Kiwi Ears Melody Review

Melodía De Seducción

 

Kiwi Ears Melody English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
75
Ajuste/Ergonomía
92
Accesorios
68
Graves
80
Medios
70
Agudos
68
Separación
65
Escena
70
Calidad/Precio
75

 

Pros

 

  • Sonido planar a bajo precio, con algunas de las características intrínsecas que poseen estos drivers.
  • Afinación homogénea, cálida, aunque más centrada en la parte inferior del rango auditivo.
  • Cuerpo y fisicidad en las voces.
  • Excelente ergonomía, ajuste y muy bajo peso.
  • Buen cable.

 

Contras

 

  • El sonido es algo oscuro, matizado, muy controlado y seguro en agudos.
  • No es un sonido muy técnico o detallado, se resiente a nivel micro y a nivel resolutivo/descriptivo.
  • El acabado de las cápsulas no es muy pulido.
  • No trae estuche con cremallera o bolsa de transporte.

 

Enlace de Compra

 

https://www.linsoul.com/products/kiwi-ears-melody

 

Enlace a la Tienda

 

https://www.linsoul.com/

 

Introducción

 

En poco tiempo, ya voy por los terceros IEMS de Kiwi Ears que voy a analizar de la marca con sedes en Irlanda y Manchester, pero que fabrica en China. Le toca el turno a los Kiwi Ears Melody, el primer modelo con un solo driver planar. En este caso, su tamaño es de 12mm, algo lejos de esos 14.5mm que ya son clásicos. Según la propia marca, este nuevo modelo ofrece la misma respuesta rápida y alta resolución de audio que los auriculares de gama alta. Su rango de frecuencias se extiende de los 5Hz hasta los 40kHz. Este nuevo modelo Melody se ha diseñado para los entusiastas de los graves, aunque su énfasis se sitúa en el medio-grave corpulento. Los medios-altos son suaves, al igual que sus agudos. Por otro lado, con tan solo una impedancia de 18Ω y una sensibilidad de 102dB, los Melody son relativamente fáciles de mover y su uso se extiende tanto como unos IEMS más tradicionales. Como suele ser habitual en los mejores IEMS el cable es desmontable y usa el interfaz de 2Pin 0.78mm. Veamos todo lo que Kiwi Ears puede ofrecer con los Melody.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: Planar de 12 mm.
  • Respuesta de Frecuencia: 5HZ-40KHz
  • Sensibilidad: 102dB(a 1KHz/mW)
  • Impedancia: 18 ohmios
  • THD: < 0,5%(a 1KHz)
  • Conector Jack: SE 3.5 chapado en oro.
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: 2Pin 0.78mm
  • Precio: 89$

 

 

Presentación y Contenido

 

Los Kiwi Ears Melody vienen en una pequeña caja de color negro con letras en blanco. Sus dimensiones son 83x116x32mm. En la cara principal se observa el logo de la marca arriba a la izquierda, el lema arriba a la derecha, una imagen real de las cápsulas en el centro y el nombre del modelo y driver usado en la parte inferior derecha. La parte trasera está prácticamente vacía. Arriba están los logos de las certificaciones que posee. En el centro el nombre del modelo, con cada sílaba en una línea diferente. Debajo están las señas de la marca. Tras retirare el celofán exterior, el cartoncillo se extrae hacia arriba, apareciendo una caja negra con el logo de la marca en el centro, escrito con tinta plateada y holográfica. Tras levantar la tapa se muestran las dos cápsulas en el interior de una primera capa de foam cubierta de cartulina negra. Debajo de esta capa aparece el cable, las tips y un pequeño manual de usuario. El contenido completo es el siguiente:

 

  • Las cápsulas Kiwi Ears Melody.
  • Un cable de cuatro hebras de cobre con interfaz de 2Pin 0.78mm y clavija SE.
  • Un juego de tips de silicona gris de núcleo estrecho, tamaños SxMxL.
  • Un juego de tips de silicona negro de núcleo más ancho, tamaños SxMxL.
  • Un manual de instrucciones.

 

No hay ni bolsa de transporte, ni mucho menos estuche con cremallera. Unos accesorios muy justos para el precio del producto.

