Ikko OH1s Review

Un Cambio Dentro De La Serie

 

Ikko OH1s English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
83
Ajuste/Ergonomía
84
Accesorios
80
Graves
75
Medios
89
Agudos
72
Separación
80
Escena
78
Calidad/Precio
80

 

Pros

 

  • Nuevo perfil más neutro y equilibrado.
  • Menor peso y tamaño de las cápsulas, favorece el ajuste, ergonomía y reduce la fatiga en largas escuchas.
  • Rango medio excelente.
  • 6 tamaños de tips de silicona.

 

Contras

 

  • Cable podría ser mejor, es MMCX y no existe opció balanceada.
  • La forma de las tips de silicona no ayuda a extraer el mejor sonido que puede ofrecer el OH1s.
  • Las boquillas ovaladas no son las más adecuadas para encontrar alternativas a las tips de serie.
  • Los extremos del rango sonoro están recortados (subgrave y agudos altos).

 

Enlace de Compra

 

https://penonaudio.com/ikko-oh1s.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://penonaudio.com/

 

Introducción

 

Ikko vuelve a insistir en mantener la serie OH1 y añade una “s” a uno de sus primeros modelos, pero a un precio doble a aquel. El perfil es bastante diferente. Se mantiene la característica cara exterior abollada, pero adopta muchas nuevas tecnologías, como la llamada SVAS (separating vector acoustics system). Continúa usando 1 DD de 10mm, con diafragma de nano carbono depositado + 1 BA de Knowles 33518. El resultado es una impedancia de 32Ω. El cuerpo se compone de varias piezas, fabricadas con resina y aleación de aluminio de grado de aviación, para generar un sonido puro y transparente, reduciendo, además, el peso de los auriculares. La salida de sonido de los auriculares es ovalada, los OH1s tienen un diseño más ergonómico y mejoran la comodidad de uso. Los OH1S utilizan un material de resina especial para conseguir una amortiguación eficaz del sonido. Con las tips de Ikko, la reducción física del ruido es mayor. El cable también ha sido mejorado y se compone de 127μm de cobre de alta pureza de monocristalino, con núcleo magnético chapado en plata. El paquete se sigue mostrando lujoso y con una buena y particular colección de tips de la propia Ikko.
En la presente reseña veremos cómo influyen estas nuevas características en el sonido del OH1s.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: 1 DD 1omm con diafragma de nano carbono depositado + 1 BA de Knowles 33518.
  • Respuesta de Frecuencia: 20Hz-40kHz
  • Sensibilidad: 109dB/mW
  • Impedancia: 32Ω
  • Conector Jack: recto de 3.5m SE.
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: MMCX.
  • Longitud del cable: 1.2m.

 

 

Presentación y Contenido

 

Los Ikko Gems (este es el nombre que viene en la caja), vienen en una clásica caja decorada con una chica anime, en su cara principal. Sus dimensiones son 202x138x48mm. En la cara trasera están las especificaciones (en chino e inglés), además de una foto del despiece de la cápsulas. En realidad, lo descrito es una caja de cartoncillo que envuelve al paquete y que se puede retirar lateralmente. Una vez realizada esta operación, aparece otro envoltorio de cartoncillo decorado. La cara principal tiene una foto realista de las cápsulas y la trasera es igual al primer envoltorio. Este segundo envoltorio se retira apoyando la caja sobre su perfil inferior y deslizándolo hacia arriba. De esta forma, que al aire otra caja estilo cofre. Es completamente negra, con una trama mallada y fina. En la esquina superior derecha está el logo de Ikko, en letras doradas y en el borde inferior central, un recuadro pintado en amarillo, que ayuda a abrir la tapa. Bajo ella están las cápsulas insertadas en un grueso bloque de espuma, que posee un cartoncillo negro con dibujos huecos en blanco, que describen el despiece del producto. También está el clásico gemelo con el logo de Ikko. Tras levantar este bloque hay otro nivel protegido con un separador de cartoncillo negro, que resguarda una bolsa de piel, una cajita que contiene el cable y un blister con las tips de silicona y foam.
El contenido completo es el siguiente:

 

  • Las cápsulas OH1s.
  • 6 pares de tips de silicona especialmente diseñadas por Ikko, de diferentes tamaños.
  • 3 pares de tips de foam Ikko i-Planet.
  • 1 cable MMCX.
  • 1 bolsa de piel marrón claro.
  • 1 pinzas para retirar los filtros de las boquillas de las cápsulas (dentro de la bolsa de piel).
  • 2 filtros para las boquillas de las cápsulas (dentro de la bolsa de piel).

