Rose QT9 MK2 Review

¡Qué Fácil es Acostumbrarse a lo Bueno!

 

Rose QT9 MK2 English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
85
Ajuste/Ergonomía
90
Accesorios
70
Graves
91
Medios
92
Agudos
83
Separación
92
Escena
91
Calidad/Precio
92

 

Pros

 

  • Gran combinación entre la zona baja y la media, que proporciona unos graves potentes y unos medios presentes.
  • Sonido muy natural, rico y detallado.
  • Excelente sensación de escena y ubicación de los elementos, gracias a su muy buena separación y capacidades técnicas.
  • Tamaño y peso reducido de las cápsulas, que consigue una ergonomía excelente.
  • Afinación excelente, incluso para largas escuchas.

 

Contras

 

  • El cable es algo rígido.
  • No hay opción para elegir cable balanceado.
  • La caja de almacenamiento es estrecha.
  • La extensión de los agudos no es muy elevada.

 

Enlace de Compra

 

https://penonaudio.com/rose-qt9-mk2.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://penonaudio.com/

 

Introducción

 

Tenía ganas de poder analizar un nuevo producto de la marca Rose Technics. La última vez fue en junio de 2019. En aquella ocasión tuve el placer de probar el modelo Mini2 MKII 2.0, un pequeño Dual BA que me sorprendió por su diminuto diseño y sonido equilibrado. Entonces, pude darme cuenta que Rose no es simplemente una marca, sino que el propio nombre se implica en su diseño y también en el sonido, sedoso y delicado como una rosa. En esta ocasión, el modelo a revisar es el QT9 MK2. Son unos IEMS con una cápsula cuya forma es algo más convencional, que usa otra vez, una parte transparente, que deja entrever todo su potencial interno: una composición híbrida de 4BA más 1DD de 10mm. Nada menos que 5 drivers dentro de una cavidad bastante reducida, algo que para Rose parece ser fácil y habitual. Como en otras ocasiones, Rose ha optado por una conexión MMCX, con un cable 4N single crystal copper, que adopta una clavija de 3.5mm, chapada en oro. Tan solo con estas escasas características expuestas hasta ahora, es suficiente para llamar la atención de muchos seguidores. Pero, en realidad, lo que viene es mucho mejor. Sigan leyendo para comprobarlo…

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: Driver dinámico de película de aleación de tungsteno Goertek de 10 mm + 2 armaduras equilibradas TWF30018 + 2 armaduras equilibradas TWF30019.
  • Respuesta de Frecuencia: 20-20kHz
  • Sensibilidad: 106dB
  • Impedancia: 10Ω
  • Presión acústica máxima: 99dB
  • Conector Jack: SE 3.5mm, chapado en oro, con forma de L.
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: MMCX
  • Longitud del cable: 1.25m

 

 

Presentación y Contenido

 

Los Rose Qt-9 Mk2, que es como como se notifican en la parte frontal del embalaje, vienen en una caja recubierta de cartoncillo blanco, cuyas dimensiones son 161×145.5×58.5mm. En la cara principal, de fondo blanco, hay una foto real de una cápsula y del cable, con su conexión MMCX, situada en la parte derecha. En la parte izquierda, a una altura media, viene el nombre del modelo, en letras negras y debajo, el color. En esta ocasión, dicho color es el “CLASSICS BLUE”, es por ello que sus letras son, también, azules. En la esquina superior izquierda, viene el logo de la marca y el nombre, en letras mayúsculas grises. Abajo, a la izquierda, también con letras grises mayúsculas, aunque más claras y pequeñas, viene el texto “IN EAR HEADPHONES”. Esta cubierta de cartoncillo se desliza lateralmente, así que solo tiene 4 caras, frontal, trasera, lateral superior y lateral inferior. Esta última es de color gris oscuro y en ella hay algunas características del producto, en letras blancas, en idioma chino. La cara trasera tiene un fondo blanco, un despiece de la cápsula y el resto de descripciones en letras grises, también en chino. Los únicos textos en inglés son la frase anterior y el lema “Enjoy the sound of nature”, situado en la esquina inferior izquierda de esta cara posterior. En la cara lateral superior está el nombre de la marca y unos dibujos con iconos que hacen referencia a que el producto es compatible con “Phone”, “Pad” y “HiFi Player”.
Tras retirar el cartoncillo, puede verse una tapa blanca con el logo de la marca, el nombre de la marca y el lema “CREATE DIFFERENCE”, en letras mayúsculas y en tinta plateada. El logo se encuentra en el centro de la tapa y es grande. La parte trasera está vacía y también es blanca. Ambas partes no se tocan y dejan al descubierto la caja interior, de color gris oscuro. Tras retirar la tapa hay una hoja también gris, con letras blancas, que da la bienvenida. Tras pasar esta hoja, como si fuera una página de un libro, se pueden ver las cápsulas con el cable conectado, dentro de un molde de espuma negro, en la parte derecha y en la parte izquierda, una funda rígida de plástico duro y gomoso, con el logo de la marca inscrita en su centro. Bajo ella, se encuentran las tips, un adaptador a clavija de 6.35mm y el resto del cable enrollado, dentro de una segunda capa de molde negro. En resumen, todo el contenido es el siguiente:

