambas conexiones están protegidas por una tapa de plástico traslúcido. También viene un adaptador de Type C hembra a Type A macho. Las fundas de los conectores son blancas y poseen el acabado mate esmaltado del propio Yuki, además del nombre de la marca en letras doradas. El cable es corto, de 11cm contando ambos conectores. Es simple, pero realmente bello, a la altura del propio dongle. El blanco es luminoso pero destaca el chapado en plata de la hebra de cables usado, que forman un manojo trenzado grueso.
Adicionalmente, se puede adquirir una preciosa funda de piel en color naranja o verde. Dicha funda encaja a la perfección y posee una apertura que coincide con la ventana que da a la circuitería del Yuki.
Es cierto que un dongle no tiene mucho que ofrecer en el apartado de accesorios. Pero Aune ha sido imaginativo al usar un embalaje cilíndrico muy elegante y distintivo, a la altura de la belleza del diseño del Yuki. Los cables y sus conectores están en el mismo nivel, muy por encima de otros cables accesorios que vienen con otros dongles. La única pega es que la funda de piel sea un accesorio aparte. Aunque muchos otros ni siquiera poseen ese extra.

 

 

Construcción y Diseño

 

El diseño externo del Yuki es deslumbrante. Fabricado con una estructura de aleación de aluminio, con un fino acabado esmaltado al horno, posee una ventana de cristal que permite descubrir el bello diseño de su circuitería. Su interior está compuesto por dos placas cerámicas de circuito impreso. Están separadas entre sí, una incorpora los circuitos de amplificación y la otra los DACs. Desde la ventana se pueden ver los 16 transistores, resistencias y demás componentes, sobre una base blanco crema con bandas rojas y amarillas, como si de un jarrón chino se tratara. Vale la pena ampliar la foto de su interior para observar la calidad de construcción y todos sus detalles, la soldadura perfecta de todos los componentes.
Siguiendo con la descripción externa el Yuki mide 53.5x24x13mm. En su cara principal está la gran ventana de cristal hacia su interior, en la parte central. Está divido en tres regiones separadas por una fina hendidura. En la parte inferior está la marca inscrita en letras doradas. En la parte superior no hay nada. Se trata de una pastilla rectangular cuyos bordes han sido biselados de manera muy sutil. La cara trasera sigue el mismo patrón divido en tres porque las hendiduras dan toda la vuelta. No hay nada en la parte inferior. En la parte central, abajo, está el logo Hi-Res y arriba está el nombre del modelo y su descripción, todo ello escrito con la tinta dorada que caracteriza al dongle. En la parte de arriba hay dos botones. El botón de la izquierda posee un orificio que está relleno de tinta dorada, para indicar que se trata del botón de volumen +. El botón de volumen – es plano. En la cara lateral derecha están los logos de las certificaciones que cumple el sistema y una frase que indica que dicho producto ha sido diseñado por Aune. En la cara lateral superior está la conexión USB Type C, mientras que en la cara lateral inferior están las dos salidas de auriculares SE de 3.5mm y BAL de 4.4mm, ambas chapadas en oro, como debe ser.
Sí, la forma del dongle no es más que una pastilla rectangular con ese sutil borde plano. Pero el esmaltado blanco, la letras doradas y, sobre todo, esa ventana al interior de una circuitería tan peculiar, eleva la belleza de un dongle cuyo sonido promete tanto como su diseño.

 

 

Conectividad

 

Bueno, no hay mucho en esta sección. El Yuki tiene conexión USB Type C. Para MacOS de Apple no es necesario ningún driver, tampoco para smartphones o DAPS. Para Windows 10 o superior se puede usar sin driver, pero existen drivers ASIO. Junto con foobar2000, el plugin ASIO proxy y el plugin SACD permite la reproducción de DSD256. El manual completo con estas instrucciones se puede descargar desde aquí:

 

http://aune.hifidiy.net/aune_en/Yuki/DriverGuideEN.pdf

 

También es compatible con dispositivos UAC1.0 y es posible su conexión con la Nintendo Switch.