 

Ikko se caracteriza por realizar unos atractivos y visibles embalajes, aunque la bolsa de piel tan plana, la encuentro poco apropiada. Las tips son de diseño propio, pero su resultado final e incidencia en el sonido, no es la mejor para mi gusto.

 

 

Construcción y Diseño

 

El diseño de la cápsula tiene una forma que recuerda a sus anteriores modelos. Pero, esta vez, la cápsula está formada por tres capas. La exterior es la característica cara abollada metálica de Ikko. Hay una parte central realizada con resina casi transparente, que es una estructura única encargada de la difusión del sonido. La cara interna también es de resina, pero negra. La cápsula es ovalada y permite el uso de las tips especiales. Estas tips no son nada habituales aunque su forma es algo dudosa, no por la comodidad, sino por el sonido ofrecido finalmente. También se incluyen tips de foam i-Planet de la propia Ikko.
El diseño de las cápsulas permite un tamaño menor y un peso claramente más ligero. Quizás sea lo más destacable de este apartado. La conexión del cable ha cambiado de 2Pin a MMCX. Particularmente, este hecho me parece un paso atrás en el diseño. Hay dos orificios en las cápsulas, uno en el centro de la cara interna y otros en el borde de la cara exterior. Las boquillas son ovaladas y están protegidas por un filtro de resina con agujeros visibles. El logo de Ikko y una muy pequeña letra que indica el canal, está escrito en la parte exterior de la cara interna.
Al final, las cápsulas tienen 4 elementos separados, cara externa (aluminio), cara media (resina), cara interna (resina) y filtro. Las divisiones se pueden ver a simple vista y el diseño interno parece bastante complejo, debido a este superior número de partes. La forma ovalada de la boquilla es bastante discutible, tanto por temas de ergonomía, como por temas de ajustes, así como por temas de encaje de las tips.
El cable es más fino de lo que podría esperarse y se trata de dos hebras compuestas de hilos de 127μm de cobre de alta pureza de monocristalino, con núcleo magnético chapado en plata. Como he comentado, ahora la conexión es MMCX y dichos conectores están protegidos por fundas de plástico negro con la letra del canal inscrita en ellas. Poseen una forma en angulo suave y el cable que sale de ellas está protegido por un envoltorio semi-rígido plástico y negro. La cobertura del cable es transparente y deja entrever hebras teñidas de azul y otras de rojo. Tanto el pasador, como la pieza divisora, como la funda del conector dorado de 3.5mm, son cilindros metálicos pulidos y brillantes. El logo de Ikko está grabado en el conector Jack. No hay opción de elección de conexión balanceada, lo cual es un punto negativo para un modelo de este precio, cuando cada vez es más popular dicha conexión. El cable, pese a su rimbombante descripción, no parece gran cosa y es muy susceptible a ser cambiado por otro balanceado.
El diseño es innovador, partiendo de una base conocida. El tamaño es menor y el peso también, son los puntos fuertes de este apartado. El cable y la boquilla ovalada ya es un diseño más discutible.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

Hay dos cosas que mejoran la ergonomía respecto al OH1 y, sobre todo, al pesado OH10: una es el menor tamaño y otra el menor peso. En contra está la longitud de la boquilla, que sigue siendo algo corta y otro punto negativo es su forma ovalada. El uso de las tips de serie no me ayuda a encontrar un ajuste que permita extraer el potencial de este nuevo modelo. He probado todas las tips de silicona, que vienen de serie y ninguna ofrece la mejor versión. Los graves se escapan con mucha facilidad y no creo que ese sea el verdadero sonido y, menos, viniendo de Ikko. Así que he tenido que recurrir a otras tips de mi colección. Al final, las recurrentes tips grandes con relleno de foam, de fabricación casera, han dado en el clavo. El canal interno de éstas permite alojar la boquilla ovalada, fijan las cápsulas en el pabellón y extraen en mejor grave que pueden dar, sin perder un ápice de la claridad que atesora.
Queda claro que pese al esfuerzo realizado por Ikko, las tips de serie, el canal corto y ovalado, no va a ser la mejor solución, ni de encaje, ni de sonido final. Y encuentro que esto puede ser un problema, porque, incluso, el sonido puede apreciarse peor de lo que es realmente.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