 

  • Las dos cápsulas Qt-9 Mk2.
  • 1 cable 4N single crystal copper, con conectores MMCX.
  • 3 pares de tips de silicona, tamaños SxMxL, de núcleo rojo, exterior gris oscuro traslúcido y diámetro interno 4.5mm.
  • 1 par de tips de foam, tamaño L y diámetro interno 4.5mm.
  • 1 par de tips de silicona blanca de doble brida, tamaño M y diámetro interno 4mm
  • 1 tarjeta de garantía/instrucciones, en chino.

 

El contenido no se prodiga en número de tips, el anterior modelo de Rose que poseo venían muchas más y de formas bastante particulares. Aquí hay tres tipos, pero solo un juego completo, el clásico de silicona.
La caja de transporte es diferente, se abre como un cofre y su bisagra permite permanecer abierta sin que se cierre, ya que se bloquea, casi, a los 90º. Su interior está forrado de terciopelo negro, para proteger al producto. Sus dimensiones son 131x76x24mm. Llama la atención que es larga y estrecha, algo justa para albergar los IEMS de manera fácil, siendo la operación de guardado algo lenta, ya que se debe hacer con cuidado para que se cierre correctamente.
Se agradece el detalle de la inclusión del adaptador de 6.35mm, pero hubiese preferido un cable balanceado con los correspondientes adaptadores. O, al menos, la opción de poder elegirlo. Cada vez, es más común que las fuentes incorporen este tipo de salida, así que también sería normal que dicho cable estuviera disponible.

 

 

Construcción y Diseño

 