 

 

Construcción y Diseño

 

Para ser sincero, sorprende la construcción de los Kiwi Ears Melody. Detrás de una clásica forma, ligeramente semi custom, aunque más redondeada, la cara externa posee la silueta triangular de vértices y lados muy redondeados. En ella hay una placa metálica de color gris oscuro con en logo de la marca en tinta blanca. La interfaz de conexión de 2Pin 0.78mm está en el borde, hundida en la cápsula. Se trata de una base ovalada que queda a superficie de la cápsula cuyas conexiones son doradas. Cerca hay un pequeño orificio y hay otro al pie de las boquillas. Pero, lo más llamativo de la construcción parece que han sido fabricadas usando impresión 3D y que el acabado haya sido realizado a mano con un papel de lija. En la superficie se pueden ver las líneas procedentes del lijado. Como digo, parece que toda la cara interior está formado por el mismo material resinoso y oscuro, casi negro. La forma interior es suave, redondeada, con un pequeño escalón en el borde más alejado de la boquilla y un pequeño valle a medio camino, para favorecer la ergonomía. Dichas boquillas integrales no son muy largas y tienen dos diámetros, uno más estrecho en su base, de 5.4mm y la corona de la boquilla de 6.1mm. Ambas están protegidas por una rejilla metálica tupida.
El cable está formado por cuatro hebras de cobre recubierto de PVC transparente. El conector es SE de 3.5mm chapado en oro. Su funda es un cilindro metálico negro y regular, con un círculo inscrito cerca del jack y dos cercanos a la salida del cable. La pieza divisora es un cilindro del mismo estilo aunque más corto, con sendos círculos inscritos cerca de la entrada y salida del cable. El pasador es un disco negro y metálico con dos agujeros pasantes que realiza su función relativamente bien, pasable podría decir. Hay sendas guías semi rígidas y transparentes sobre oreja. Mientras que las fundas de los conectores de 2Pin 0.78mm son dos cilindros metálicos y negros. En esta ocasión los dos círculos inscritos están cerca de la entrada del cable. Los dos pines son chapados en oro y sobre salen de una base rectangular de plástico rojo para el canal derecho y de plástico blanco traslúcido para el canal izquierdo. Un pequeño punto azul indica la polaridad. El cable no es muy rígido, ni tampoco muy grueso. Para mi juicio, hubiese usado un cable plateado para realzar la transparencia y calidez del conjunto. Aunque su calidad es suficiente para no tener que cambiarlo, a no ser que se busque una conexión balanceada.
Por otro lado, las cápsulas poseen una construcción un tanto peculiar, con un acabado manual sutilmente descuidado. Da la sensación que se ha optado por una fabricación de bajo coste, en donde lo más caro parece ser el driver usado.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

Por el tipo de construcción se podría pensar que ha primado el coste reducido. Pero también existe un buen diseño que ofrece un gran ajuste y ergonomía. El peso es muy pequeño y la cara interior es lo suficientemente curva y suave para encajar con suma gracia en el pabellón auditivo. Sí, el diseño no es baladí en absoluto y eso se percibe cuando se ajustan las cápsulas en nuestros oídos. El encaje es inmediato, sin rotación, el ángulo de las boquillas es preciso, apenas hay roce con cualquier parte externa y el ajuste es superficial aunque bastante oclusivo, si se usan las tips correspondientes. El resultado es un nivel de ergonomía excelente, un peso mínimo y un ajuste duradero, muy agradable. El cable sobre oreja no molesta y el nivel de microfonía es inexistente. En conjunto, este apartado es de una puntuación muy alta, excelente. Así que no hay que dejarse llevar por el nivel de acabado de la cápsula hasta evaluar su motivación. Y yo creo que ésta es reducir mucho el coste, pero sin renunciar a una gran ergonomía.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

El perfil de los Kiwik Ears Melody se acerca a una V minúscula, con un pico en el medio-grave y otro situado en los 2.5kHz. Existe un buen equilibrio, toda la gráfica se mueve en una franja de 10 dB, así que los picos son suaves. El grave no es tan impactante como dice la marca en su introducción y no creo que se llegue a un nivel Bass-Head en cuanto a energía, pese a que la afinación en la franja inferior sí que está potenciada y redondeada. Por otro lado, los medios están bastante presentes y el hundimiento central es relativamente ligero, con un aumento hacia esos 2.5kHz progresivo, pero no muy pronunciado. Luego, deliberadamente, se vuelve a realizar una sutil caída en los agudos, buscando limar la energía demostrada en otros IEMS planares anteriores. El resultado es un perfil potenciado en graves, ligeramente cálido, con una punta de transparencia/claridad y suave en la zona alta, pero con una gran extensión.