El perfil es equilibrado/neutro, pero con una tendencia mid-céntrica ligeramente brillante. Posee unos graves relativamente lineales, con un subgrave más débil. Los medios altos están enfatizados, pero sin llegar a sonar claramente marcados. Los agudos están controlados en su parte inicial con un destello fulgurante antes de los 10khz.

 

 

Graves

 

Discutir el buen hacer de Ikko en la zona grave no tiene sentido, habida cuenta los modelos que tiene en su catálogo, como el OH1 y, en especial, el OH10. Sin embargo, el rango inferior de los OH1s dista mucho de esos IEMS, si hablamos de presencia neta dentro del sonido global. Queda claro que la afinación del modelo actual es mucho más suave y ligera, quedando en un segundo plano respecto al resto de rangos. Consiguiendo el buen ajuste que proporcionan mis tips híbridas caseras, el grave se siente bien representado en la música, pero nunca es predominante, sino una base permisiva que ofrece textura y cuerpo al sonido. Los Bass-lovers se sentirán decepcionados si lo que buscan es poder, pero los audiófilos sí que estarán muy satisfechos con el nivel que atesoran los OH1s. Personalmente, me hubiese gustado algunos dB más alrededor de los 20Hz, manteniendo el mismo nivel en el medio grave y así ganar más profundidad, ofreciendo una base más física y sensorial. Esto no es así y lo que se nota es un medio grave limpio, sin un ápice de gomosidad o lentitud. El decaimiento es rápido, no hay poso, ni contaminación. Con ello, el respeto que los graves tienen sobre el resto de rangos es muy alto, en especial sobre los medios altos y primeros agudos, cuya presencia es superior. En cierta manera, el color y la sonoridad de los graves puede llegar a ser golosa, algo que puede incitar a elevar el volumen para poder apreciarlos con mayor cercanía. Pero la idea no acaba de ser buena, porque las notas superiores siempre sonarán con mayor presencia, lo que puede resultar algo decepcionante, si uno no admite la neutralidad de esta zona baja. Es por eso que hay que conformarse con la buena textura ofrecida, su capacidad descriptiva, la notable resolución y precisión, incluso de la elocuente, aunque sutil, recreación de planos.

 

 

Medios

 

La tendencia mid-céntrica de los OH1s no es de carácter absoluto. La limpieza de los medios facilita la presencia del rango medio inferior y el énfasis en los medios altos finaliza el trabajo. La representación es menos analítica de lo que esperaba y la conexión con fuentes cálidas matiza la excitación la parte superior de este rango, dándole un toque algo más analógico y redondo. Por otro lado, el emparejamiento con fuentes más frías no convierte al conjunto en una sala de operaciones, pero sí aporta una cantidad de aire y espacio de la que los OH1s se beneficia. Y es que en este sentido, el nuevo Ikko es promedio. No me entiendan mal, el sonido no es congestionado, pero no se caracteriza por ofrecer una sensación muy abierta o expansiva. Aunque sí es cierto que el buen hacer de la afinación de su BA, es capaz de aportar mucho detalle, respaldado por su afinación luminosa. El mayor beneficiado de todo esto es el timbre de la zona media, que logra enriquecerse de la suma de las consecuencias anteriormente citadas, incluida la zona baja y la particular afinación de los agudos. Esto se percibe en composiciones con pocos instrumentos y voces, en donde éstas lucen con una sonoridad especial, aunque naturales, con mucha textura, gran definición y capacidad descriptiva, que le aporta una facilidad para expresar matices de manera fluida y sumamente eficaz, fácil, incluso. Las sibilancias están controladas en un punto dulce, en donde ese característico destello aparece y se detiene, finalizando de una forma redondeada y suave, casi como si este pico fuera ahogado en el vacío, pero no el resto de su recorrido.
A veces, los instrumentos no se sienten tan expresivos o elocuentes como las voces, quizás sea por culpa de esa escena más limitada, de ese carácter más íntimo que impide un mayor recorrido para ellos. Aunque para estilos densos, incluso opresivos, metal, rock duro, con muchas capas de guitarras, baterías y platillos, los OH1s se desenvuelven muy bien, porque son capaces de generar un gran muro de sonido. Pero a su vez, son muy hábiles para discernir de manera excelente, entre todos los elementos, gracias a su gran resolución y nivel de definición. Realmente, son muy recomendables para estos estilos porque el buen timbre del que antes hablé, potencia el sonido de las guitarras y las baterías tienen el cuerpo suficiente para integrarse de manera perfecta en la recreación de la imagen. Sin duda, se trata de un gran descubrimiento en este sentido.