La construcción de las cápsulas destaca por su reducido tamaño y por su cara interna totalmente transparente. Ésta ha sido fabricada en material polimérico, similar al acrílico, capaz de soportar caídas de hasta 10 metros, sin sufrir daño alguno. Pese a esta resistencia comprobada, el material es altamente transparente y su peso muy reducido, parece dar una sensación de falsa fragilidad, que en absoluto concuerda con la realidad. La cara externa es de color azul opaco y puede elegirse en tres colores, azul, gris y verde. Parece que sea metálica, pero no es así. Creo que es del mismo material de la cápsula, pero en versión opaca, ya que el tacto y el peso, así lo confirman. La palabra “Rose” está escrita con letras blancas, en una fuente que simula la escritura manual, en letra ligada.
Vuelvo a insistir en el reducido tamaño de las cápsulas: el ancho mayor de la cara externa no supera los 20mm y el grosor, medido al pie de las boquillas, es inferior a 12mm. Todo ello da una buena idea del pequeño tamaño de las cápsulas, máxime, cuando en su interior hay un driver dinámico de 10mm protegido por una rejilla metálica y 4 drivers BA. El driver dinámico se encuentra en el centro de la cápsula y los 4 drivers BA están a su lado, pero orientados hacia la boquilla, pero no en ella. El driver dinámico está construido con película de aleación de tungsteno Goertek. Los drivers BA están emparejados: 2 TWF30018 y 2 TWF30019. Estar emparejados quiere decir que están unidos por una misma placa con una salida única. Acoplada a esta salida hay sendos canales que conducen el sonido hacia el exterior de la boquilla. Dicha boquilla, medida desde la base, tiene algo más de 6mm. El cuello de la boquilla es de un diámetro aproximado de 4.5mm. La corona es de 2mm de grosor, con un diámetro de 5.6mm. Su interior está protegido por una rejilla metálica de agujeros muy pequeños. En el interior del cuello de la boquilla hay una pequeña tubería metálica. Si se mira a través de la rejilla, puede verse una especie de conducto en el centro, parece ser el canal que conduce el sonido generado por el driver dinámico. Mientras que a los lados, están los canales de los drivers BA.
Debajo los drivers, cerca de la placa externa de la cápsula, pueden verse algunos componentes discretos: alguna resistencia y lo que parecen ser condensadores. También puede verse una lámina multifilar, que conecta dichos componentes con los drivers BA y otros cables que conectan la entrada MMCX con dichos componentes y éstos con el driver DD. De esta forma, diría que el filtro divisor es pasivo y que solo está conectado a los drivers BA, aunque esto es la sensación que me da, por lo que puedo ver a través de la cápsula. Siguiendo con su descripción, en el borde, junto al conector MMCX, hay un orificio. También se pueden ver otros dos orificios en el borde contrario, en la vertical de las boquillas.
El cable está formado por dos gruesas hebras de 4N single crystal copper. El recubrimiento es altamente transparente, dejando ver cómo están enrollados los hilos de cobre y su brillante color. El conector es de 3.5mm SE chapado en oro, con una funda acodada, simple, negra y cilíndrica. Posee dos partes: la parte del codo es de plástico negro y la cercana a la clavija es un cilindro metálico en el que puede leerse “ROSE TECHNICS” inscrito con letras blancas. La pieza divisora es un cilindro metálico pequeño y negro, igual de simple. La pieza de ajuste está en consonancia, aunque es más pequeña y es de plástico negro, pero realiza muy bien su papel y es útil para ajustar el cable bajo la barbilla con una firmeza promedio. El cable que va a cada auricular es de una hebra y cuando llega a los conectores MMCX posee un recubrimiento de plástico transparente con forma sobre oreja.
Personalmente, me gustan los cables de cobre y éste es de mi agrado, porque es simple y brillante. Lo que me gusta menos es que es ligeramente rígido y posee una suave tendencia a coger forma. Aunque creo que no es necesario cambiar el cable, a no ser que dicha rigidez llegue a ser molesta para algunos.
Por otro lado, la cápsula destaca por su reducido tamaño y pese a que puede parecer lo contrario, es robusta, muy bien construida, ya que el ensamblado de ambas caras es perfecto, sin restos. También destaca por su poco peso.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

El acoplamiento de las cápsulas en el pabellón auditivo es muy adecuado. Ellas se acomodan muy bien en mis oídos, descansando de manera notable en el interior. Las boquillas tienen una longitud media, pero la inserción es más bien superficial. Con unas tips de silicona más largas o con un modelo bi-flange, dicha inserción podría ser media. Sea como fuere, la ergonomía, sin ser de las mejores debido a su simpleza, resulta muy efectiva y, junto con el reducido tamaño, poco peso y buen ajuste, los Rose QT9 MK2 son perfectos para largas escuchas, para uso diario, incluso para caminar, correr u otra actividad moderada. Excelente.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

El perfil de los Rose QT9 MK2 podría catalogarse como una “w” suave y balanceada. Posee énfasis en la zona subgrave, en los medios altos y en los agudos medios. Aunque, dicho énfasis es decreciente, desde la zona inferior hasta la superior, no puede decirse que el sonido se sienta polarizado en alguna banda, ya que predomina el equilibrio y una sensación de homogeneidad entre todos los rangos.