 

 

Operatividad

 

Tampoco hay mucho misterio en la operativa del dongle Aune Yuki. Posee dos botones de volumen que no interacciona con el control de volumen de Windows, sino que son internos. Su nivel queda memorizado. Lo más especial es que posee selector de ganancia (baja/alta). Para cambiar de ganancia es necesario pulsar ambos botones de VOLUME+ y VOLUME- por 2 segundos.
Para emparejar el Yuki con un dispositivo UAC1.0 hay que apretar el botón VOLUME+ del Yuki y no hay que soltarlo hasta que los dos dispositivos estén conectados por cable y el Yuki esté encendido. Entonces funcionará en modo UAC1.0.
El manual se puede descargar desde aquí:

 

http://aune.hifidiy.net/aune_en/Yuki/YukiSMSen.pdf

 

Y el driver para Windows (ASIO) desde aquí:

 

http://aune.hifidiy.net/driver/Yuki_Driver.zip

 

 

Medidas

 

El Aune Yuki tiene una amplificación analógica, implementada con un circuito amplificador balanceado discreto de 4 vías, con 16 transistores distribuidos en forma 4×4. La salida SE da un valor máximo sin carga de 2V RMS y una potencia de 90mW a 30Ω. La salida BAL da un valor máximo sin carga de 4V RMS y una potencia de 160mW a 30Ω. Pero, además, posee un selector de ganancia que te permite conseguir 1V RMS sin carga por SE y 2V RMS sin carga por BAL.
En la realidad de mis humildes medidas, he comprobado que la potencia no es tan grande como se especifica. Pero veamos los detalles a continuación.
Sin embargo, los valores de impedancia de salida sí han sido bueno, dando un valor inferior a 1Ω por SE y ligeramente superior a 1Ω por BAL.

 

Sin Carga SE

 

Como he comentado, en ganancia baja la salida es casi de 1V RMS, mientras que en ganancia alta es de 2V RMS. Todo bien.

 

 

15 Ω SE

 

El voltaje máximo conseguido sin distorsión visible con esta impedancia ha sido de 855mV RMS, lo que implica una potencia de 49mW. Discreto.

 

 

33 Ω SE

 

Para los 33Ω el valor crece hasta los 1.4V RMS, dando una potencia de 60mW. Las especificaciones indican una potencia de 90mW a 30Ω. Eso implicaría un voltaje de 1.64V RMS. Se queda a un paso de ese voltaje.

 

 

100 Ω SE

 

Todo el voltaje de salida para esta impedancia. 2V RMS que dan 40mW.

 

 

Sin Carga BAL

 

En ganancia baja la salida es de 2V RMS, mientras que en ganancia alta 4V RMS.

 

 

15 Ω BAL

 

Se consigue un poco más de potencia por la salida balanceada para esta impedancia: 0.92V y 56mW. Sigue siendo un valor discreto. La corriente es de 61mA.

 

 

33 Ω BAL

 

Casi 2V para esta impedancia: 1.93V RMS que implican 110mW. No son esos 160mW declarados. Para ello el voltaje debería llegar a 2.19V RMS. De nuevo le faltan esos 0.2V para llegar a ese valor. A todo esto, los valores de entrega de corriente son también discretos, alrededor de 60mA como máximo.

 

 

100 Ω BAL

 

De forma poco comprensible, no llega a los 4V RMS por BAL para 100Ω. Se queda a 3.55V RMS dando una potencia de 130mW. Esperaba algo más.

 

 

Respuesta de Frecuencia

 

Por otro lado, la respuesta de frecuencia es totalmente plana de 10Hz a 40kHz, con una diferencia entre canales inexistente, todas las líneas de la gráfica de ambos canales están completamente superpuestas. Perfecto.