 

 

Agudos

 

Como he dado a entender anteriormente, los agudos poseen una afinación particular, llena de altos y bajos. Comienzan ligeramente deprimidos y a partir de ahí se alternan picos y valles más o menos prominentes. El resultado es que los destellos no son homogéneos. La afinación trata de aportar claridad con el empuje de los medios-altos, para después ofrecer control, reprimiendo los agudos en primera fase. Esto es acertado para las sibilancias, pero pierde coherencia en otros puntos. Más, cuando luego existe un destello poderoso, para acabar con un valle, bastante marcado, que recorta la sensación de aire. Realmente no se trata de unos agudos homogéneos, aunque tampoco creo que esta afinación sea fruto de la casualidad. Pienso que Ikko ha buscado algo, pero no logro encontrar el qué. Hay claridad y transparencia, muy buena definición y detalle, capacidad de resolución y nivel descriptivo, como ya he comentado a lo largo de la reseña. Pero la sensación de espacio, distancia, separación, aire, apertura y expansión, es más limitada. Quizás hayan intentado favorecer al rango medio, más que mostrar unos agudos más puros y libres, algo que también parece que se ha hecho con la zona baja. De esta forma, las franjas de los extremos parecen más complementos de la zona media, que no zonas de lucimiento individual. Este sacrificio parcial, a mi juicio, no está totalmente bien ejecutado. La falta de aire limita un mayor desarrollo del sonido, también de su escena y, al fin y al cabo, de la libertad musical. Si me permiten usar una comparativa ambiental, los agudos de los Ikko OH1s son como un día con nubes y claros.

 

 

Escena, Separación

 

Y al vueltas con todo lo descrito hasta ahora, este apartado ha quedado bastante claro, incluso antes de desarrollarlo específicamente. Yendo al grano, la escena no se observa muy grande, existe una clara sensación de anchura, incluso altura, pero la percepción de profundidad no es tan acusada. La recreación tridimensional es promedio, no existe representación holográfica, ni grandes espacios entre elementos. Hay separación, pero no un vacío oscuro o pronunciado. Y aunque la definición y la resolución son más que notables, el sonido no termina de expandirse por falta de aire. El resultado es una escena buena, aunque de notable bajo. Sin embargo, pese a que todo esto podría suponer una clara oposición, el nivel descriptivo, la recreación de detalles y matices sobrepasa la mera aparición por énfasis de algunas zonas claves de la respuesta de frecuencia. Tanto la textura, como los pequeños elementos, se muestran con una facilidad que llega a sorprender. Y al final se trata de que los buenos tecnicismos no son fruto de artificios, sino de buenos componentes y un trabajo bien hecho en este sentido. Sin duda, este apartado técnico es otro de los puntos fuertes y distintivos de los OH1s, como cabía esperar de Ikko.

 

 

Comparaciones

 

NF Audio NM2+

 

