Rose Martini Review

Un Martini Te Invita a Vivir

 

Rose Martini English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
95
Ajuste/Ergonomía
75
Accesorios
55
Graves
89
Medios
95
Agudos
88
Separación
93
Escena
96
Calidad/Precio
88

 

Pros

 

  • Sonido muy completo en los tres rangos, equilibrado y homogéneo.
  • Presencia y pegada de la zona baja.
  • Tridimensionalidad de los medios.
  • Gran sensación de apertura.

 

Contras

 

  • El cable es fijo.
  • Peso un poco alto de las cápsulas
  • Los agudos pueden resultar demasiado suaves.

 

Enlace de Compra

 

https://penonaudio.com/rose-martini.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://penonaudio.com/

 

Introducción

 

Rose Technics es una marca China, conocida por fabricar IEMS y Earbuds de mucha calidad. En el caso de los earbuds, muchos de los aficionados conocen los grandes modelos Maria, Maria II, Masya, Masya MK2 y Mojito. Todos ellos montan drivers dinámicos duales. En cambio, en el caso actual de los Rose Martini, el nuevo modelo de earbud audiófilo, solo monta un driver dinámico, cuyo diafragma es cerámico de carbono. El diseño de su cubierta es realmente sofisticado y posee un sistema de tubos para ajustar la presión de aire, por medio de dos vías, que mejoran el rendimiento de los graves. Los materiales usados para crear las distintas partes de la cápsula son el acero 304 (tubo cavidad, panel trasero y parte trasera de la cápsula) y el latón chapado en oro (tubo cavidad y cubierta exterior). El doble tubo se encarga de regular las bajas frecuencias, consiguiendo unos graves sólidos y potentes. La tercera generación del driver dinámico, con diafragma de cerámica a base de carbono, proporciona una mejora de la resolución. Las piezas metálicas han sido fabricada mediante CNC, obteniendo un acabado realmente pulido y lujoso. Tampoco se han escatimado esfuerzos en el cable. Se ha usado una estructura Lizt con cobre de tierras raras, con una capa protectora de franela y una capa aislante de PET. Para el ánodo se ha usado cobre monocristalino y para el cátodo, cobre de tierras raras. El resultado es un producto que destaca visualmente por su diseño, belleza y gran nivel de construcción. Veremos el resto de sus características, así como su rendimiento sonoro en la presente reseña.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: Driver dinámico de 15.4mm, con diafragma de cerámica a base de carbono
  • Respuesta de Frecuencia: 16-45000Hz
  • Sensibilidad: 100dB/mW @ 1kHz
  • Impedancia: 32Ω
  • Conector Jack: Se puede elegir entre conector 3.5mm SE y 4.4mm BAL
  • Longitud del cable: 1.2m

 

 

Presentación y Contenido

 

Los Rose Martini vienen en una relativamente pequeña y estrecha caja de color negra. Sus dimensiones son 153x132x27mm. En la parte principal se puede leer Martini simulando escritura manual, con letras blancas. La caja está decorada con un motivo hexagonal que recuerda al logo de Rose. En la parte derecha se pueden observar los dos earbuds, colocados verticalmente y mostrando cada cara. En la cara trasera, en el lado izquierdo, hay una chica anime (algo que ya está siendo muy habitual y pesado, en muchas marcas). En el lado derecho, están las especificaciones, en chino. En realidad, esta cubierta no es una caja, sino un envoltorio. Tras retirarlos aparecen dos cajas iguales, selladas en plástico. Son sendos estuches negros, que poseen un recubrimiento gomoso, con el logo de la marca inscrito en la cara superior. Se abren un poco menos de 90º y su interior está forrado de un símil de terciopelo negro. En uno de ellos vienen los earbuds, encajados en un molde de goma espuma negra. En el otro vienen un par de bolsitas zip con los accesorios y varias tarjetas. En resumen, el contenido completo es el siguiente:

 

  • Los Rose Martini
  • Un adaptador de 3.5mm SE a 6.35mm SE.
  • 10 espumas completas.
  • Una tarjeta con las instrucciones y especificaciones.
  • Una tarjeta de garantía.

 

Tanto el embalaje, como el contenido con las dos cajas es relativamente sorprendente. Aunque, los accesorios son mínimos, no hay espumas tipo donuts y todas las espumas son iguales en su densidad. Las cajas, aunque estrechas, son adecuadas para albergar los Martini. Debo decir que es igual a la de los IEMS Rose QT9 MK2, pero como se trata de unos earbuds, no hay problema para guardarlos.
En general, encuentro limitado el conjunto de accesorios y el hecho de que todo el texto esté solo en chino.