 

 

Sonido

 

La sensación que me impactó cuando probé el Aune Yuki por primera vez fue la tridimensionalidad de su sonido; pero, principalmente, de la zona baja. Lo que pude percibir es como si los graves del Yuki se proyectaran desde la parte trasera, como si provinieran desde un subwoofer. Ese efecto le proporciona mucha profundidad al sonido y, también, una sensación envolvente que no se encuentra fácilmente en este tipo de dispositivos tan pequeños. Como digo, existe mucho espacio y volumen en la zona baja del Yuki. Además, la separación también es muy evidente. De esa forma, la recreación de capas y líneas de graves es muy notoria, así como la facilidad para seguirlas.
Normalmente, cuando pruebo IEMS realizo una prueba que ya se ha convertido en recurrente en todas mis reseñas. Se trata de reproducir tonos puros de muy baja frecuencia (de 20Hz a 50Hz), con la intención de conocer la respuesta de los auriculares en esta franja crítica. Pero también me he dado cuenta que no todas las fuentes son capaces de ejecutar estos tonos de la misma forma. En el caso del Yuki he encontrado algunas diferencias a la hora de reproducir tonos puros subgraves con algunos IEMS con drivers dinámicos y DD+BA. La sensación que he tenido es un ligero coloreo en esos auriculares que se han comportado de manera distinta. No ha sido con todos y su precio no ha sido significativo. Como digo, estas diferencias las he notado en drivers dinámicos en algunos híbridos DD + BA, en los planares el cambio es despreciable. Podría definir dichas diferencias a la hora de reproducir tonos subgraves como más coloreados y menos sensoriales, ofreciendo una vibración más perceptible y audible, ligeramente menos natural y profunda. La traducción de este comportamiento aislado a la hora de reproducir música real no es negativo, puede hacer los graves más notorios, menos compactos, un poco más sucios, perdiendo un poco de suavidad, nitidez y profundidad, en favor de una textura más marcada y rugosa, además de un poco más de presencia. Insisto que esta reacción no es extrapolable a todos los auriculares, pero sí debo comentar que existen algunas excepciones que ofrecen ese comportamiento distinto.
¿Por qué motivo puede suceder esta diferencia? Quizás haya una razón para ello. El Yuki posee una amplificación analógica, que consta de 16 transistores configurados en modo 4×4. Es posible que esta configuración difiera del sonido procedente de una amplificación operacional. Y, en gran medida, pienso que esa es la virtud y diferencia que ofrece el Yuki.
Cuando ese sutil coloreo no afecta, el resultado es preciso, conciso, técnico, habilidoso y con ese plus de profundidad, volumen y tridimensionalidad. Pero cuando aparece, esa sonoridad distintiva es capaz de otorgarle un matiz de rugosidad y textura diferencial positiva. Así que no se trata de un matiz peyorativo, ni mucho menos, sino una ejecución algo distinta que puede tener resultados mejores o algo más críticos, en el menor de los casos. Pero sigo pensando que esa diferencia puede ser peculiar, incluso virtuosa y apreciable, algo que se distingue frente a tanta neutralidad.
En la zona central sigue destacando esa sensación de apertura que hace que los medios sean más suaves y sin congestión. En ese sentido, el Yuki permite disfrutar de la música con un volumen más alto porque su sonido no es punzante, duro, apabullante, directo, ni tan apelmazado con en otros dongles. Dicha suavidad y grandeza en su sonido se convierte en dulzura y musicalidad, potenciada por la amplitud de su extensión sonora. Esto permite que el micro detalle sea expuesto con mejor definición, dado que su distancia con el resto de los elementos es superior. También existe una gran sensación de dinámica, ya que dicha separación ahonda en la sensación de oscuridad en su fondo. Por otro lado, esta suavidad no implica un descenso de velocidad en sus transitorios. El Yuki es muy hábil en estos aspectos y esto se nota más en este rango central. Otra virtud es su capacidad para separar planos. Allí donde otros dongles suenan superpuestos, el Yuki abre el espacio haciendo más volátil el sonido y esparciéndolo con mayor claridad, añadiendo un plus de transparencia, claridad y luz entre los elementos. De esta forma, el sonido es perspicuo, diáfano, pero con una buena sensación de cuerpo que lo aleja de ser delgado o analítico. En este sentido, el perfil del Yuki sigue dentro de esa neutralidad sutilmente cálida, analógica y realista que Aune propone en el resto de dispositivos que he podido analizar.
Los agudos del Yuki persisten en esa idea de dulzura y suavidad. No se trata de un dongle abrupto en este aspecto. La sensación analógica de su sonido se siente más evidente en la zona alta. Es posible que los agudos no aparezcan en un primer plano tan firme como en otros dongles, pero esto no quiere decir que su importancia o presencia en el sonido sea inferior. Da la sensación que la energía es más relajada y se siente más extendida por todo el rango superior, ofreciendo una percepción de alcance superior, en conjunción con una impresión de delicadeza más acusada. Es cierto que los agudos no se sienten crujientes o cercanos. Pero son acordes al sonido abierto y musical que caracteriza al Yuki. En este aspecto, es elogiable que un sonido dulce y melodioso no carezca de detalle, sino que éste se sienta potenciado frente a la energía individual de las notas altas. El resultado es un timbre que resulta natural y muy agradable, amplio y rico en el aspecto armónico, además de eufónico y equilibrado. Por supuesto, como se ha podido observar en la respuesta de frecuencia, el Yuki posee una extensión Hi-Res sin ninguna caída en las frecuencias altas y muy altas, lo cual da una idea de que a sus agudos no les falta energía, sino que son expresados con una delicadeza superior, algo que acentúa la belleza del sonido en este rango.
Quizás, hablar de la escena, imagen, separación y capacidades técnicas del Yuki sea redundante, habida cuenta la cantidad de referencias a estos aspectos que llevo en la presente reseña. Pero baste remarcar que el escenario es amplio, extenso, tridimensional y envolvente. El sonido posee un volumen considerable, la sensación de volatilidad de las notas no está reñido con una falta de definición o resolución de ellas. De esta forma, el detalle no se siente penalizado. Al contrario, la habilidad del Yuki a la hora de distanciar elementos y capas, permite que los detalles a nivel micro, sean perceptibles con mayor facilidad, pero sin ofrecer una sensación de sonido analítico o fino. De alguna forma, el Yuki se las arregla para ser muy resolutivo sin ser áspero, brusco o punzante, sino todo lo contrario, ya que es dulce, melodioso, musical, suave y agradable. La conjunción de esas habilidades en un mismo dispositivo de este rango indica su nivel y el gran trabajo realizado por la marca.

