Moondrop SSR Review

Corazón Difuso

 

Moondrop SSR English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
90
Ajuste/Ergonomía
80
Accesorios
60
Graves
73
Medios
72
Agudos
82
Separación
80
Escena
80
Calidad/Precio
88

 

Pros

 

  • Diseño y construcción.
  • Afinación de los agudos.
  • Sonido muy detallado y limpio.
  • Cable.
  • Tamaño muy reducido.

 

Contras

 

  • Medios muy polarizados: existe mucha distancia presencial entre los medios-bajos y los medios-altos.
  • Los detalles poseen más protagonismo que la parte fundamental.
  • Requieren cierta potencia para moverse.
  • La zona baja no es capaz de manejar graves muy pesados, descontrolados o sin filtrar. A un volumen elevado, existe el riesgo de clara distorsión.
  • Bolsa de almacenamiento demasiado pequeña para su uso.

 

Enlace de Compra

 

https://shenzhenaudio.com/products/moondrop-ssr-super-spaceship-reference-in-ear-earphone

 

Enlace a la Tienda

 

https://shenzhenaudio.com/

 

Introducción

 

Moondrop es una marca, relativamente reciente, ya que se dieron a conocer en 2015. Formada por varios ingenieros aficionados, en un principio se enfocaron en sacar al mercado, earbuds audiófilos. Tras sus primeros pasos, con los modelos VX y Liebesleid, se convirtieron en una empresa conocida por desarrollar auriculares de alto rendimiento. Después de éstos, vinieron los IX, la serie Kanas, Blessing, A8… hasta ahora, con los SSR. Cabe destacar, que en estos 5 años, Moondrop se ha convertido en una marca que conocen todos los aficionados a este mundo, algo que demuestra su crecimiento como empresa de referencia. Su filosofía se basa en invertir para explorar nuevas posibilidades de reproducción de un sonido de alta calidad, mediante la aplicación de nuevas tecnologías.

En esta ocasión, tengo el placer de analizar los nuevos SSR, un modelo bastante económico, que ha supuesto una pequeña revolución en el mercado. Tras una intensa campaña de publicidad, incluso se realizó un concurso para especificar el significado de sus siglas SSR (ganó Super Spaceship Reference), los SSR salieron al mercado. Se trata de unos diminutos IEMS con una forma similar a un corazón, totalmente metálico. Su diafragma posee una cúpula de berilio junto con un anillo de suspensión, fabricado en PU. Su circuito magnético consta de un imán de alta densidad N52. Pero lo que más sorprende, es su curiosa respuesta de frecuencia, que posee una primera mitad (hasta 1kHz) bastante lisa y luego, una subida paulatina que demuestra un claro énfasis, desde los medios altos hasta los agudos altos. Quizás puede que sea típica en muchos otros IEMS, pero lo cierto es que me considero un Bass-Lover y pocos de mis IEMS poseen una curva similar. Veremos qué tal son estos corazones de hierro.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: Dinámico con diafragma de Beryllium-Coated Dome + PU Suspension Ring
  • Circuito magnético: N52-High Density Magnetic Circuit.
  • Respuesta de Frecuencia: 20-20000Hz
  • Sensibilidad:115dB/Vrms @1kHz
  • Impedancia:16  @1kHz
  • THD: < 1%
  • Material de la cápsula: Liquid Metal Alloy Housing
  • Bobina: ⱷ 0.035mm – CCAW [Daikoku]
  • Filtro acústico: Patented Anti-blocking Filter.
  • Conector Jack: 3.5mm en ángulo
  • Cable: Silver Plated 4N-Litz OFC
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: 0.78-2pin

 

 

Presentación y Contenido

 

Los SSR vienen en una caja blanca y, prácticamente, cuadrada. Sus dimensiones son 116x115x42mm. En su cara principal hay un dibujo de una chica Manga, como clásica imagen de Mondrop, algo que se viene repitiendo en otros modelos, incluso en otras marcas. En la cara trasera, viene un esquema con el desglose del interior de la cápsula, las especificaciones, en chino y en inglés, así como la respuesta de frecuencia. Quiero recalcar que, presentando dicha gráfica, Moondrop no engaña a nadie. Si uno sabe interpretar una gráfica, se puede saber por dónde irá el perfil de los SSR, algo que, no deja de ser todo un atrevimiento, el hecho de exponerla en la caja.

