Hessian Ansata Pro Review

El Jeroglífico de la Vida

 

Hessian Ansata Pro English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
86
Ajuste/Ergonomía
80
Accesorios
75
Graves
63
Medios
88
Agudos
92
Separación
93
Escena
95
Calidad/Precio
93

 

Pros

 

  • Gran calidad de sonido, desde la mitad en adelante, con excelentes agudos.
  • Notable claridad y separación.
  • Sobresaliente escena y muy buena sensación tridimensional.
  • Buenos accesorios y notable cable.
  • Muy buena calidad de construcción y diseño.

 

Contras

 

  • El diseño es una mezcla de otros modelos.
  • Ligeramente pesado.
  • Graves limitados, con una sonoridad algo fría y no muy natural.

 

Enlace de Compra

 

https://penonaudio.com/hessian-ansata-pro.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://penonaudio.com/

 

Introducción

 

Después de un par de meses de analizar el primer producto de la, aun, poco conocida marca procedente de China, Hessian, estoy aquí para ofrecer la revisión de los Ansata Pro. Si en aquella ocasión se trataba de unos TWS bastante económicos, ahora se trata de unos earbuds, cuyo diseño está a medio camino de varios modelos de Ourart y del ISN Rambo II. Con un embalaje externo completamente genérico e idéntico a su otro modelo, el contenido de este nuevo modelo se presenta mucho más completo, acorde al rango de precios al que pertenece. Sin mucho más que comentar en esta introducción, pasemos a la revisión completa de este modelo.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Driver: Dinámico 14.5mm
  • Respuesta de Frecuencia: 15Hz-42kHz
  • Sensibilidad: 115dB/mW
  • Impedancia: 35Ω ± 3%
  • Conector Jack: Recto, 3.5mm, se puede elegir con clavija balanceada de 2.5mm
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: MMCX
  • Longitud del cable: 1.2m, sin micrófono.
  • Resistente al agua: IPX4
  • A prueba de polvo: IP4X

 

 

Presentación y Contenido

 

Los Hessian TWS7 vienen en una caja oscura y genérica, sellada en celofán. Las dimensiones son 203x143x41mm. En la tapa hay una dibujo de un hombre, realizado en tinta negra brillante. El dibujo no es completo, se puede observar la cabeza y el pecho. Bajo él, puede leerse el nombre de la marca. Atrás, hay una etiqueta adhesiva blanca, con las especificaciones en chino. Nada más.
Al abrir la caja, puede observarse que el producto está muy bien protegido, con un gran molde de espuma. A la izquierda, hay una caja de plástico transparente que contiene los earbuds, con su cable. A su derecha, una bonita funda con cremallera, fabricada en símil piel. También hay una tarjeta grande de garantía e instrucciones. En resumen, el contenido completo es el siguiente:

 

  • Los Hessian Ansata Pro.
  • 1 cable mixto de 8 hebras con conectores MMCX.
  • 1 caja de plástico.
  • 1 funda redonda con cremallera, fabricada en símil piel.
  • 9 arandelas de plástico.
  • 1 cinta de piel con un inserto para almacenar el cable.

 

Adicionalmente, el paquete viene con dos bolsas con un buen surtido de espumas tipo donut y también completas.
Como accesorio adicional que hubiese sido aconsejable añadir, echo en falta anillos de goma para aumentar el diámetro de la cápsula, mejorar el agarre de las espumas y proporcionar un mejor ajuste, así como más cómodo.

 

 

Construcción y Diseño

 

A mi juicio, los Ansata PRO son una mezcla de los Ourart ACG, Ti7 y los ISN Rambo II. De los primeros toman la parte delantera de la cápsula y el color. De los segundos, la parte trasera de la cápsula y la pieza donde se ubica la conexión MMCX.
De esta forma, la cara por donde se emite el sonido, recuerda a una llanta de coche antiguo. Sus grandes aperturas dejan entrever una espiral de cable trenzado plateado, que no es otra cosa que el diafragma del driver. La parte trasera de la cápsula es cónica y regular. En ella hay ranuras verticales, con sentido al vértice del cono. Soldada a dicho vértice, a 90 grados, hay una pieza tubular, que está formada por dos semiconos, uno corto, que forma la parte superior, otro más largo, en cuyo extremo está la conexión MMCX. La cara opuesta a la soldadura con la cápsula es plano y en ella está impreso el símbolo de la cruz ansata, acompañada de dos símbolos +. La construcción es enteramente en aluminio, cuya superficie posee una micro textura arenosa.
El cable de serie consta de 8 hebras, con 360 núcleos. 4 hebras son de lámina de plata y las otras 4 son de cobre mono-cristalino. Recuerda al cable usado en algunos modelos de IEMS de la marca BGVP. El cambio está en las partes metálicas. Los conectores MMCX se ubican en cilindros de metal brillante, con una anilla cuyo color indica el canal. Se acoplan a las cápsulas usando una arandela de goma, para mejorar el encaje y evitar la rotación. La pieza divisora es un cilindro metálico, con un estrechamiento en el centro. El pasador es una esfera de plástico transparente y la funda del conector Jack de 3.5mm, es un cilindro regular. El conector está chapado en oro.
Pese a que la forma no es totalmente original, no se había dado un diseño así. Hessian ha tratado, en mi opinión, lo mejor de otros modelos existentes, consiguiendo un producto muy agradable, bello y llamativo, además de robusto y muy bien construido.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