 

 

Comparaciones

 

Hidizs S9 Pro Plus

 

Martha es el nombre en clave del último modelo de dongle de Hidizs y posee una gran relación calidad/precio. Salió al mercado hace poco y su valor es de 89$. El Yuki cuesta 169$ así que su diferencia es considerable. Ambos tienen control de volumen, salidas SE de 3.5mm y BAL 4.4mm. El Hidizs tiene un LED RGB indicador del formato reproducido, además de 6 filtros. El Yuki no posee LED RGB, ni filtros, pero es compatible con UAC1.0 y tiene selector de ganancia. A nivel de belleza constructiva es superior el Yuki: tanto su exterior blanco, como su ventana al interior, así como la placa cerámica de circuito impreso, sus colores y la visibilidad de los componentes electrónicos, eleva al dongle de Aune frente a la gran parte de su competencia. Aunque su tamaño, en anchura y altura, es más elevado que el Hidizs. Los accesorios del Yuki también son más refinados, incluso es posible comprar una funda de piel para su protección.
El Hidizs posee más potencia en todos los aspectos. Pero en cuanto a sonido, el Yuki es superior. Posee una escena más amplia y más tridimensionalidad. El detalle es más obvio, el sonido es más suave, delicado y musical. El Hidizs es comparativamente más apelmazado, estrecho y apretado. Se siente más congestionado y las capas sonoras están más juntas. Los agudos del Hidizs son más ásperos, con más energía y presencia. Sin embargo, el Hidizs es más universal y todo terreno a la hora de reproducir el subgrave en combinación con los auriculares que he probado.