 

 

Construcción y Diseño

 

En donde no se puede poner ni un pero, es en el diseño y en la construcción. El diseño es simplemente exquisito, combina acero 304 con latón chapado en oro. La tapa micro perforada, por donde se emite el sonido, es de latón chapado en oro. El diafragma es de cerámica a base de carbono, con un driver de 15.4mm. La cubierta de la cápsula es de acero 304, así como el panel trasero. Dicha cubierta es cónica y posee dos aperturas alargadas cerca de su borde. En la cima del cono existe otra pieza que es cilíndrica en su base, adherida a otra que posee una forma semi ovalada e inclinada, pero que un extremo acaba con un corte plano, también inclinado, formando un vértice agudo en este lado, mientras que el otro se mantiene redondeado. En su cara externa está grabado el logo de Rose y en el vértice está inscrita la letra que identifica el canal. De dicha pieza semi ovalada salen dos tubos de cobre chapado en oro, que forman el circuito que regula la presión del aire. Finalmente, una pieza de acero 304, sirve de abrazadera para el otro extremo de estos tubos. Puede verse el orificio de uno de ellos, mientras que por el otro, sale el cable. Su recubrimiento es de franela negra y su conductor está formado por cobre monocristalino para el ánodo y para el cátodo, cobre de tierras raras. Tiene un pequeño pasador de plástico translúcido, mientras que la pieza divisora es un pequeño cilindro metálico. La funda del conector jack balanceado de 4.4mm es un gran cilindro con una ligera depresión en su zona central. El cable es doble desde el divisor hasta dicho conector y en su unión posee un pequeño adaptador de plástico traslúcido. El conector está chapado en oro.
El diseño es claramente distintivo y de alta gama, con un acabado premium, con materiales de alta calidad, muy pulidos. Son, casi, una obra de orfebrería y la combinación de partes metálicas y doradas está realizada con gusto, sin parecer excesivo. Está claro que no se trata de materiales ligeros y el peso de cada cápsula se siente, hay que tener cierto cuidado al manejar las cápsulas. Incluso, el conector de 4.4mm también tiene un peso sensible, lo cual hace que el conjunto se sienta muy sólido. En esta ocasión, las apariencias justifican el precio por sí solas.
La única pega que encuentro en el diseño es el uso de un cable fijo, algo que en el resto de modelos de earbuds de alta gama no es así, sino que usaban una conveniente conexión de 2pines.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

La forma exterior es asimétrica y facilita el ajuste. Aunque el cono es regular. El diámetro de las cápsulas es de 16.55mm y su grosor es de 5mm, aproximadamente. El material es muy liso y pulido. Da la sensación de ser resbaladizo, pero las espumas hacen un buen trabajo en este aspecto y se consigue un buen ajuste. Es cierto que el peso se siente en las orejas, pero se puede aguantar. Al ser un cono libre, las cápsulas se pueden rotar dentro del pabellón, para conseguir un mayor ajuste, mientras que los tubos proporcionan un agarre extra en su contacto con el trago-antitrago.
Los earbuds no son lo más adecuado para un ajuste perenne. En este caso, la superficie tan lisa puede volver inestable el mejor de los ajustes, debido al deslizamiento de las espumas sobre dicha superficie. No suele pasar si el movimiento es de baja intensidad, pero puede suceder.
Realmente, la calidad sonora de los Martini debe ser contemplada en tranquilidad, para extraer lo mejor de sus virtudes.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

El perfil de los Rose Martini es eminentemente cálido, con una buena presencia de graves y medios, con unos agudos suaves. Realmente, la sonoridad, potencia y presencia de la zona baja llama mucho la atención. Queda claro que su sistema de doble tubos funciona, a la hora de reproducir graves sólidos y poderosos. Los medios son naturales, suaves, muy agradables y redondos, con una sensación de plenitud bastante completa. Los agudos persisten en esa idea de suavidad, pero con menor énfasis. No se trata de unos earbuds resolutivos o analíticos, sino que son más orgánicos y analógicos.