Una vez se destapa la caja, pueden verse los SSR, con su cable conectado, embutidos en un molde de espuma muy negra. En la parte inferior, hay una cajita alargada, de cartoncillo negro, con el logo de la marca en letras plateadas. Dentro de ella hay un pequeño saquito negro, con el logo en blanco, en la esquina inferior derecha y una bolsita con las tips de silicona. En resumen, el contenido completo es:

 

  • Las dos cápsulas SSR.
  • El cable 4N-Litz con conector de 3.5mm acodado y chapado en oro. Conectores de 2 pin 0.78mm
  • Saquito de transporte.
  • Instrucciones y tarjeta de garantía.
  • 3 pares de tips de silicona gris oscuro, tamaños SxMxL.

 

La caja es muy compacta y decorada con buen gusto, a destacar el despiece de la cápsula y la FR. El saquito de transporte es demasiado pequeño y no resulta adecuado para guardar los SSR, porque la tarea no es fácil, ni rápida. El juego de tips es el mínimo imprescindible.

 


 

Construcción y Diseño

 

Debo recalcar que el diseño de las cápsulas de los SSR, me parece de lo más original. Son realmente pequeñas y puede elegirse entre 4 colores: gris metálico, blanco, verde y rosa. En mi caso, elegí los blancos. La cápsula está construida con una aleación de metal líquido. Su cara externa es asimétrica, una mitad parece el clásico dibujo de un corazón y la otra, una casita invertida, dibujada por un niño. En el vértice inferior, destaca un tornillo Allen completamente dorado, cuya punta sobresale por la cara interior. Junto a ella existe un orificio considerable. Las letras R y L, que identifican el canal, están profundamente inscritas en el metal. La boquilla está montada sobre una gran base cilíndrica, su longitud es de 5mm, aproximadamente y de 5.5mm de diámetro. Su interior está protegido por una densa rejilla metálica. Al pie del cilindro metálico, cerca de la punta del tornillo, hay una hendidura que posee un orificio en la parte más cercana a las boquillas. En la base de la “casita” está embutida la placa de conexión de 2Pin, es de plástico transparente y los dos cilindros conectores huecos, son dorados.

El cable Litz es de 4 núcleos chapado en plata. Está recubierto en plástico transparente. El conector Jack es de 3.5mm, acodado y bañando en oro. Su funda también es de plástico transparente, de estilo clásico. La pieza divisora es un disco de plástico negro; en una cara está inscrito el logo de la marca y en la otra su nombre. No hay anilla de ajuste. Cerca de los conectores de dos pines, hay un recubrimiento semi-rígido, para facilitar el ajuste sobre oreja. El conector de dos pines es rectangular, algo más abultado en su cima y los dos pines son completamente externos. Una anilla roja, situada junto al conector, sirve de indicador del canal.

Realmente, las cápsulas son muy pequeñas y están pintadas en blanco brillante. Su diseño es especial, no pasa desapercibido. Pero su reducido tamaño, puede perjudicar la reproducción de los graves muy potentes, quizás no haya el suficiente espacio para que la elongación completa del diafragma…

 


 

Ajuste y Ergonomía

 

Una cápsula tan pequeña, pese al diseño de la columna de las boquillas, solo puede ofrecer un ajuste superficial. Su reducido tamaño permite rotación en el interior del pabellón. De esta forma, la elección de las tips resulta fundamental para que el ajuste sea duradero. En mi caso, tengo que recurrir a las tips más grandes o de foam, para asegurar su posición y un buen encaje. Por otro lado, para orejas pequeñas, puede que su tamaño sea muy adecuado; para mí, ha resultado un poco más problemático. Sin embargo, dichos problemas no han sido relativos a la ergonomía, sino, más bien, al sellado y, sobre todo, al sonido obtenido. He tenido que buscar entre muchas tips hasta encontrar la mejor relación entre el encaje y el mejor sonido, algo que normalmente no suele resultarme muy complicado.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

El perfil de los SSR no es del todo normal, tiene un claro realce en la parte alta de los medios, con unos agudos presentes, sin resultar ofensivos y una zona baja ligera y centrada en el medio-grave. Resumiendo, se podría decir que el perfil es mid-céntrico brillante y me quedo muy a gusto.