 

 

Graves

 

Kiwi Ears dice en la introducción de este modelo Melody que se ha alejado del equilibrio tonal que caracteriza al resto de sus modelos, para demostrar que se pueden producir graves potentes con un driver planar. Y bien, por mi experiencia con IEMS planares, nunca he dudado de la potencia de sus graves. Pero tampoco creo que los Melody sea el modelo con mayor cantidad de graves. Quizás valga la pena comentar que tiene bastante medio-grave, algo que no es característico del resto de IEMS planares, que buscan un mayor énfasis en el subgrave. Sin embargo, los Melody adolecen en ese aspecto. Partiendo de la prueba de tonos puros de muy baja frecuencia, en el extremo inferior, la primera nota audible de 20Hz tiene realmente poca presencia y pegada. Su rumor es pequeño pero se advierte una mezcla de oscuridad y sonoridad tenuemente coloreada al estilo BA. Las notas se hacen más audibles pero con un comportamiento medio en ese aspecto, hasta llegar a la barrera de los 40hz. Es aquí donde se recupera la naturalidad y comienza la demostración de poder. Pero, en definitiva, en este test hecho de menos una percepción más sensorial de los graves y un comportamiento más parecido a los drivers dinámicos, aparte de una afinación más extrema. Sin embargo, el rendimiento real mejora, como suele ser habitual. Aunque no en el apartado de pegada o nivel de energía. Es cierto que el grave tiene predominio, pero no se trata de una potencia abrumadora que llene mis oídos. Encuentro un grave relativamente dócil, con buen empaque, aunque con un cuerpo medio y un nivel físico que no supera al resto de sus rivales. Sí, hay una afinación que alarga el medio-grave, algo que redondea la zona y la hace más grande, pero no más poderosa o contundente. Así que, para mi juicio, no se trata de unos IEMS completamente para Bass-Heads, pero sí que son bajistas. Y ciertamente, oscuros. Creo que el matiz que tienen estos Melody respecto a otros IEMS está más en el comportamiento de las tres bandas, que solo en el rango inferior. En lo que respecta a comportamiento, los Melody presentan una textura suave, con una rugosidad leve, redondeada como su curva de graves. El golpeo se presenta compacto, seco y controlado, no veo que sea excesivo, ni cargado de potencia física. Es más bien ancho, pero adolece de cierta corpulencia sensorial en el límite audible que compensa con cierto grado de una oscuridad agradable. Su comportamiento técnico es bastante adecuado, posee la rapidez de los planares, más liso en su superficie, quizás incluso más seco y con un decaimiento leve. Es cierto que no se comporta igual que el resto de planares y creo que el tamaño más reducido del driver tiene algo que decir, en relación con la cantidad de poder, visceralidad, fisicidad y densidad de la respuesta de los graves. Todas estas características son menores. Kiwi Ears ha querido llenar el grave con una afinación más enfocada al medio-grave, alargando y redondeando el rango inferior. Pero en la parte física no llega al nivel del resto de planares de 14.5mm. ¿Esto es malo? En absoluto. Existe un color diferente, una capacidad técnica que resulta ágil y dinámica, pero un comportamiento que siente algo más forzado en la parte tímbrica y en la respuesta a las frecuencias más bajas, que le hace perder cierto realismo y naturalidad, así como profundidad. Quizás esté siendo algo severo con el rango inferior de los Melody. Yo diría, más bien estricto.