 

 

Graves

 

Los Martini poseen dos aperturas ovaladas en la parte trasera de las cápsulas, situadas en el cono, en lados opuestos, arriba y abajo, cerca del borde. Dichas aperturas y cómo se tapen, debido a cada morfología particular, pueden contribuir a apreciar, en mayor o menor medida, los graves. Se podría decir que un ajuste habitual, taparía una pequeña porción de la apertura inferior, quedando la superior más libre. Rotando la cápsula dentro del pabellón, intentando poner los tubos de manera horizontal, consigue tapar más la apertura inferior y aumentar la fijación de los earbuds. Ésta, es una práctica habitual que realizo a la hora de colocarme la mayoría de los earbuds que pruebo. Pese a que no es una operación rápida, consigo varias mejoras auditivas, debido a un mejor enfoque del driver frente a los canales auditivos, así como un ajuste más oclusivo. No siempre es posible, pero en este caso, los Martini se prestan sobremanera a este ajuste, manteniéndose muy estables y sin resbalarse. De esta forma, la apertura inferior se tapa casi entera. Quizás sea una mezcla de todo, del mejor ajuste que obtengo, del mayor grado de oclusión, de la mejor orientación, etc. Pero, queda claro que estos nuevos Rose consiguen una pegada en graves realmente natural y poderosa. El medio grave es contundente, incluso el primer subgrave también lo es. No se trata de una zona baja muy sensorial, sino que es más audible que perceptible. Esto limita la expresividad de las notas más bajas y muestra un cierto coloreo en ellas, algo que suele ser muy habitual en los earbuds, incluso de esta gama. Pero eso no limita que su sonoridad siga teniendo un grado de naturalidad y sensación analógica bastante alta.
Técnicamente se muestra bastante capaz, proponiendo un golpeo ágil y seco en la ejecución, aunque el decaimiento no es tan rápido, quedando un ligero poso que suaviza el rango y aporta una sensación de calidez generalizada. Este aspecto también influye en la textura, evitando rugosidad en ella y reduciendo el nivel de resolución. Análogamente, la estratificación, la separación de capas y distintos niveles, también goza de ese cariz dulce, aterciopelado y cohesionado, que caracteriza al rango.
Pese a la sensación de presencia de los graves, no se trata del rango más predominante, sino que existe un gran equilibrio con el resto de bandas. Quizás, esta homogeneidad sea uno de los puntos más destacables en los Martini. Si se escucha música electrónica, los graves y los agudos tendrán una aportación estelar. Pero cuando entran las voces los graves parecen tener un gran respeto por ellas, cediendo protagonismo o compartiéndolo. Es innegable que la calidez se transmita hacia los medios, pero se nota con claridad, como la transición se produce con bastante limpieza. El driver posee una gran capacidad para dividir frecuencias y separarlas, además de dotarlas de distancia y un entorno tridimensional. Y, en ese sentido, la agilidad y la sensación de dinámica ofrecida, se siente totalmente premium y no está al alcance de muchos earbuds.

 

 

Medios

 

Sin ser unos earbuds mid-céntricos, los Rose Martini despliegan todo su potencial en rango central. Aunque, con esta afirmación, estaría poniendo en mal lugar a los graves y agudos y no sería justo. En realidad, tendría que decir que el sonido de los Martini es muy grande. En él existe mucho espacio para todo: los graves ocupan un buen lugar, pero aun es superior para los medios, sin olvidar los agudos. No solo hay anchura, sino que también se percibe mucha altura y profundidad. Los elementos adquieren la capacidad de moverse en los distintos ejes, otorgándoles la virtud de sentirse vivos dentro de la escena. Como la sensación de espacio envolvente es amplia, la expresividad de los detalles y matices es diferente, aunque muy analógica. Resulta muy curioso como detalles pequeños se reproducen de una manera tan orgánica y alejada de una vertiente digital o analítica. Pese a ello, no se puede negar que el sonido presenta calidez, suavidad y también claridad, sin ser un sonido brillante o muy transparente. Los medios son armoniosos, eufónicos y musicales. Gracias a su completo rango inferior, la primera parte de los medios tiene un buen peso, sin que su presencia resulte nunca fangosa, hay que excluir esa acepción y evitar asociarla a los Martini. El resultado son unas voces masculinas muy plenas, con presencia, cuerpo, densidad, peso y músculo, pero a la vez suaves y melodiosas. Pese a la presencia de los graves, las voces se abren espacio, presencialmente hablando y ocupando su trono de poder. Su textura es homogénea y sutil, no se trata de un sonido que se caracterice por ser descriptivo en las superficies, sino que se decanta por la suavidad, pero por demostrar detalles en espacios vacíos. O, más bien, en extender dichos matices a ubicaciones libres, para que puedan ser observados con mucha mejor claridad y evidencia. En este sentido, el efecto revelador se asocia al efecto expansivo, para generar una simbiosis que mejora la percepción de dichos detalles. Así es como es posible apreciar una lateralidad exuberante, ya que la riqueza de las notas se demuestra en esas zonas donde las voces no están presentes. Volviendo a las voces, pero esta vez, a las femeninas, debido al equilibrio de la zona central, no se sienten tan proyectadas. En este sentido, se agradece que la franja se comporte más homogénea, aunque sea a costa de perder una sensación de claridad forzada. Es por eso que la sonoridad prevalece natural y las voces femeninas adquieren un mayor punto descriptivo, ya que la zona alta posee una chispa más explícita, pero que nunca es excesiva. Las sibilancias, por tanto, quedan siempre controladas, incluso son agradables.
La instrumentación es rica, gracias a los armónicos y a su timbre realista. También se aprovecha de la buena lateralidad del sonido, que se encarga de arropar a las voces, además de lucir solistas cuando así lo son. Posee una apreciable estratificación y tanto su organización en el espacio, así como su ubicación, es precisa y distinguible. Gracias a la capacidad de detalle, los matices de los instrumentos se pueden apreciar con facilidad y separadamente de las voces, pese a que estén más o menos distantes. El resultado es una representación muy coral, clara y perspicua, ornamental, de ubicación concisa, espaciosa en todos sus ejes y provista de mucho movimiento, vida y dinámica. Sintonizados para disfrutar en plenitud.