Por otro lado, me gustaría comentar que los SSR no son del todo fáciles de mover. Su pequeño driver requiere cierta potencia, a su vez que es delicado cuando el volumen es excesivo. Esto hace que su rango de trabajo parezca limitado, en este sentido, respecto a IEMS más grandes.

 

 

Graves

 

Personalmente, creo que los SSR no son adecuados para los Bass-Lovers. Este no es su perfil. Los SSR, ni siquiera han sido diseñados para soportar pesadas cargas de graves. Muchas canciones de mi lista de pruebas, contienen bajos duros, distorsionados o sin filtrar. El pequeño driver de los SSR, a partir de cierto volumen, no es capaz de manejarlos adecuadamente, llegando a la distorsión audible. Pero debo recalcar que esto sucede a un volumen elevado, es un aviso a aquellos que les gusta escuchar la música a gran volumen o para aquellos que intenten ecualizar mucho los graves, para dotarlos de mayor protagonismo

Volviendo a la descripción general y sosegada, de la zona baja, los SSR poseen un énfasis ligero, enfocado en el medio grave, sin que su conjunto sea noticiable. Los graves son ligeros, claramente retrasados respecto a los medios altos, técnicamente adecuados, con buena velocidad, golpeo realista y contenido, decaimiento limpio y de velocidad media. El subgrave es perceptible, nunca omitido, con buena capacidad de expresión, pero posee una sensible caída en su extremo inferior. Con el volumen adecuado, aislando la zona del resto y buenas grabaciones, los SSR son capaces de lidiar con bases complejas, proporcionando una sonoridad adecuada, con buena velocidad, pero sin ser capaces de llenar la escena con todos los matices, detalles y planos de los graves, en relación con el resto del espectro audible.

La textura de los graves es suave, de media rugosidad. Pero aun es capaz de proporcionar un ligero poso o retumbe efectista apreciable, que lo hace muy agradable claramente, a nivel cualitativo, técnico y sonoro. En definitiva, los SSR poseen unos graves muy adecuados y capaces para aquellos que no tienen un interés particular en una presencia superior de la zona baja. Cumplen su papel, ajustando su calidad a su perfil.

 

 

Medios

 