 

 

Medios

 

Algo que se siente nada más probar los Melody es que se trata de una afinación suave. De esta forma, los medios se presentan con cierta calidez, procedente tanto de la parte baja, como de su contención en la parte alta. El resultado son unos medios matizados, que arrastran una tenue oscuridad por esa falta de chispa y brillo. Sin embargo, obtienen un matiz analógico que los vuelve agradables y musicales, muy aptos para largas escuchas.
Los medios-bajos están relativamente hundidos, pero en un grado menor de lo esperado. Las voces masculinas no están en primer plano, pero sí gozan de un nivel físico más amplio que completa su puesta en escena, llenando un espacio mayor y otorgándole un tipo de presencia distintiva, aunque no cercana. De esta forma se consigue un equilibrio potencial entre distancia y anchura que favorece tanto a la instrumentación de esta primera parte, como a las voces masculinas. Es así como la sensación de cuerpo prevalece sobre una presencia más próxima, de una forma que enriquece los medios para engordarlos dulcemente.
Por otro lado, la excitación situada en los medios-altos no choca con esta sensación melosa. Aunque tampoco es suficiente para aportar una percepción de transparencia o claridad elevada. Su incidencia es más bien justa y proporcionada, no aleja la oscuridad, pero no aporta un brillo acusado. De esta forma, las voces femeninas no se sienten mucho más elevadas sobre las masculinas, sino que presentan una cierta homogeneidad y un comportamiento paralelo. Netamente hablando, sí que están un paso más cerca, también tienen una buena base, pero son los armónicos más acentuados los que hacen elevar su protagonismo, así como un detalle más visible.
En su conjunto, los medios no son muy densos. Los Melody no presentan esa sensación de muro de sonido que caracteriza a los S12. Su puesta en escena es más ligera, menos pesada. La suavidad en la parte superior puede añadir cierta sensación de opacidad entre notas. Pero creo que, en realidad, se trata de la homogeneidad planar la que hace que los huecos sean pequeños y el sonido se muestre pleno, completo, cohesionado, pero sin llegar a sentirse tan apretado como la competencia. Quizás esa ligereza le aporte un grado de libertad que los vuelve más emocionales y agradables.

 

 

Agudos

 

Después de lo que se podría denominar primera ola de IEMS planares, todas las marcas han tomado nota de la respuesta en agudos que ofrece esta tecnología. Sin duda, los agudos planares son extensos y enérgicos sin necesidad de crear picos. Su linealidad los hace muy completos, pero al igualar la respuesta se expande su potencia y esto parece llegar a ser fatigante. Los nuevos planares parecen estar tratando de recortar este aspecto y los Melody se notan de esta forma. Así es como los agudos son suaves, controlados y extensos, con una gran sensación de aire. No se caracterizan por ofrecer un chispazo crujiente o punzante, su expresividad es comedida, aunque muy bien repartida. Quizás le falte algo más de delicadeza, de finura, de delgadez, que le aporte un detalle más incisivo y permita que sea más minúsculo, con la intención de ensalzar elementos micro, pero no es así. De esta forma, aunque los armónicos se muestran bastante completos, su realce esta limitado a la habilidad técnica y descriptiva, que no es muy alta. No se trata de unos IEMS analíticos y esta falta de delicadeza les hace presentar los agudos y detalles de forma más redonda.

 

 

Escena, Separación

 

La presentación de la escena es eminentemente frontal, con buena anchura y altura, aunque sin ser muy especial en profundidad. Existe buena sensación estéreo, ofreciendo una buena lateralidad, sobre todo en los graves. El escenario no se siente congestionado, aunque tampoco es especialmente espacioso, ni separado. No existe mucha tridimensionalidad, ni mucho vapor o sensación etérea, aunque se aprecia una buena cantidad de aire que aporta cierta transparencia y distancia entre elementos, pero sin discernir un fondo nítido.
A nivel técnico no es muy crítico y el micro detalle se siente poco representado, sobre todo en la zona media. Tampoco es muy hábil representando capas y se muestra uniforme y homogéneo en ese sentido. Propone una imagen relativamente correcta, pero sin demasiado esfuerzo por ubicar los elementos con precisión. No encuentro que sea especialmente resolutivo, analítico o detallado, quedándose en un nivel macro simplista.

