NiceHCK Lofty Review

Be Music, My Friend

 

NiceHCK Lofty English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
95
Ajuste/Ergonomía
80
Accesorios
80
Graves
87
Medios
88
Agudos
84
Separación
94
Escena
93
Calidad/Precio
93

 

Pros

 

  • Sensación de sonoridad única, gracias a su diafragma de berilio.
  • Calidad de la construcción.
  • Calidad de los accesorios, cable y caja.

 

Contras

 

  • La afinación no extrae todo el potencial que el driver es capaz de proporcionar.
  • Puede que el cable de cobre no sea la mejor opción para “mejorar” el sonido.

 

Enlace de Compra

 

https://es.aliexpress.com/item/1005002847886317.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://nicehck.es.aliexpress.com/store/5380078

 

Introducción

 

A estas alturas NiceHCK no necesita presentación. Ya es algo más que una tienda de productos de audio de AliExpress, porque hace tiempo que vende sus propios productos, ya sean cables, earbuds o IEMS. Ahora, incluso dispositivos Bluetooth, como el nuevo HB2. Pero, en esta ocasión, vamos a hablar de su nuevo IEM tope de gama. Se trata de los bellos Lofty. Debo reconocer que NiceHCK sabe como preparar un producto para estar a la altura premium que se espera de él. Y así es, los Lofty están fabricados de manera exquisita. Lo primero y más determinante, es que posee un driver dinámico de 10.1mm, cuyo diafragma ha sido fabricado en berilio puro. No es nada fácil encontrar unos IEMS fabricados con este material, aunque, en realidad, por sus características parece predestinado a este uso. Segundo, la cápsula está perfectamente diseñada, mecanizada y pulida, fabricada en aleación de aluminio grado aviación, que obtiene su forma final gracias a una máquina CNC de 5 ejes. Tercero, el cable clásico de las ocasiones estelares de NiceHCK, se trata de un 6N OCC, revestido en hilo de tela trenzada. En total son 4 gruesas hebras, que incorporan pasadores y fundas metálicas y muy brillantes, a juego con las cápsulas. Todo esto sin olvidar una presentación simple, pero bella, con una caja de piel con cierre imantado. Y lo mejor es que su precio no es para volverse loco, dado su rendimiento final. A continuación, se hablará de éstas y otras cuestiones más relevantes. Pasen.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: Driver Dinámico de 10.1mm con diafragma de berilio puro. Sistema con circuito magnético dual de 1.8T
  • Respuesta de Frecuencia: 20Hz – 26kHz.
  • Sensibilidad: 108dB/mW
  • Impedancia: 16Ω
  • Material de la cápsula
  • Longitud Cable: 1.2m±5cm
  • Material del cable: 6N OCC.
  • Conector Jack: a elegir entre 2.5mm/3.5mm/4.4mm
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: 2Pin 0.78mm
  • Colores a elegir: Gris y Oro rosado.

 

 

Presentación y Contenido

 

Los NiceHCK Lofty vienen en una caja mediana y blanca, de dimensiones 171×127.5x54mm. Su exterior está recubierto por un cartoncillo deslizable. En el centro de la cara principal hay una foto realista de una cápsula del producto. Debajo está el nombre del modelo, escrito en letras minúsculas, cursivas y doradas. Al pie, en tinta negra, está la descripción del producto, en chino e inglés. Por último, el logo de la marca está en la esquina superior izquierda.
En la cara trasera, en la parte superior, aproximadamente ⅔ tienen un fondo gris claro. En él hay un dibujo suave del despiece de una cápsula y algunas especificaciones. El resto de ellas está en el blanco tercio restante, además de otras anotaciones como la dirección de la empresa, sitio web, código EAN13 y logo de la marca.
Tras retirar el cartón se muestra una caja texturizada negra con el logo grabado en su centro. Tras abrirla como un libro o cofre, se puede ver las cápsulas embutidas en un espeso molde de espuma protectora, junto a su cable y a la resplandeciente caja de piel azul. El contenido total es:

 

  • Las dos cápsulas Lofty.
  • 1 cable 6N OCC.
  • Una caja de piel azul.
  • Un lazo de piel imantado para recoger el cable.
  • 3 pares de tips de silicona negra, tamaños SxMxL.
  • 3 pares de tips de silicona blanca traslúcida, tamaños SxMxL.
  • 1 par de tips de silicona blanca traslúcida, tamaño mediano, instalado en las cápsulas.
  • Varias tarjetas de garantía y certificación de calidad.