Los SSR poseen un claro realce en los medios altos, algo que es bastante común últimamente. Lo que no es tan corriente, es que su zona baja posea una distancia presencial negativa, tan clara. En este sentido, el sonido de los SSR queda polarizado. Su parte inferior podría calificarse como subexpuesta, a media distancia, mientras que sus detalles, destellos y armónicos, se muestran salpicados y más presentes. Esto presenta un sonido donde los pequeños aspectos se vuelven más importantes, que las voces masculinas, por ejemplo. El timbre no es incorrecto, pero las melodías pertenecientes al rango inferior, llegan a sentirse algo omitidas, mientras que sus destellos y armónicos los superan en presencia. Esto provoca un dibujo diferente, al que cuesta acostumbrarse; más, si se viene de perfiles típicos en V o más cálidos, donde la zona baja y media-baja, posee un protagonismo más alto, frente a la mitad superior. Pese a todo ello, los SSR no se sienten completamente brillantes, sino que poseen una ligera calidez que los aleja de un sonido explícitamente claro o analítico. Pero realmente pienso, que de esta forma, se le da más importancia a los elementos de acompañamiento, que a los instrumentos que realmente llevan el peso de la melodía. Como digo, los detalles están más expuestos que las voces masculinas o una línea de bajo. Así, los platillos y esos detalles con una fundamental más aguda, suenan por encima de la línea principal de una canción. Pero esto no quiere decir que el resto suene mal. Pero, quizás, algunos traten de elevar el volumen, para acercar el cuerpo principal, lo que en realidad es una mala elección, porque los detalles seguirán predominando sobre los medios inferiores. Así, la primera mitad del rango medio carece de un cuerpo ancho y vigoroso, que inunde la escena y genere un sonido con más pulpa y redondez. En cambio, las voces masculinas se dibujan finas, con buen timbre, lisas y con una textura muy suave, que no goza de muchos detalles, ni matices. Igualmente sucede con los principales instrumentos de la zona. En el lado contrario, se sitúan los medios altos: todas aquellas grabaciones frías y brillantes, se volverán salpicadas y vívidas, quizás más de la cuenta y todos esos detalles y matices clásicos de esta mitad superior, sobrevolarán en tu cabeza de una manera clara y, quizás, hasta demasiado persistente, pero sin perder el tono realista, tan solo es una cuestión de mayor energía, no de un timbre analítico, frío o eminentemente agudo. A modo de ejemplo, las voces femeninas sí que suenan más completas, pero incluso, desde el principio hasta el final, incluyendo la respiración, suspiros y siseos. En definitiva, mucho platillo y poco bombo, para una zona media que podría ser muy buena, si la afinación hubiese sido más plana, en esa dichosa mitad superior.

 

 

Agudos

 

Por suerte, los agudos poseen una energía más acorde con la exposición de los detalles, pero sin ser cargantes. En esta ocasión, siento que la zona alta atesora una afinación más correcta, deteniéndose en el punto justo y adecuado para no perder esa ligera calidez, de la que gozan los SSR. Los agudos tienen una buena relación entre su cantidad de energía y su anchura: no se observan completamente finos o afilados, ni tampoco se elevan más allá de los medios altos, lo que los convierte en un acierto y un mejor acompañamiento, para el resto de rangos. Incluso, su extensión está muy bien conseguida, aportando muy buena sensación de claridad, separación y una dosis adecuada de aire. De esta forma, los agudos no se muestran excesivos, ni cortantes, ni únicamente brillantes o exasperantes. Más bien, todo lo contrario, se puede disfrutar de ellos sin restricción, gracias a su buena mesura, exposición y ejecución acertada.

 

 

Escena, Separación

 

Tanto la escena, como la separación, son puntos positivos en los SSR. Sin llegar a la excelencia, el escenario recreado se presenta bastante redondo, con una buena relación entre las tres coordenadas, aunque predominando la anchura. La percepción del sonido es semicircular, eminentemente frontal, aunque ligeramente envolvente, gracias a la notable exposición de los detalles, su correcta ubicación, procedencia y dibujo. La limpieza del sonido es bastante elevada, lo que genera una buena sensación de espacio y separación. El fondo no es completamente oscuro, ya que puede percibirse cómo las notas se juntan en lo más profundo, quizás, fruto de esa omnipresencia de los medios altos y sus ecos. Es probable, que este hecho, también sea el culpable de que los detalles y matices estén sobre expuestos y que los micro detalles se perciban más omitidos, tapados por la mayor presencia y protagonismo de los anteriores.

 

 

Comparaciones

 

Faaeal Hibiscus

 

Duelo entre la chica Hibiscus vs chica Moondrop. Ambos modelos comparten un dibujo de una chica manga en la portada. Actualmente, el precio de los modelos es, casi, el mismo. A nivel de accesorios, prefiero a los Hibiscus: aunque el cable de los SSR es bueno, los Hibiscus tienen el mejor cable del rango y podría decir que, por debajo de 100$, no hay modelo que traiga un cable mejor que éste (esto es una opinión personal, dentro de todos los modelos que poseo).

A nivel constructivo, los Hibiscus están fabricados en plástico, con una cápsula semi-custom grande y gruesa. Su ergonomía no es mala en absoluto, pero su grosor quizás sea excesivo. Los SSR son mucho más pequeños y metálicos. En mis oídos, apenas rozan, mientras que el cuerpo de los Hibiscus, se hace notar más, sin llegarme a molestar. Entre unas cosas y otras, la ergonomía, aunque es diferente, proporciona un grado de comodidad similar y un encaje superficial.