 

 

Graves

 

La zona baja posee un buen grado de autoridad y su poder comienza desde un subgrave muy lineal y presente. Su ejecución es una mezcla de dinamismo, agilidad, factor de diversión, profundidad y capacidad descriptiva. Así es, la zona baja no puede describirse con una sola palabra. De esta forma, las preguntas para explicar cómo son los graves, se formulan solas: ¿Hay pegada? Claro. ¿Es predominante? No completamente. ¿Qué más destaca? Su textura. ¿Es un grave muy rugoso o descriptivo? Existe técnica, definición, pero posee una ligera suavidad. No es abrupto, ni marcadamente veloz, pero hay cierta capacidad analítica que permite enfocar los oídos en los planos, en su profundidad, en los detalles y en el desarrollo de las notas, sin perder de vista el nivel resolutivo. Todo este conjunto construye una zona baja evocadora, agradable, que se disfruta desde el primer momento, gracias a su predisposición, dinámica y vivacidad. Sin ser la mejor en su clase, la zona baja de los QT9 Mk2 está cargada de buenos recursos, que se mezclan con gran talento, para que poco o nada se eche en falta. Es así como se obtiene un rango inferior lleno de grandes cualidades, que puede competir en un terreno ligeramente Bass-Head, pero con una clara vocación audiófila.

 

 

Medios

 

A mi juicio, existe una clara simbiosis entre la zona baja y la zona media. Es como si se pudiera decir que lo mejor de los medios son los graves y viceversa. Esto puede sonar totalmente incongruente, pero es una manera muy particular, de comentar esa complementación mutua que existe entre ambos rangos. Tras una zona baja clara en presencia, el rango central es sorprendentemente activo y cercano, como si estuviera empujado por los coletazos del poder inferior, pero siempre desde el respeto, para que el lucimiento propio no se sienta comprometido. Queda claro que la transición entre ambas zonas es muy suave, como si ese filtro pasivo realizara su papel de una manera fundamental, homogénea, con un efecto muy agradable y cohesionado. El resultado son unas voces masculinas anchas, con un cuerpo profundo, bastante completo, con un poso de calidez, una situación próxima, pero sin resultar predominantes, aunque claramente emancipadas. Las voces femeninas se perciben un punto más ligeras en cuerpo. Pero, por otra parte, se benefician del suave énfasis de la zona central superior, para perdurar en esa línea cercana, con un un punto de claridad mejorado, pero no forzado. Cabe destacar el equilibrio del rango medio: por un lado guarda cierto calor de los graves, pero no deslumbra ni se ofusca en su parte alta. Es así como los medios se muestran muy coherentes, no exentos de poder o presencia, bastante completos y sin oquedades extrañas. En este sentido, la luz de los medios es clara, pero no muy luminosa. No se percibe ningún atisbo de oscuridad, más bien se siente una ligera chispa de brillo, pero dentro de una mesura natural y sosegada. El resultado es una presentación muy natural, compensada en ambos extremos, que produce un timbre muy realista, neutral, que no posee artificios, ni destaca por su espectacularidad. En este aspecto, los QT9 Mk2 no producen unos medios que llamen la atención a primera vista, sino que se trata de un rango muy maduro, agradable, con una sensación de anchura y espacio destacable: hay sitio para todos y todos tienen su sitio. La instrumentación y las voces se perciben con gran separación, si las voces están por delante, dicha distancia se siente así y los planos se presentan de manera muy armoniosa, aunque con gran sencillez; tanto, que no sorprende. Esta característica parece baladí, pero cuando se compara con otros, lo que los QT9 Mk2 hacen de manera fácil, no está al alcance del resto y es entonces cuando un oyente experimentado, se da cuenta de que el rango medio de estos Rose no es ninguna broma, sino que destaca sobremanera.
La conclusión queda resuelta, entonces: los Rose QT9 Mk2 poseen uno de los rangos de graves y medios más completos y naturales que he podido probar, una estupenda comunión entre presencia, vivacidad, realismo, dinámica, timbre, cohesión, sencillez y equilibrio.