En donde más podía fallar la ergonomía de los Ourart ACG y Ti7, era en el tamaño del borde de la parte delantera de la cápsula. En este caso,
siguiendo la forma de los ISN Rambo II, dicho borde es más estrecho, lo que ayuda a mejorar el ajuste. Un punto negativo por el uso del metal como material de construcción, es la posible rotación de la espuma sobre su superficie, lo que puede hacer que el encaje sea más resbaladizo. Para solucionar esto, se pueden comprar unos anillos de goma y adaptarlos a este borde. Luego, usar espumas tipo donut o completas. De esta forma es como he mejorado la fijación en mis oídos. Además, se consigue un encaje más oclusivo, incluso mejorar el rendimiento de la zona baja. Por contra, añadir este anillo puede suponer un aumento en el diámetro externo de la cápsula, que puede perjudicar a algunos usuarios.
De todas formas, el ajuste de serie es de bueno a notable y la ergonomía es rápida, pero también se siente limitada por el peso de la cápsula metálica, siempre superior a las clásicas cápsulas PK y MX500.
Otra cosa que condiciona la comodidad, es el peso del cable, el conjunto completo se siente ligeramente pesado en las orejas.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

El perfil es equilibrado. La zona baja posee un muy ligero énfasis en su centro, los medios son presentes, cercanos, claros, abiertos y descriptivos, mientras que los agudos son visibles, pero muy bien mesurados, con un nivel de chispa muy adecuado, que nunca resulta excesivo, son capaces de aportar un gran nivel de detalle, definición y resolución, resultando un sonido delicado y aireado. A destacar su enorme escena.
Para la evaluación del sonido de los Hessian Ansata Pro, los he sometido a un largo rodaje.

 

 

Graves

 

La zona baja se siente contenida, algo seca y limitada según el ajuste obtenido. Estas características se perciben más pronunciadas en la zona subgrave, en donde la tonalidad es algo forzada, coloreada y un poco irreal. A medida que la frecuencia crece, el timbre se vuelve más realista y natural. Existe un ligero énfasis en esa zona media del rango bajo, que aun limita más la profundidad del conjunto y acentúa esa sensación de oquedad en relación al extremo más inferior. Como resultado, el rango se nota incompleto, ligeramente recortado, privado de esa sensación de profundidad y contundencia que llene la zona.
Técnicamente, el driver se muestra rápido, con un buen nivel de recogimiento y poco poso. La textura es bastante lisa, pero en el medio grave es más perceptible y descriptiva, característica que mejora la sensación global de la zona. Pese a ello, esto no logra evitar la impresión de pérdida de profundidad y el recorte existente en el subgrave, algo que limita la representación natural de los graves.

 

 

Medios

 

La zona central es destacada y destacable. La presencia y cercanía es patente. Las voces se proyectan en un primer plano que puede llegar a ser predominante, aunque no resultan íntimas, ni desplazan a la instrumentación, sino que logran cohabitar con bastante armonía y respeto. El tono es bueno, pero no perfecto. En las voces masculinas se hecha de menos más profundidad y un cuerpo más completo, sobre todo, en su zona baja. Esa sonoridad natural limitada en los graves, también se resiente en la primera mitad de los medios, resultando una transición blanda, con una tonalidad que vuelve a ser algo fría y parca, en las baterías, bajos y demás instrumentos con predominio hasta los 1000Hz. El resultado es un tono con una ligera tendencia fangosa y sutil timbre nasal, además de esa sensación de oquedad, que sigue permaneciendo en el ambiente. Como resultado, no puedo decir que mi percepción de la primera mitad del rango se muestre natural y realista. En adelante, el sonido es más coherente, algo que se nota, de entrada, en las voces femeninas. Además, éstas se sienten respaldadas por una chispa que le aporta delicadeza y una gran multitud de detalles, pero sin que resulten abrumadores. Lejos de molestar, esta sensación también añade una mejora en la espacialidad de las voces e instrumentación en general. Sin duda, la sensación de aire y apertura existente en el rango medio de los Ansata Pro, es un punto excelso de su sonido. La sensación de separación supera a la claridad, pese a que ésta es bastante elevada. El sonido no se muestra analítico, aunque está excelentemente definido y posee un notable grado de resolución. La expresividad y la capacidad de reacción del driver en este rango, sí es sobresaliente, algo que le otorga un nivel de dinamismo solo al alcance de los earbuds muy buenos.