Como si fuera una versión más extrema de los presentes Ikko OH1s, están los NF Audio NM2+. Y son más extremos porque su afinación en el punto de los medios altos y agudos, así lo demuestra. Los NM2+ son arriesgados, tanto, que vuelven suaves y cálidos a los OH1s. Pero empezando por la zona baja, los NM2+ presentan un ligero pero perceptible mayor poder en este rango, ya que tienen un golpeo más enérgico y profundo, con un subgrave más elevado y sensorial, capaz llenar el cuerpo de los graves y generando una sensación más vigorosa y plena. Incluso, parece que la zona baja de los NF Audio es más precisa, ya que goza de una ligera mayor velocidad, a la par que contundencia. Los Ikko son más ligeros en esta franja y ofrecen unas LFO muy bien definidas y dotadas de gran resolución, pero el subgrave menos acentuado resta poder al conjunto.
En la zona media, como digo, los NM2+ vuelven cálidos y suaves a los OH1s. Los NF Audio son mucho más luminosos, pero sus bordes son, también, mucho más afilados. Estos bordes puntiagudos son un arma de doble filo. Queda claro que su expresión es más analítica, pero también más arriesgada, llegando a ser más penetrante. Comparado con los Ikko, incluso podrían ser irritantes. Pero la cantidad de información que logran extraer en comparación con los OH1s, es superior, la expone con mucha más claridad y en primer plano. Su problema es que esta sobre exposición es peligrosa, oídos sensibles pueden preferir una presentación más suave y controlada, como la que ofrecen los Ikko. Quizás no sean tan reveladores, pero sí mucho más seguros. La exposición de los detalles no está tan a la vista, pero poseen una buena definición, incluso también, un notable nivel analítico, que permite observar esos matices nimios, aunque sea necesario prestar más atención. En otro orden de cosas, los NM2+ dibujan las voces en un plano cercano y superior, sobre todo las femeninas. Los Ikko mezclan éstas, más con la música, otorgándoles un tono suave y menos brillante, además de una representación más reservada, comparativamente hablando. La instrumentación de los NF Audio también es claramente manifiesta, tanto sus bordes y matices, como su cuerpo, aunque el tono y su timbre es más brillante. Los Ikko son más melosos, más apagados en comparación, pero también más educados. En la zona alta, los NM2+ no se guardan nada y empiezan fuerte, algo casi diametralmente opuesto que en los Ikko. Es en los medios altos y en los primeros agudos en donde las diferencias son más significativas entre ambos modelos. Pero esta diferencia es tal, que polariza en sonido de los dos IEMS y los hace sonar diferentes. Está claro que los graves también influyen, pero menos que los agudos, porque también se percibe una cantidad de aire superior en los NF Audio. Esto añade más separación, distancia, incluso dinámica, ganando en un fondo más oscuro, que se percibe con mayor facilidad. El sonido de los Ikko es más cohesivo y adolece de la frescura que aporta esa mayor cantidad de aire. De esta forma, la escena es más grande, profunda y redonda en los NM2+, mientras que los OH1s ofrecen una representación más plana.
Si alguien busca una afinación más suave, cálida y segura que la de los NM2+, manteniendo relativamente ese perfil de tendencia mid-céntrica, los OH1s podrían ser una buena alternativa. Pero quien busque un sonido vigoroso y explícito, irá a por los NM2+, siempre y cuando tengan claro su perfil más orientado a los amantes de los agudos.

 

 

Conclusión

 

Ikko vuelve a sacar un nuevo modelo dentro de su serie OH y sigue confiando en driver BA de Knowles 33518, junto con un nuevo driver dinámico de 10mm. Pero la verdadera revolución está en el diseño de su nueva cavidad interna, que adopta la tecnología SVAS. Tampoco se queda atrás la nueva cápsula formada por tres partes y la nueva boquilla ovalada. El resultado es una cápsula más pequeña y más ligera. Para rematar, los OH1s vienen con las tips de foam Ikko I-Planet y otras de silicona con una forma muy especial.
En el apartado de sonido, los OH1s se alejan del perfil de los anteriores OH, buscando un mayor equilibrio entre las tres bandas. El resultado es un sonido cuyo rango medio se siente enriquecido por los agudos y los graves, a costa de rebajar el protagonismo de estas franjas laterales. No es que se trate de un IEM puramente mid-céntrico, pero sí es una alternativa más neutra al resto de sus hermanos de la serie OH, cuyos bajos son más pesados. Esto hace que los OH1s encuentren su hueco dentro de una firma sonora más refinada y, porqué no decirlo, audiófila.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • ACMEE MF02s.
  • Zishan Z4.
  • Tempotec Sonata E44.
  • Hidizs S9 Pro.
  • Earmen Sparrow.
  • S.M.S.L Sanskrit 10th MKII + iFi ZEN CAN.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x