 

A destacar el brillo de todos los materiales. La caja de piel es de calidad, aunque algo pequeña para un cable que abulta tanto. La caja del EBX21, por su tamaño, hubiese sido más adecuada.
En el parte negativa, el juego de tips es bastante clásico y no hay tips de foam.

 

 

Construcción y Diseño

 

Las cápsulas han sido construidas en aleación de aluminio de grado aviación. Han sido mecanizadas en una máquina CNC de 5 ejes. Están fuertemente pulidas y son muy suaves. No son precisamente ligeras y con el cable, se llegan a notar por su peso global, aunque no es algo determinante a nivel negativo. Como suele pasar con otros IEMS similares, la gran ergonomía salva el peso. La forma tiene de la cara externa es de continente africano, pero más delgado en su vértice inferior. Sus curvas son muy redondeadas y las tres ondas de su superficie son su sello de identidad. Por la cara interna, los Lofty poseen todos los vértices y bordes redondeados para encajar de manera perfecta, en todos los recovecos de nuestras orejas. A destacar un par de orificios, uno situado al pie de las boquillas, el otro en el borde, junto a los conectores de 2Pin 0.78mm. Junto a éste, hay un topo de tinta blanca en cuyo interior está la letra que identifica el canal. La boquilla es la clásica con perfil en H, protegida por una tupida rejilla metálica. El diámetro mayor de la boquilla es 5.9mm y su longitud total es 4mm.
El cable está formado por 4 hebras recubiertas de tela trenzada de color azul. Es de 6N OCC. Las fundas de los conectores son cilindros metálicos muy pulidos, suavemente deprimidos en su parte central. Este patrón se repite en la pieza divisora también. El pasador es una bola transparente que ajusta de manera perfecta. Se puede elegir con clavijas balanceadas de 2.5mm y 4.4mm, también en la clásica SE de 3.5mm. Para recoger el cable viene la clásica cinta de piel violeta con imanes, que posee el logo de la marca grabado en ella.
Por último, en esta ocasión, la caja es de piel azul, con unas dimensiones de 96x73x43mm. Su cierre está imantado y su tapa superior posee una protección interna acolchada, sumada a un interior rígido.
El driver dinámico es de 10.1mm, posee un diafragma de berilio puro y un circuito magnético dual de 1.8T.
La construcción es totalmente premium. Las formas y el diseño, pese a que está muy cuidado, no puede decirse que sea muy original, aunque es muy eficaz y totalmente duradero. Cabe destacar, en el lado negativo, el peso global del conjunto, más del cable que de las cápsulas. También, el tamaño de la caja es un poco justo para tanto cable y su cinta imantada.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

El ajuste es trivial y sencillo. El vértice inferior se ajusta muy bien, al igual que las curvas de la cara interna. Puede que la hendidura superior de dicha cara, pueda apoyarse más de la cuenta, en la rama inferior de antihelix, debido a su peso. Esto puede suponer algún tipo de molestia en largas escuchas, en oídos más sensibles. Personalmente, siento este contacto, pero sus redondeadas curvas lo hacen poco molesto. El anclaje es muy bueno y no se mueven una vez puestos. El cable es algo pesado y, junto con los conectores, puede contribuir a que se sientan algo por encima de las orejas, ya que ese peso puede hacer que el roce sea un poco más acusado.
Al final, son inconvenientes sutiles y ligeros, que van sumando de forma negativa, dentro de un total mucho más positivo. A destacar el gran grado de aislamiento, pese a que la inserción no pasa de superficial a media.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