 

 

Agudos

 

Como primera sensación, los agudos son relativamente suaves, con un gran timbre, pero el sonido no se caracteriza por una tendencia fría o brillante. Los Ansata Pro poseen unos agudos mesurados, que gozan de una muy buena precisión. Aunque son tranquilos, se muestran muy salpicados y expresivos, reluciendo cuando se les necesita, aportando un detalle cualitativo elevado, pero sutil, rápido y fugaz, con una energía muy calibrada y rápida dispersión. Todo ello contribuye a que el sonido sea claro, pero no descaradamente brillante. De esta forma, la sensación de claridad es instantánea, pero sin que los agudos predominen. A mi juicio, la relación entre la energía, presencia, incidencia en el sonido, velocidad, disipación, precisión y detalle de la zona, es otro de los puntos fuertes de los Ansata Pro. Muy destacable, también, la cantidad de aire aportada al conjunto.

 

 

Escena, Separación

 

La estrella de la función es la escena: se muestra muy envolvente, amplia y aireada. El sonido posee una tendencia vaporosa, volátil y escapista. La sensación de aire es elevada. La separación no es tan grande, pero es notable, no hay atisbo de congestión en ningún punto. El posicionamiento no es tan preciso, es posible que la espacialidad del sonido perjudique su procedencia y posicionamiento en la escena. Aun así, los detalles no se pierden y se muestran muy bien marcados, con gran resolución y definición.

 

 

Comparaciones

 

ISN Rambo II

 

Con una forma muy parecida, los ISN Rambo II son ligeramente más cómodos, como si el diámetro de sus cápsulas fuera un poco más pequeño y su borde más suave.
El perfil es similar y, a primera vista, existen más parecidos que diferencias. Pero, entrando en detalle, la zona baja de los Rambo II es mejor, tanto cualitativamente hablando, como en presencia y cuerpo. Sus graves son más profundos y completos, hecho que repercute, tanto en la representación de la zona baja, como en la primera mitad de los medios. Esta característica fundamental, le otorga una sonoridad más natural y realista a los Rambo II, en esta primera mitad del sonido. En dicha zona, los ISN se muestran más grandes y amplios, con una presencia y potencia superior. Desde 1kHz en adelante, es donde los Ansata Pro empiezan a recuperar terreno, sonando más claros, separados, precisos y delicados. El sonido de los Rambo II es algo más cohesionado y en primer plano, lo que puede resultar más opresivo y menos claro. Mientras, los Hessian, con su sonido más etéreo, ofrecen una mayor cantidad de detalles y matices. Como resultado, se muestran más placenteros y armoniosos. En la zona alta, los ISN son más persistentes, mientras que los Hessian son más precisos y rápidos. La disipación más lenta de los agudos, enturbia ligeramente el sonido de la parte alta de los Rambo II, aunque la presencia más cercana de esa primera parte del sonido, también contribuye negativamente en este aspecto. Sin embargo, el destello fino, preciso y fugaz de los Ansata Pro, le otorga un nivel de resolución superior, elevando la calidad y cantidad de detalles.
La escena es más grande, expansiva y vaporosa en los Hessian. Su separación también es superior, al igual que la claridad. Si los Hessian tuvieran algo de eso que los Rambo II poseen en la primera parte del sonido y se respetara la calidad de los Ansata Pro, desde su mitad en adelante, sería muy difícil batirlos. Lo malo es que esa primera parte lastra el resultado final de los Hessian.

 

 

Smabat ST-10S

 