 

 

Agudos

 

Los agudos poseen una mezcla de suavidad y finura. No se muestran excesivos, ni tampoco exentos. La primera parte posee una buena anchura y relativa cercanía, lo que permite una percepción clara, pero sin que esta sea predominante, ni estresante. Su reproducción, como no podía ser de otra forma, cae del lado natural y armonioso. Después, se siente la clásica caída de control, en este caso es ligera y bien estudiada. Existe una buena cantidad de aire para enriquecer los armónicos y alargar las notas altas. Tanto la velocidad, como el decaimiento es natural y no se muestran forzados para ser más veloces. Los agudos perduran de una forma precisa, lo suficiente para ser disfrutados, sin ser nocivos, ni excesivos. De esta forma, la zona alta permite un lucimiento particular y no solo aportar recursos a la zona media. Los agudos no se muestran crujientes, sino que son refinados, de cariz melodioso y muy disfrutables, como no podía ser de otra forma. Así es como las tres franjas se construyen y complementan para ejecutar un sonido verdaderamente completo y complejo, a la vez que altamente musical, y agradable, natural, cálido, orgánico y dinámico.

 

 

Escena, Separación

 

No he podido dejar de hablar de escena y separación, sobre todo, en el rango medio. Los earbuds tienen la capacidad de generar un gran escenario. Pero, en aquellos que son de alta gama, la percepción de la escena es, incluso, superior. Los Rose Martini están en ese rango premium, donde la escena se muestra claramente grande, con una excelente sensación de lateralidad, capacidad sobrada para posicionar elementos y detalles, además de separarlos, tanto de las voces, como de los instrumentos. Pero dicha separación no se limita a estos ámbitos, sino que también las franjas poseen una clara división, que permite que cada una de ellas se complemente de manera simbiótica. No es que se encuentren oquedades, ni mucho menos, sino que es elogiable cómo los rangos de frecuencias son capaces de estratificarse y no sobreponerse, combinarse sin fundirse. En este sentido, la sensación de separación tridimensional se muestra con facilidad, pero sin perder musicalidad. El sonido no es completamente transparente o cristalino, la sensación de calidez lo hilvana sutilmente, pero no en una línea, ni en un manto, se trata de una estructura mucho más compleja, que se estira en las tres dimensiones, en las que la altura, profundidad y anchura, se presentan de manera muy palpable. Y, pese a todo esto, la escena se sigue mostrando natural y orgánica, sin que se vuelva irreal por escaparse de la cabeza. Realismo ante todo.

 

 

Comparaciones

 

NiceHCK EBX21

 