 

 

EarMen Colibri

 

Quizás, para poner contra las cuerdas al Aune Yuki, sea necesario recurrir a dongles más caros como el EarMen Colibri. Con un precio actual de 249$, el Colibrí posee batería interna, es claramente más grande, posee control de volumen y realce de graves. Aunque su salida máxima es de 1.5V por SE y 3V por BAL, es más potente para auriculares de 16Ω y 32Ω, aunque no para 100Ω ya que el Yuki llega hasta los 4V.
El sonido del Colibri es muy refinado, en la línea del Yuki. Ese refinamiento le permite ofrecer un comportamiento más universal y adecuado en la zona baja, con todos los auriculares que he probado. Como he comentado, la amplitud de la escena es un punto fuerte del Yuki, pero, incluso, el Colibri es ligeramente más espacioso, incluso algo más suave, etéreo, vaporoso y gaseoso. El Yuki es algo más conciso y posee un golpeo sutilmente más marcado, algo que parece ofrecerle un punto de detalle más vistoso. Pero el Colibri no se amilana a la hora de describir el detalle y lo presenta con mucha precisión, aunque de forma más delicada y abierta, si cabe. A mi forma de pensar, el Colibri amplía la senda que el Yuki abre en su rango de precios, incrementando aspectos como la suavidad, delicadeza, separación, apertura y escena. Aunque también resulta algo más frío y analítico. Su perfil es neutro, pero le falta esa calidez más analógica que sí posee el Yuki. Es cierto que el Colibri es superior en términos de refinamiento, pero el Yuki tiene un aspecto más natural que algunos podrían valorar por encima de ese ambiente más aséptico, atmosférico y volátil que ofrece EarMen.

 

 

Conclusión

 

El Aune Yuki supone cierto aire fresco dentro del rango de dongles entre los 100$ y 200$. Usa un Dual DAC CS43198, un circuito amplificador balanceado discreto de 4 vías, con 16 transistores distribuidos en forma 4×4, utiliza una placa de circuito impreso de cerámica híbrida y separada, una para el circuito DAC y otra para la amplificación. A nivel externo posee una estructura de aleación de aluminio y destaca por su ventana que permite ver el impresionante interior. Posee botones para el control del volumen, ganancia y modo USB. Además, es capaz de reproducir formatos de 32Bits hasta 768kHz y DSD256. Todo esto ayuda a separar al Yuki de la competencia directa, ofreciendo soluciones de los dongles de rangos de precios superiores. Así es como Aune consigue un sonido muy amplio, espacioso, delicado, suave y musical, a la vez que muy detallado, descriptivo y resolutivo, a la altura de muy pocos por este precio. El sonido del Aune Yuki es un fiel reflejo de su belleza externa.

 

 

Auriculares y Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • Hidizs AP80 PRO-X Red Copper LE.
  • Xiaomi Redmi Note 8 Pro.
  • Hidizs MP145.
  • Hidizs MS5.
  • BQEYZ Wind.
  • BQEYZ Winter.
  • Kefine Klanar.
  • KiiBOOM Evoke.
  • Kiwi Ears Melody.
  • Letshuoer S15.
  • Letshuoer S12 Pro.
  • Tanchjim Kara.
  • Rose Martini.
  • Rose QT9 MK2s.
  • NiceHCK F1.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x