 

 

Agudos

 

Encuentro que la zona alta de estos Rose es el aliado perfecto para el resto de rangos. Ciertamente, no encuentro que sean unos auriculares brillantes, sino que muestran una ambivalencia controlada. Por un lado poseen un destello sutil, capaz de aportar el brillo y el detalle necesario a las notas medias, pero de una manera sosegada, sin que suene artificial, ni exagerado. Por el otro, existe el aire necesario para expandir la escena y separar las notas, aunque la extensión no se percibe muy pronunciada. La exposición de los agudos es comedida y su ejecución no provoca fatiga alguna. Aunque adolece de cierto dinamismo y vivacidad que dote al sonido de algo más de chispa instantánea o un crujir más sabroso. El estilo de los QT9 Mk2 no casa con los fuegos artificiales, sino que proponen un calor más acogedor y confortable. Pero como todo buen equipo dotado de drivers BA, los agudos poseen una sequedad en su ejecución y capacidad resolutiva, que logra delimitar las notas con mucha precisión. Es aquí donde el verdadero poder de la zona alta da un paso al frente y consigue destacar micro detalles bastante ocultos, de esa forma sencilla y despreocupada, casi sin esfuerzo, que en ellos es ya característica.

 

 

Escena, Separación

 

La escena sorprende. ¿Cómo dentro de un recinto tan reducido es posible respirar esa cantidad de aire y espacio? No hay que equivocarse, no se trata de una recreación holográfica o tridimensional, sino que el escenario responde a la consabida naturalidad expuesta por los Qt9 Mk2. De esta forma, la presentación se define bastante ancha, con una sensación de altura y profundidad muy destacable. La cantidad de separación responde, entre otros parámetros, a la precisión de los drivers y a su elevado grado de resolución. La finura de sus notas ocupan un espacio muy reducido y la rapidez de los detalles, que se evaporan con facilidad, generan una sensación de distancia entre los sonidos, ampliamente perceptible desde el primer momento. Por otro lado, la cercanía de muchos elementos, en contraste con el poder del subgrave, provoca la fácil aparición de múltiples planos sonoros, hecho que amplía la sensación de profundidad y separación. Esto, unido a una más que notable ubicación de los elementos, permite una fácil recreación semiesférica, pero sin llegar a ser completamente envolvente, ni aportar esa sensación “fuera de la cabeza”, sino una escena más realista y lógica.

 

 

Comparaciones

 

NS Audio NS5MKII Bass Enhanced Version

 