 

 

Comparaciones

 

Tripowin x HBB Kailua

 

Los Tripowin x HBB Kailua son unos IEMS que cuestan 10$ menos que los Kiwi Ears Melody. Usa dos drivers dinámicos (10mm y 6mm) y poseen una respuesta de frecuencia muy similar a la de los Melody. Son muy pequeños y tiene una forma ovalada muy estilizada, pero encuentro que tienen una ergonomía algo complicada para mis orejas y encontrar unas tips adecuadas ha sido problemático. En ese aspecto, los Melody son mucho mejores, aunque el acabado de la resina usada para su construcción no es superior, mientras que los Kailua son metálicos y con una textura superficial muy agradable. Otra cosa es el diseño, mientras que la especial forma de los Kailua parece distintiva, yo me quedo con una forma más tradicional, incluso menos llamativa, pero mucho más efectiva, aunque sean más grandes. También prefiero el cable de los Melody frente al fino cable chapado en plata más rígido de los Kailua.
En cuanto a la sensibilidad, los Kailua se mueven con mayor facilidad que los Melody, que requieren más potencia para igualar volumen.
Según la FR ambos son parecidos, pero los Kailua son más luminosos, frente a unos opacos, oscuros y matizados Melody. Incluso el detalle y el nivel de transparencia es más evidente en los Kailua.
En la zona baja, empezando por el subgrave, los Kailua presentan un comportamiento más realista, sonando más natural en la prueba de tonos puros y también con música. El golpeo es más conciso, apretado y seco, siendo más ágil y rápido que los Melody. El resultado es una zona baja más habilidosa, con mejores planos y estratificación. Los graves de los Melody son claramente más oscuros, algo más gruesos, un poco más gomosos y redondeados. Ninguno se destaca por su textura, mientras que el volumen ocupado es mayor en los Melody.
En la zona media, la mayor luminosidad y expresividad de los Kailua aporta más chispa y vida que en los Melody. La diferencia es más grande de lo que se aprecia en la FR. Existe una clara diferencia en cantidad de brillo en los medios. Los Melody se presentan más matizados, oscuros, con menos dinámica y menos distancia entre elementos, ofreciendo un sonido más cohesionado, uniforme, cálido y apagado. Queda claro que los Kiwi son más relajados, pero yo hecho en falta la luz que tienen los Kailua y ese sonido algo más explícito y descriptivo. Estos aspectos mejoran la visibilidad de los detalles, son más vistosos, incluso el micro detalle es más perceptible, sin ser analítico o muy resolutivo. Aunque sí netamente mejor que los Melody.
Los agudos de los Kailua son más naturales para mis oídos, ofreciendo una sonoridad más acorde a mis costumbres. También tienen más chispa, brillo y proyección. Las notas altas son más delgadas y crujientes, comparadas con las notas matizadas, más planas y suavizadas de los Melody. A nivel de timbre, los Kailua son más acertados, mientras que los Melody son más apagados, aunque también más seguros, frente a unos Kailua que, por comparativa, pueden parecer algo más indisciplinados en la zona alta.
Los Kailua poseen mejor separación, más distancia entre elementos, mayor transparencia y el fondo es más discernible, las notas son más delgadas y los detalles más visibles, incluso a nivel micro. El posicionamiento de los elementos es más preciso y conciso en los Kailua, mientras que su escena se muestra más amplia y volátil, posee una sensación de movimiento y dinámica mayor, no se muestra tan plana y homogénea como en los Melody. Netamente, la escena es amplia en los Melody, pero solo en anchura, ya que la cohesión de su sonido hace que la música esté más unida y junta, apretada en profundidad y con menor transparencia.

 

 

Conclusión

 

Los Kiwi Ears Melody son una encomiable opción por fabricar unos IEMS planares más económicos, usando un driver más pequeño y unas cápsulas muy cómodas e impresas en 3D. Poseen una excelente ergonomía y apenas pesan. Su ajuste es sobresaliente y la comodidad dura por horas. Han sido ajustados buscando unos graves potentes, aunque el resultado es que se centran más en los graves-medios. La afinación es suave, cohesionada, musical, cálida, pero también es algo oscura y matizada. Los agudos son extendidos pero demasiado planos y controlados. Posee un timbre de tendencia analógica, reposado en sus notas altas. No se caracteriza por ser un sonido detallado, ni demasiado resolutivo, pero posee cuerpo en los medios, algo que favorece a las voces, recreándolas más plenas y físicas. Por otro lado, el grave no es tan pesado como podría parecer y es respetuoso con el resto de franjas. Sin duda, se trata de unos IEMS para aquellos que busquen unos agudos seguros pero con buena extensión, además de esas características que solo los drivers planares pueden proporcionar.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • Aune Yuki.
  • Aune M1p.
  • Hidizs S9 Pro Plus Martha.
  • Burson Audio Playmate II.
  • Fiio R7.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x