El perfil de los Lofty me resulta algo clásico. Pensar que uno de los materiales más avanzados para fabricar un diafragma, está afinado con un perfil en V suave, con mayor predominio en los medios superiores, es algo que no me esperaba. Hubiese preferido un subgrave más elevado, que liberara más a la primera mitad de los medios, para que éstos estuvieran más enfatizados y lineales. Mientras, también esperaba unos agudos menos recortados, con un poco más de chispa y viveza. Si soy sincero, quizás las críticas recibidas con el NX7, precisamente en esa zona de los medios altos y agudos, a las que yo me sumé, pueden hacer supuesto que esta afinación fuera, cómo decirlo, más conservadora. Y no los culpo.
El perfil de los Lofty es algo que puede gustar a muchas personas, pero que a otros entusiastas les puede parecer poco atrevido. Es algo que sucede con las sucesivas iteraciones de modelos TFZ, en donde el grave va mejorando con cada driver, pero el perfil suele cambiar poco, quedando en un nicho para muy fans de la marca (y yo me incluyo en él). Y es que un buen golpeo de graves, junto con unos agudos aparentes, pero bien controlados, aderezados con una claridad extra, fruto de un suave énfasis en los medios altos, nunca me amarga una buena sesión musical. Y menos, cuando se trata de una sonoridad tan única como la producida por un driver de berilio. Y aquí está el quid de la cuestión, en la unicidad del sonido que este driver produce, un toque muy exclusivo, con un tono y timbre distintivo, sumada a una ejecución y desarrollo en las notas muy particular. Podría atreverme a decir que es el sonido Berilio, pero no tengo otros para comparar.
También me gustaría comentar, pese a que no soy muy creyente en el burning, que los Lofty, nada más sacarlos de la caja, suenan muy sosos, tanto como para pensar ¿qué me han vendido aquí? Realmente, el sonido inicial está sumamente congestionado, sin sensación de aire, dinámica, ni elasticidad, todo muy concentrado. Yo no suelo quemar los IEMS, tan solo los escucho horas y horas. Y tras dos semanas de uso intensivo, pienso que el sonido no va a mejorar, pero ahora sí es muy bueno. Voy a seguir intentando describirlo.

 

 

Graves

 

Como ya he comentado, los graves son redondos en su curva, enfatizados en la parte alta del subgrave, dejando ligeramente huérfana la zona inferior subgrave y renunciando a las bondades que una mayor énfasis allí hubiese aportado: un sonido más sensorial, poderoso, profundo, más completo y complejo. De esta forma, los graves se quedan un poco más limitados en la descripción de la textura y del desarrollo de capas sonoras. El grave pasa de ser más físico a ser más palpable, o mejor dicho, escuchable. Es la diferencia entre sentir un grave o escucharlo. Una vez asumida esa falta de autoridad en el extremo bajo, los graves se muestran muy agradables, nunca exentos de poder y con un buen golpeo. No se trata de un grave delicado, pero parece como si fuera de vestido de “etiqueta”, pero sin “licencia para matar”. La zona baja de estos NiceHCK es bastante más gentil y educada. De esta forma, los graves se reproducen de una manera totalmente canónica: si hubiera una guía de reproducción de cómo debe ejecutarse un grave, los Lofty andarían muy cerca de ella. Esto que parece una gran virtud, a veces, se convierte en un lastre: en ocasiones, la zona baja pide guerra, un lado más salvaje, rotundo y visceral. Pero no esperes que los Lofty entren en ese juego. Ellos poseen una buena relación entre velocidad, capacidad de recuperación, poso, descomposición, rugosidad y aptitud descriptiva. Todo ello, junto a esa sensación única de la que el berilio parece estar dotada. Ya no es una cuestión de si los graves están afinados de una forma u otra, sino que su tono, timbre o lo que sea que produce esa sensación, está ahí y no en otros IEMS. Parte uno de la unicidad de los Lofty.

 

 

Medios

 