Los NS5 (en adelante y para resumir, los llamaré así) son uno de mis IEMS de referencia dentro de esta rango de precios. Es uno de los mejores drivers dinámicos que he escuchado y además poseen uno de los cuerpos más pequeños. En ese sentido, son más pequeños y más finos que los Qt9, pero claro, no albergan nada más que 1DD de 10mm. La construcción es definitivamente diferente, porque los NS5 están fabricados en metal mecanizado. Para aquellos que busquen algo más pequeño y posiblemente más cómodo, no creo que tengan dudas frente a los Qt9, pese a que los Rose son muy buenos en ese departamento, también.
Los NS5 tienen 32Ω y son algo más difíciles de mover que los Qt9, así que necesitan algo más energía para igualar volúmenes.
En cuestión de sonido, ambos parten de una curva que, en términos generales, es similar, pero poseen diferencias que cambian el sonido final. Los NS5 poseen un grave más lineal, cuya incidencia es menor en el conjunto. Por otro lado, tanto los medios altos, como los primeros agudos tienen más presencia, algo que claramente los diferencia de los Rose. En general, los NS5 son más equilibrados en su primera mitad, aunque más brillantes en adelante. Mientras, los Qt9 son más densos, más secos, poseen menos chispa, pero incluso parecen más homogéneos de graves a medios. Es un perfil más enérgico y completo en la zona baja, pero con una segunda mitad más tranquila y relajada.
La zona baja de los NS5 es más rápida y desaparece antes, esto hace que la incidencia de los graves en el sonido sea menor. Gozan de una buena pegada y profundidad, pero los Qt9 poseen un poder superior y cierta mayor extensión en la zona subgrave. Esto, asociado a un recogimiento algo más lento, genera un poso más abundante de graves, lo que permite que el conjunto de la zona baja sea más grande, con más impacto, con mayor cuerpo, densidad y presencia. Pese a ello, encuentro técnicamente superior los graves de los NS5, aunque poseen una textura menos descriptiva.
La zona media está afinada ciertamente diferente en ambos IEMS. Los Qt9 son más cálidos y la sequedad se hace más patente en este rango. Mientras, los NS5 poseen más chispa y brillo, algo que podría generar más sibilancia que que en los Rose. Queda claro que el énfasis de los NS5 está enfocado en los detalles, destacándolos por encima de los Qt9, cuyo esfuerzo se centra más en el cuerpo que en los bordes. De esta forma, la tonalidad es diferente en ambos: los NS5 son más fríos y los Qt9 más cálidos. Comparativamente hablando, las voces en los Rose parecen más oscuras, aunque realmente no lo sean. De nuevo, su textura es mejor y más perceptible, frente a la mayor lisura ofrecida por los NS5, algo que hace que la zona central sea más simple, ante una mayor complejidad superficial y densidad musical de los Qt9. En realidad, es difícil inclinarse hacia un modelo u otro y los gustos de cada uno, harán el resto. Es cierto que los NS5 me gustan mucho, porque técnicamente los encuentro buenos y me gusta su chispa y cantidad de aire superior. Pero los Qt9 tienen un poder y una tonalidad más acorde a mis gustos primigenios, algo que instintivamente hace que me quede con ellos, aparte de que pienso que su zona central es más rica por su cuerpo y homogeneidad, particularidad le hace transmitir más emoción y alma.
En los agudos, las diferencias de afinación son claras: los NS5, pese a que no usa BA, poseen un color y timbre de agudos más realista, frente a las mismas notas de los Qt9, que suenan más controladas y/o apagadas en algunas zonas. En principio, las diferencias son una cuestión de presencia, tonalidad y orientación del timbre. De la misma forma que encuentro más cuerpo en la zona baja de los Qt9, en este punto sucede lo mismo, pero a favor de los NS5. Aunque, hay que rendirse a la evidencia sobre los drivers BA de los Qt9, ya que son capaces de extraer más micro matices que los NS5, señal de una mejor capacidad de resolución, superior definición y una técnica más depurada.
La escena se visualiza distinta en ambos IEMS. Mientras que se percibe más plana, frontal y cercana en los NS5, hay más anchura y profundidad en los Qt9 y una sensación más envolvente. La presentación es distinta en ambos, quizás se sienta más altura en los NS5 y su mayor sensación de brillo puede que le otorgue más aire. Pero también hay muy buena sensación de separación y distancia en los Qt9, gracias a su capacidad técnica, que le proporciona una mejor ubicación de los elementos dentro del escenario.
Como conclusión quizás deba comentar que mis queridos NS5 ya tienen sustitutos como punto de referencia: no cabe duda que son los Rose Qt9 Mk2.

 

 

BGVP DH3 en modo 01

 