En un rango de precios similar, aunque ahora se pueden conseguir a un precio más bajo, están este modelo que es el actual flagship de la tienda NiceHCK. Con una construcción, presentación y accesorios muy premium, los EBX21 están fabricados en aluminio, con un diseño elegante a la vez que funcional. Tienen conexión MMCX y un cable muy en la línea de los Rose Martini, aunque con partes metálicas más pesadas. La ergonomía es mejor en los Martini porque tienen una cápsula más pequeña que logra encajarse mejor. Aunque, es cierto que los Rose pesan más.
Algo genial que tienen los Martini es que su primera impresión es excelente, llama mucho la atención que posean un sonido tan pleno en todas las bandas. No existen oquedades ni fisuras, todo el espectro está presente y al alcance. ¿Qué pasa con los EBX21? Comparativamente hablando, en la zona baja no existe la plenitud, ni el poder que sí tienen los Rose. Es cierto que el golpeo de los NiceHCK es más concreto y conciso, con un decaimiento más rápido. Pero su sonoridad no es completa, quedando el timbre afectado. Le falta profundidad y presencia en el subgrave. Esto se nota mucho cuando se reproduce música electrónica, los bajos llegan a sonar blandos en los EBX21. Mientras que un cambio rápido hacia los Rose es como entrar en el Festival Sónar, por la puerta grande. Puedo admitir que los NiceHCK tengan mejores tecnicismos en este rango inferior, pero a cambio de perder incidencia y peso en el sonido.
Entrando en la zona central, los EBX21 siguen presentando una oquedad comparativa, en la primera parte de los medios. Se atisba mucha luz en su sonido, pero menor cuerpo en las voces masculinas. De esta manera, éstas son más finas, pero con buena textura y detalle. Pero la sensación densa, plena, equilibrada, balanceada y corpórea de los Rose, inunda la escena y vuelve a sacar los colores de los EBX21. Su sonido más contundente, cálido y homogéneo, consigue presentar un muro más equilibrado, sin fisuras. En la segunda mitad de este rango central es donde los EBX21 comienzan a presentar todo su potencial. Si el cuerpo de las voces es exuberante en los Martini, sus detalles, matices y ornamentos son más apreciables en los EBX21. Aun así, el timbre y la sonoridad de los Rose es más natural, aunque también más analógica. De nuevo, el rango medio de los EBX21 vuelve a presentar zonas blandas si se compara con la homogeneidad de los Martini.
La zona alta de los EBX21 es el único rango que pone en jaque a los Rose Martini, porque su sonido es, simplemente, más agudo. El sonido posee una tendencia más afilada, brillante y pura, mientras que en los Rose, su ejecución es más suave y redondeada. Los agudos de los EBX21 son más veloces y se disipan antes, técnicamente, son más apropiados. Este es el motivo por el que la capacidad descriptiva y los armónicos tengan más textura y matices, el driver de los EBX21 parece más rápido y analítico. Aunque, a nivel micro, el nivel de ambos earbuds es el mismo, tan solo se trata de una exposición más cercana de unos elementos u otros, debido a la afinación de cada uno.
La escena de cada modelo es bastante amplia. La mayor capacidad analítica y las notas más concisas de los EBX21, dotan a su sonido de una sensación de separación más perceptible. El sonido es vaporoso y etéreo. Mientras que los Rose poseen una sensación expansiva superior, más profundidad y altura, una gran lateralidad, además de una ocupación global superior. Más sonido, más homogeneidad, más equilibrio, mayor espacio ocupado, mayor escena. Esa es la propuesta de los Rose Martini.

 

 

Conclusión

 

Cada modelo de earbuds premium que pruebo me hace que tenga que comerme mis palabras y quedar como un tonto. En realidad, no me importa, si tengo que admitir que el sonido tiene margen de mejora y encima puedo comprobarlo. Este es el caso. Anteriormente, puse muy bien a modelos de este rango de precios. Pero los Rose Martini son mejores. Primero, porque tienen una zona baja poderosa y presente. Es posible que esto no sea del gusto de muchos audiófilos más puristas, pero yo he disfrutado muchísimo escribiendo esta reseña. El segundo punto donde se enfocan mis oídos cuando pruebo unos earbuds, es la claridad y el nivel de transparencia. En este aspecto, los Martini están en el rango de los grandes earbuds que he probado. Pero en donde destacan sobremanera, es en el equilibrio y homogeneidad. Desde el subgrave hasta los primeros agudos, los Rose no presentan ninguna oquedad y cada franja de sonido resulta completamente demoledora ante sus rivales. El sonido es completo, sin fisuras, como un muro, es denso y pleno. El cuerpo que posee la zona media es equilibrado, balanceado, cálido, orgánico, natural, eufónico y dinámico. Además, posee mucha vida y movimiento. A esto se le une su cualidad expansiva: la escena tiende a ocupar mucho espacio en los tres ejes, lo que permite que zonas vacías se llenen de matices y detalles, mientras que los instrumentos principales y las voces, se sitúan en posiciones mucho más privilegiadas y grandes. El resultado es un sonido realmente musical, suave, armonioso y ampliamente disfrutable. La sensación que emiten los Rose Martini es de sonido de grandes auriculares orejeros, con mucha altura y dinámica, que se disfruta más, cuanto más tiempo pasan en nuestro oídos. Un nuevo y gran paso hacia adelante.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • ACMEE MF02s.
  • ACMEE Magic Sound 4 ES9018K2M 192K/24Bit.
  • xDuoo Link2 Bal.
  • Tempotec Sonata E44.
  • Hidizs DH80s.
  • S.M.S.L Sanskrit 10th MKII + iFi ZEN CAN.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x