En cuanto al sonido, la curva, a grandes rasgos, señala parecidos que luego no son tan obvios. Los Hibiscus tienen una zona baja muy lineal, pero descendente hacia el subgrave, lo que limita la presencia de la zona baja y el cuerpo de los medios-bajos. Los SSR, comparativamente hablando, ofrecen más graves, incluso, técnicamente son superiores. La zona baja de los Hibiscus es tan ligera e inofensiva, que es difícil que lo hagan mal, pese a que su velocidad no sea muy rápida. En este sentido, la zona baja de los SSR, con su medio grave más notorio, agrega a su sonido una calidez muy favorecedora. De ahí que la zona baja de los medios, se perciba más completa y cercana, en donde los Hibiscus, demuestran una oquedad, neutralidad excesiva y ligereza, que proporciona una sonoridad incompleta, en las voces masculinas e instrumentos de esta zona. Se sienten más fríos y empujados hacia arriba, con mayor delgadez y menos naturales. Pese a todo lo comentado sobre los SSR, ellos generan un sonido tonalmente más adecuado y natural, con un timbre más realista y sin esa sensación incompleta. Por otro lado, los medios altos en los Hibiscus, tienen mayor control y equilibrio, llegando a sonar más naturales y menos agresivos. En la parte superior, los agudos se sienten más limitados y suavizados. Los SSR, por el contrario, poseen una zona alta más completa, compleja, presente, explícita y llena, con una afinación más acertada, además de mayor extensión. El detalle está más marcado en ellos, mientras que el micro detalle, se percibe mejor en los Hibiscus. En éstos, existe mayor sensación de aire, una escena más etérea y aural, gracias a ese sonido más alejado que ofrece, percibiéndose con mayor tridimensionalidad y más volátiles. La mayor dispersión del sonido, aumenta su sensación de separación y su fondo se percibe más vacío. Los SSR suenan más densos y completos, con un detalle más marcado, expuesto y largo, que tapa los micro matices y junta su fondo. La escena, aun siendo bastante buena, es menor, presentándose más plana y cercana.

Por último, comentar que los Hibiscus soportan mucho mejor, la ecualización positiva, sobre todo, en su zona baja.

 

 

Conclusión

 

Desde que salieron los SSR tuve curiosidad por probarlos. Primero, por su tamaño y destacable diseño. Segundo, por su respuesta en frecuencia; aunque ésta, no encajaba dentro de mis preferencias. En este sentido, quiero destacar que dicha gráfica sea real. De esta forma, cualquier aficionado puede tener una idea de lo que se va a encontrar, a grandes rasgos. Y realmente no engaña nada. Los SSR tienen una zona baja neutra, unos medios-altos sobre expuestos y unos agudos adecuados. Poseen una cierta calidez y una preferencia por presentar más los detalles, que lo fundamental. Sin embargo, tonal y tímbricamente, no se salen de la naturalidad, aunque ambas tengan un carácter más brillante. Por otro lado, la primera mitad del espectro se siente algo huérfana y alejada, lo que hace que el sonido se resienta en la representación del cuerpo musical, perdiendo en pulpa y jugosidad. Sin embargo, la escena y la separación continúan bajo la premisa del realismo, generando un sonido limpio, presente, con buena separación y cantidad de aire, que huye de la congestión y la estrechez.

Personalmente, pienso que la afinación no es la más adecuada a mi gusto personal, si la zona baja tuviera mayor énfasis, sobre todo en el subgrave (sin pasarse) y se limitara la presencia de los medios altos en la misma proporción, quizás se pudiera llegar a un equilibrio muy conveniente, que podría contentar a muchos, o al menos, a mí.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • Burson Audio Playmate
  • Qudelix-5K
  • xDuoo XP-2Pro
  • HyBy R3 Pro
  • Tempotec Serenade iDSD

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Scroll Up
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x