En la zona media se hace más complicada esa descripción del sonido Be. O, simplemente, no soy capaz de cómo expresarlo. Venimos de una zona baja que suena bastante compacta, pero que no libera completamente a la zona media. Por tanto, la calidez aparece sin remedio. Pero, aquí es donde la técnica del berilio viene al rescate. Su habilidad para discernir lineas de bajos de voces graves está muy lograda, siendo capaz de introducir aire y separación entre zonas tan próximas, tanto en hercios, como en volumen. Esto también sucede en otras partes del espectro sonoro. Parte dos de la unicidad de los Lofty: su capacidad de estratificar tanto en volumen, como en frecuencia, aportando al sonido una micro tridimensionalidad que confiere un cuerpo mínimo a las partes protagonistas de la música. Es una capacidad de recreación muy particular, a la cual es fácil acostumbrarse y que uno da por hecho, cuando usa otros IEMS. Y esto no es así, esa sensación de cuerpo “extra” no florece en cualquier producto. Pero, en el otro lado de la balanza, el timbre ad hoc, de procedencia cálida, sigue sin salirse de la raya, ni siquiera cuando los medios altos se perciben excitados. De esta forma, la zona central posee una gran musicalidad, dulzura incluso, sigue envuelta de esa pátina de suave nebulosa, que nunca se pierde. No hay riesgo, pero ¿hay emoción? Depende, si uno busca un buen hacer, un sonido madurado y respetuoso, los Lofty pueden ser un verdadero End-Game en este presupuesto. Posee una gran capacidad para desgranar el detalle, pero sin resultar analítico, es la parte tres de la unicidad de los Lofty. Pero si uno busca riesgo y emoción, el corte, el espacio, la sima, el hueco, la negrura, la oscuridad absoluta de la mano de la luz… Hay algo de eso, pero no es lo que yo conozco. Esto es lo que no soy capaz de describir, algo que está ahí y que otros no tienen, algo que une suavidad y definición y lo envuelve en una sonoridad diferente, lo rodea de aire y lo muestra como un hueco flotante, que nada toca y no molesta. Definitivamente, una sensación distintiva y especial.

 

 

Agudos

 

Pero cuando se llega a esta zona todo se hace más normal. Persiste la idea de la reproducción canónica, aunque esta vez, demasiado controlada. Es aquí donde, verdaderamente, se echa de menos la emoción, el riesgo, la chispa y el fulgor. Tan solo un poco de eso aparece y es donde el timbre pierde su naturalidad, por demasiado cálido, por demasiado calmado. Algunos estarán de enhorabuena y pensarán que esta zona alta es un colofón a una buena idea. Otros, como yo, que piensan que el verdadero arte de la mejor afinación también reside en los agudos, este rango nos sabe a poco y nos quedamos con las ganas de cómo hubiese sonado el berilio en cotas de hercios superiores. Y todo esto hace no exista unicidad de los Lofty en la zona alta. O no, siempre puede haber una segunda parte. Creo que NiceHCK siempre ha sido comprensiva en ese aspecto, tomando buena nota de lo que los revisores comentan. Que así sea, por el bien del berilio, parte II.

 

 

Escena, Separación

 

Si algo tengo claro, es que el berilio posee unas características físicas que favorecen los tecnicismos del sonido. Encuentro que los Lofty tienen una gran habilidad para recrear una excelente capacidad de resolución, definición, detalle y matices. Pero todo esto sería incluso superior con una extensión de agudos mejorada. De esta manera, el micro detalle que proviene de la zona alta se torna un poco pálido debido a su afinación cálida.
Por otro lado, la facilidad para dar cuerpo y generar espectros sonoros aislados, potencia la amplitud del escenario en todos sus ejes, pero sin que la escena la perciba envolvente, aunque sí con bastante altura y espaciosa. Una cierta sensación de halo invisible impide que el fondo sea más oscuro, pese a que la separación entre elementos es elevada y un punto muy destacable en el sonido de estos IEMS. Aun así, tanto escena como separación son claramente excelentes, tan solo soy muy crítico con unos IEMS cuyo potencial sobrepasa a la gran mayoría de productos de su rango. Esa es la gran lástima.

 

 

Comparaciones

 

Rose QT9 MK2

 