Hablar de Smabat en earbuds, es hablar de un desarrollo continuo en la búsqueda de los mejores graves, dentro de uno de los diseños más innovadores del mercado. Su I+D no se detiene en estos parámetros, sino que ahora se preocupa por ofrecer un sonido moldeable, de la misma manera que todas las partes que componen un earbud, pueden desmontarse y ensamblarse sin necesidad de herramientas, pudiendo eligir entre una gran variedad de esas partes, para alterar el sonido. En este sentido, Smabat es diferente e imbatible. Pero antes de la llegada de esa revolución, nacieron varios earbuds, bajo un diseño similar, que fue evolucionando hasta el ST-10S. En este caso, se trata de la versión Silver, cuyo driver posee 40Ω.
A nivel de diseño, ambos son muy buenos, tanto por su construcción, como por su forma peculiar y distintiva. Los Ansata Pro parecen más resistentes y robustos, aunque también algo más pesados. La colocación sobre oreja de los Smabat llama la atención, pero puede resultar engorrosa para algunos. Aunque, personalmente, creo que los Smabat son más cómodos y con mejor encaje. En cuanto al cable no hay duda alguna, el cable de los ST-10S es rígido, fino y coge forma, mientras que el cable de los Ansata Pro es muy suave, manejable y posee 8 hebras mixtas.
El perfil de ambos earbuds es muy diferente, los Smabat están enfocados en su poderosa zona baja, mientras que los Ansata Pro, en los medios y agudos. Basta con pasar de unos a otros y darse cuenta de que lo que uno tiene, el otro no. Los Ansata Pro poseen una zona baja recortada y suave, los ST-10S tienen unos medios relativamente hundidos, ligeramente oscuros y unos agudos que tratan de emerger, sin demasiado éxito. La distancia entre la zona baja de uno y otro modelo es abrumadora, como lo es la calidad de los agudos en los Ansata Pro. En comparación, el sonido de los Smabat posee un predominio de una zona baja grande y ancha, pero no demasiado rápida, que enturbia el sonido, ampliando más, si cabe, el peso y la representación de los graves. En los Ansata Pro, los graves se muestran limitados, recortados en su parte más profunda, lo que colorea su sonoridad hacia el lado frío. Técnicamente, tiene calidad, pero un timbre menos natural. Siendo rígidos, el timbre de los Sambat tampoco es correcto en ese punto, por ser más oscuro y turbio.
La zona media de los Smabat, arrastra mucha calidez y poso de sus graves y está en clara pugna con ellos. Normalmente, no logran sobresalir, pero en cuanto lo hacen, se pueden disfrutar. Poseen cuerpo y anchura, un tono cálido, con poco brillo, no muy detallado, pero suave y armonioso. Cambiar a los Ansata Pro es como encender la luz y sentarse 10 filas más cerca. Las voces de los Smabat se sienten lejanas, hundidas, totalmente amasadas y moldeadas. Mientras, en los Hessian, ellas poseen muchos más matices y detalles, son más delicadas, pero también más finas. Las voces masculinas tienen ese timbre más frío, menos natural. Pero no suenan tupidas o limadas como en los Smabat, aunque hay gustos para todos y situaciones en donde un sonido o fuente, puede mejorar el perfil de cada modelo. Con las voces femeninas no hay duda y a medida que la frecuencia crece, la balanza se inclina, irremediablemente, hacia la calidad de los Ansata Pro. Si la distancia entre la zona baja de ambos es grande, igual es esta distancia, desde la segunda mitad del sonido en adelante. La sensación de claridad de los Ansata Pro es muy superior, ofreciendo un sonido más preciso, de mayor resolución, con detalles mucho más finos, matices más vivos y presentes. Los agudos también se benefician de esa mayor presencia, pero sin molestar nunca. En esta ocasión, su timbre sí es muy natural y acertado, mientras que en los Smabat, el brillo es apagado y limitado. Su escena posee solo un parámetro que puede competir con la de los Hessian, se trata de la profundidad. En el resto de parámetros, los Ansata Pro son superiores, más anchos, más limpios, más etéreos, más aireados, con más separación, definición y detalles.

 

 

Conclusión

 

Los Hessian Ansata Pro poseen un diseño heredado de otros modelos, además de un sonido que también tiene su base en aquellos, pero con la intención de mejorar. El resultado es una ambivalencia ligeramente descompensada: muy positivamente, desde el centro en adelante, pero algo menos acertada en la parte baja y primeros medios. Entre sus grandes virtudes, destacan su escena y tridimensionalidad, así como su notable nivel de separación, definición, resolución, cantidad y calidad de detalle y matices. Sus agudos también son excelentes, sin ser brillantes, poseen un capacidad descriptiva realmente diferenciadora. Todo ello, sin que el sonido se incline completamente hacia la zona alta, sino solo dotándolo de una riqueza superior. En el otro extremo, se encuentra un subgrave limitado y menos realista, una zona baja con poco cuerpo y una sonoridad fría, incompleta y poco profunda. La confluencia de ambos rangos se concentra en una zona media presente y cercana, con mucho protagonismo, que posee todo lo positivo que tienen los Ansata Pro, pero también esa sonoridad menos natural e incompleta, procedente de la zona baja. Más luces que sombras en un modelo de notable alto, que queda ligeramente lastrado por el resultado de su zona baja.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • E1DA #9038B.
  • Hidizs S9 Pro.
  • Earmen Sparrow.
  • S.M.S.L Sanskrit 10th MKII + iFi ZEN CAN.
  • Burson Audio Playmate.
  • Hiby R3 Pro.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll Up
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x