Una marca que está siendo muy activa últimamente es BGVP, sacando nuevos e interesantes modelos. Y personalmente, encuentro que sus modelos son sumamente atractivos y que su tecnología está por encima de su precio de venta. En esta ocasión quiero enfrentar a los Qt9 con los BGVP DH3 porque ambos tienen un driver dinámico y varios drivers BA. En concreto, los DH3 usan una configuración clásica, que cuenta con 1DD+2BA. Además, poseen dos mini-interruptores que permiten modificar la respuesta de frecuencia. Para la comparativa he usado la configuración más bajista, el modo 01.
Pero empezando por el tamaño de las cápsulas, los DH3 son más grandes y voluminosos, además, albergan los mini-interruptores en el borde de las mismas. Su cara interna parece más ergonómica, pero las boquillas no son muy largas, así que su inserción es también superficial. También pesan poco, aunque el tamaño sea superior, su ajuste es también cómodo, aunque el menor tamaño de los Qt9, los aventaja en este sentido. Algo negativo que poseen los DH3 es la sensación de driver flex, con algunas tips que son muy oclusivas.
Los DH3 poseen una sensibilidad bastante parecida a los Qt9 y las diferencias de volumen son pequeñas y dependen ya, del perfil de cada uno.
En el modo 01, con realce de bajos, los DH3 presentan una respuesta de frecuencia bastante similar en la zona subgrave. Pero, pese a lo que indique la gráfica comparativa, el mayor poder cae del lado de los Qt9, que poseen una pegada más poderosa y marcada. Su energía es mayor y, de esta forma, también la incidencia de los graves en el sonido. Pero no se trata de una diferencia muy grande, quizás el hecho de que el driver de los Qt9 sea mayor (10mm frente a 8mm) sea capaz de generar una mayor presión sonora. Por otro lado, la definición de los graves en los DH3, parece algo inferior que en los Qt9, algo que le proporciona un punto de oscuridad y un nivel descriptivo menor, aparte de una sensación más turbia en su sonido. La profundidad del subgrave es muy parecida, pero la mayor limpieza de los Qt9, les proporciona una reproducción de las notas inferiores más refinada y precisa, con una mejor recreación de planos y una profundidad más alargada. El medio grave de los DH3 se siente más abultado, con un recorrido más lento y una disipación más tardía, lo que genera una zona más densa y ocupada, que proporciona esa sensación de un sonido más difuso.
En la zona media, la sensación de mayor elevación en la primera mitad de los DH3, produce una cercanía en las voces, que se sienten más cálidas que en los Qt9. Aunque esta sensación posee una parte negativa, eso que se arrastra desde los graves: la sensación de menor claridad que enturbia y empaña el sonido, provocando una sensación de ligero velo oscuro. Existe menor claridad en todo el rango medio de los DH3, algo que se extrapola al resto de rangos, también. Pese a la mayor proximidad de su zona central, el timbre no es tan acertado y natural, como en los Qt9. La mejor resolución de los Rose, le proporcionan una agilidad y un realismo superior, un sonido más agradable y refinado, menos opaco y más separado.
Este menor refinamiento de los DH3 se hace más patente en la zona alta. Sus agudos suenan más crispados y enérgicos, pero con un punto de descontrol que los hace más sucios, con una resolución más pobre y una sonoridad algo más artificial. Nada de eso sucede en los Qt9 y tanto el timbre como la ejecución de las notas más altas, es más precisa, acorde y musical. Claramente, está en un nivel superior y además poseen más aire y extensión.
La escena de los Rose es más amplia, su ubicación es más marcada, acertada. Poseen más distancia entre los elementos, la profundidad es más perceptible y la separación es más clara. En general, el sonido es más nítido y cristalino, frente al sonido más denso, más agrupado, oscuro, cercano y más íntimo de los DH3.

 

 

Conclusión

 

Los Rose Qt9 Mk2 son unos IEMS de esos que se echan de menos cuando te los quitas. Cuando se usan otros, es cuando uno se da cuenta que falta algo, o más bien, mucho de eso que los pequeños Rose aportan al sonido. Lo bueno es que no todo se ciñe unicamente a la música, porque aquí el tamaño también importa y, por supuesto, la comodidad. Y en eso estos Rose también son estelares.
Los Qt9 Mk2 basan su poderío en la combinación de una zona baja profunda, presente, descriptiva, enérgica y rica, con unos medios grandes, cercanos, anchos, detallados, separados y aireados, para ofrecer un sonido cohesionado, lógico, próximo y detallado, de gran resolución y abundante en matices, en donde el timbre es natural y realista. Todo eso se presenta con una sencillez pasmosa, con una escena amplia y una recreación ejemplar, pero sin artificios. Esta sensación es la culpable de que uno piense que el sonido siempre debe ser así y sea fácil olvidarse de lo complicado que resulta encontrarlo en esta forma. Porque sí, no es nada fácil lo que hacen los estos Rose. Y si no, que se lo pregunten al resto, a ver qué dicen.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • S.M.S.L Sanskrit 10th MKII + iFi ZEN CAN
  • E1DA #9038D
  • Burson Audio Playmate
  • Earmen Sparrow
  • Earmen TR-Amp
  • HiBy R3 Pro

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll Up
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x