Uno de los mejores IEMS que he podido probar hasta la fecha, en un segmento de precios muy similar al de los Lofty. Con filosofías totalmente distintas, los Rose son unos híbridos con 4BA + 1DD construidos en policarbonato ultra ligero. Por otro lado, los Lofty están construidos en metal y compuestos por 1 DD con diafragman de berilio. En cuanto a tamaño, los Rose son muy pequeños, increíbles para albergar tantos drivers, además, son muy cómodos. Los Lofty, sin perder comodidad, resultan más pesados y son algo más grandes. En estos aspectos uno puede optar por el menor peso y tamaño de los Rose o por la durabilidad a prueba de balas de los Lofty.
En cuanto a sonido los Rose son más equilibrados, con una zona baja más completa y profunda, incluso algo más enfatizada y con un punto superior de poder. Su golpeo es contundente, quizás algo más largo, con mayor cantidad de poso y textura. Pero los verdaderos cambios se sienten en la zona media, en donde las voces se perciben más próximas, con mayor cuerpo, más anchas y predominantes. Los Lofty tienen unas voces masculinas algo más delgadas, menos cálidas y un poco más limpias, con algo más de chispa. En los Rose se perciben más neutras y planas, pero muy completas en todo su recorrido. En ellos, la zona baja y los medios llegan a compenetrarse muy bien, coexistiendo en presencia y potencia. En los Lofty los medios están algo más descolgados y su facilidad para separar elementos y grupos, le aporta una sensación mayor de separación, pero también aislamiento. En los Rose, esa sensación de plenitud contribuye a recrear un sonido más emocionante e íntimo. En el otro lado, el perfil más en V de los Lofty proporciona una mayor limpieza de su sonido, una sensación más panorámica y algo más lejana. Sus medios altos y primeros agudos están más enfatizados, mientras que el equilibrio y la neutralidad, caen del lado de los Rose. Incluso, éstos son más suaves y comedidos en ese punto donde los Lofty tienen el segundo vértice de la V. Y esto es algo que se nota, esa chispa inicial no está tan presente en los Rose, de ahí que parezcan más neutros, incluso sosos en algunas situaciones. Luego, en extensión próxima, podría decir que los Rose están mejor conjuntados, alargando un agudo menos enfatizado, pero más ancho. En los NiceHCK, es al revés, el agudo próximo crece hacia arriba, en lugar de en anchura. Esto los afila, pero también los acorta. Al final, en la zona de aire, se siente más sosiego y sensación de separación en los Lofty que en los Rose, cuyo extremo superior se percibe más apagado.
La escena de los Rose es ancha, algo más plana, básicamente porque los elementos se sienten más cercanos, no por falta de profundidad. Mientras, en los Lofty la escena es más panorámica y cóncava, en donde los graves, los medios altos y primeros agudos, se sienten más próximos. Esto también proporciona una mayor sensación de tridimensionalidad y apertura. Incluso, la separación y limpieza del sonido, contribuyen a elevar estas características. Mientras que en los Rose, la separación, capacidad de detalle y recreación de matices se siente favorecida por sus drivers BA, su finura y delicadeza; en los Lofty intervienen más elementos sonoros que solo la capacidad técnica de su driver. Es probable que un recinto más grande ayude a recrear más aire y descongestión, un espacio más etéreo y tridimensional. En la recreación de detalles y matices, pese a que la sonoridad de ambos es diferente, por perfil y timbre, no se aprecian grandes diferencias en cantidad o capacidad de extracción. Cada uno, a su modo, es capaz de representar detalles muy pequeños pero ofreciendo un sonido distinto, más plano y apagado en los Rose, más vívido y con más chispa en los Lofty.
No puedo decir que el perfil de los Rose no tenga fallos, también me hubiese gustado una zona alta más extensa, pero tanto los graves, como los medios son completamente de mi agrado, a falta de probar otros mejores, claro está. El sonido de los Lofty no es algo que yo pueda pasar por alto, pese a la diferencia de perfiles, cuando los pruebo reconozco inmediatamente la calidad de su sonido y pienso que pocos están a su altura. Pero el perfil…

 

 

Ikko OH10

 

Los Ikko OH10 tienen un perfil muy similar a lo que me gustaría que los Lofty llegaran a ser. Pero, claro, ser igual a otros IEMS no es la cuestión. Los Ikko tienen un subgrave enfatizado, unos medios prácticamente calcados y unos agudos más extendidos. ¿Eso los hace mejores? Veremos. Pero antes hablaré un poco de las cosas externas. A nivel de construcción, ambos productos han sido construidos como tanques, siendo más pesados los Ikko, también son algo más planos y su ajuste y comodidad es notable, pese al mayor peso. Pero en los accesorios y cable, los Lotfy son claramente superiores.
Volviendo al sonido, en una comparación rápida, uno se pueda dar cuenta de los beneficios de un subgrave más elevado, algo que no solo afecta al conjunto del rango inferior, sino que también a las voces, sobre todo las masculinas, ya que poseen más cuerpo. Cuando los graves suenan en los Ikko, es fácil darse cuenta de la mayor capacidad sensorial que posee, así como un mayor y placentero estruendo. Es ese poder que emana de lo más profundo y que es capaz de inundar los oídos con oleadas de ondas de muy baja frecuencia. A nivel de golpeo, éste también superior en los Ikko, aunque ambos poseen una textura similar y también comparten capacidades técnicas, pero el cuerpo más completo de los Ikko sobrepasa la nota global del rango inferior a su favor.
En la zona media, como ya he dicho, las voces masculinas poseen más cuerpo en los Ikko; pero las femeninas, sin embargo, parecen más claras y liberadas en los Lofty. Creo que la mayor presión subgrave afecta de manera negativa, al rango medio superior de los Ikko. Por otro lado, el sonido de éstos, en conjunto, es más limpio y transparente, el BA produce una sonoridad muy suave y pulida, completamente lisa, aunque le falta algo de garra y el realismo que sí tiene el Lofty, consiguiendo un timbre y textura más natural y no tan satinada.
En la zona alta, en los primeros agudos de ambos, existen similitudes, con los Lofty sonando sutilmente más enfatizados. La ejecución es diferente, se nota la procedencia BA de los Ikko, con esa sonoridad algo más analítica, pero también claramente más extendida. Los agudos en los Lofty suenan más recortados en extensión y, aunque existe un fulgor inicial, su poso es menor y desaparece antes. Esto le resta realismo y también le confiere un menor grado de resolución en la recreación de micro matices y detalles nimios del espectro alto. Por contra, en los detalles de la zona media, es posible que los Lofty sean superiores en muchas ocasiones, debido a su mejor separación y capacidad de recreación individual.
El sonido de los Lofty es más etéreo, mientras que en los Ikko es más concreto y definido. De esta forma, se siente una apertura superior en los NiceHCK, además de una tridimensionalidad más acusada. Los Ikko suenan algo más planos, incluso menos anchos y sin tanta altura.
Globalmente, no pienso que el sonido de uno u otro sea superior, con claridad. Resulta obvio que si se quiere disfrutar del potencial del Ikko, se debe usar un cable mejor, mientras que los Lofty ya lo traen de serie. Quizás hubiese sido más indicado un cable de plata para mejorar la extensión de los agudos, pero esto podría entrar en el campo de la subjetividad. Los Ikko tienen un perfil más adecuado a mis gustos, en este sentido poseen lo que echo de menos de los Lofty y éstos poseen un sonido más grande y envolvente. Me gustaría saber cómo sonarían los Lofty con la respuesta de frecuencia de los Okko OH10.

 

 

Conclusión

 

Los NiceHCK Lofty son unos IEMS que todo audiófilo debe, al menos, probar. Básicamente, porque la unicidad de su sonoridad, por sí sola, ya es suficiente motivo para apoyar esta afirmación. NiceHCK ha sabido recrear un producto que rezuma “savoir faire” en todos sus aspectos: desde los materiales, el diseño y construcción de las cápsulas, pasando por el protagonista absoluto de los IEMS, su diafragma berilio, continuando por el cable y acabando por su funda. Por otro lado está, seguro que más importante que todo lo anterior, el sonido. Y aquí es donde sus creadores han ido con pies de plomo, sabiendo que se podían jugar gran parte de su reputación en algo tan valioso. Y no se puede decir que se hayan equivocado, no estaría de acuerdo con nadie que dijera que el sonido de los Lofty es malo. Aunque sí, que no está completo, que se queda a un paso de ser superior e inolvidable. Y esto, amigos, es lo que me produce la desazón que afecta a mi crítica sobre este gran producto. Pero eso sí, que nadie me quite estos IEMS de las orejas mientras me lamento.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • E1DA #9038D.
  • Hidizs S9 Pro.
  • Earmen Sparrow.
  • S.M.S.L Sanskrit 10th MKII + iFi ZEN CAN.
  • Burson Audio Playmate.
  • Hiby R3 Pro.
  • Tempotec V1-A + Hidizs DH80S

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll Up
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x