Tin HiFi T4 Review

Cilindros Cruzados

 

Tin HiFi T4 English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño
85
Ajuste/Ergonomía
88
Accesorios
85
Graves
85
Medios
86
Agudos
80
Separación
80
Escena
80
Calidad/Precio
88

 

Pros

 

  • Calidad de la zona baja.
  • Alto nivel de transparencia, claridad, limpieza y detalle, sin perder la fría naturalidad sonora.
  • Perfil ligeramente analítico que no es fatigante.
  • Diseño y ergonomía.
  • Calidad de la caja de transporte.

 

Contras

 

  • No es un sonido muy profundo.
  • La zona baja, pese a su calidad, es algo ligera para los entusiastas de los graves.
  • El cable posee cierta rigidez.

 

Enlace de Compra

 

https://penonaudio.com/tin-audio-t4.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://penonaudio.com/

 

Introducción

 

TinHiFi es una marca, establecida en la provincia de Guangdong (China), que fue lanzada en 2017. Su filosofía es ofrecer el sonido HiFi y la mejor calidad, al mejor precio. Para ello, intentan esforzarse para asegurar que la música de alta calidad, no sea un lujo, sino la norma. Desde entonces, han sacado al mercado varios IEMS (T2 Pro, T3, P1, T2 Plus, incluso un TWS, el TWS2000).

El modelo que actualmente voy a revisar, es el T4. Son unos IEMS cuyo precio ronda los 99$, que está equipado con un driver dinámico de 10mm, con diafragma de CNT. Ha sido fabricado en aluminio, de grado aeroespacial, que combina elementos de diseño automovilístico y aeronáutico de alta gama.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: Driver Dinámico 10 CNT
  • Respuesta de Frecuencia: 10Hz-20kHz
  • Sensibilidad: 102±3dB @1kHz 0.126V
  • Impedancia: 32ohm±15%
  • Ratio de Distorsión: 1% @ 1kHz
  • Conector Jack: 3.5mm, chapado en oro
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: MMCX
  • Cable: Cobre ultra puro, chapado en plata.

 

 

Presentación y Contenido

 

Los T4 vienen en una sobria caja negra, de dimensiones 182x137x51mm, en cuyo centro destaca el logo de la marca, en relieve dorado. En la parte inferior, de un color verde oscuro, casi imperceptible, se puede leer el nombre del modelo. En las caras laterales, superior e inferior, está el modelo en blanco, mientras que en las caras derecha e izquierda, se lee el nombre de la marca. Poco más hay, en la cara trasera, unos códigos de barras, QR y las certificaciones. Tras levantar la tapa de la caja, pueden verse las dos cápsulas, con unas tips blancas, de núcleo rojo, puestas. Ambas están fuertemente protegidas por un denso molde de espuma. La pieza de molde donde reposan, se puede retirar y bajo ella, hay una caja de cartoncillo negro, un librito de instrucciones y una tarjeta de garantía. En la mitad inferior de la caja, destaca enormemente, una gran caja de piel marrón claro, embutida en otro molde negro. Dentro de la cajita negra, están el resto de elementos. En resumen:

 

  • Las dos cápsulas T4.
  • El cable de 3.5mm, de cobre ultra puro, chapado en plata, de dos hebras.
  • Tres pares de tips de silicona blanca, de núcleo rojo, tamaños SxMXL.
  • Tres pares de tips de silicona gris oscuro, tamaños SxMXL.
  • Un par de tips de foam blanco, tamaño mediano.
  • Una caja de transporte fabricada en piel marrón claro, cierre magnético, de dimensiones 101x70x40mm

 

El embalaje es sobrio, muy funcional, simple, bien estructurado. La caja de transporte es formidable, una de las mejores en su rango, muy elegante, además de práctica. Quizás su tamaño sea algo grande, más por fuera que por dentro. Los accesorios, dos pares de tips y un par de foam, encajan en el estándar dentro del precio, justo y adecuado. El cable luce bastante premium, con conectores de alta calidad, lástima que el recubrimiento plástico sea demasiado rígido.

 

 

Construcción y Diseño

 

Las cápsulas poseen un diseño de cilindro doble, acoplado a 90º, en su parte trasera. En detalle, el cuerpo del IEM es un grueso cilindro de 12mm de diámetro y de longitud total 18mm. En su parte posterior hay otro cilindro, asido a una anilla a 90º, que rodea la cápsula. En su interior, está incrustado el conector MMCX, chapado en otro. En la base de cada conector, hay una arandela de plástico, rojo o azul, que identifica cada canal. En el mismo centro de la unión entre el cilindro conector y la anilla, hay un orificio. Encima de él, en su misma vertical, en la base de las boquillas, hay otro orificio. Ellas, se encuentran en una base redondeada y tienen una longitud de unos 3.5mm, aproximadamente. El diámetro menor es de 5.4mm y el anillo exterior, 6mm. En su interior hay una densa rejilla metálica. La cara posterior está formada por multitud de estrías radiales, a modo de llanta de coche.

La construcción de la cápsula es bastante sólida, mezcla aluminio de grado aeroespacial, junto con una carcasa de acero inoxidable. Su tamaño no es muy grande y su peso es menor de lo que parece, a simple vista.

El cable posee generosos conectores metálicos. La carcasa de la clavija es grande, cilíndrica, recta, con sendos aros rugosos, para mejorar el agarre. La pieza divisora un cilindro liso y metálico, con el logo inscrito en tinta blanca. El pasador es una bola de plástico transparente. Las fundas de los conectores MMCX, son sendos cilindros metálicos, con dos ranuras  en su parte posterior. Tienen las letras R y L pintadas en blanco, para identificar el canal. Todos los conectores están chapados en oro. El cable es de cobre de alta pureza, chapado en plata y consta de dos hebras de 1.5mm cada una. Están recubiertas de un plástico transparente, algo rígido y, pese a que están trenzadas, el cable no es muy flexible y posee un ligero efecto memoria, que estropea el conjunto. Por último, cerca de la clavija, hay una banda de velcro, de color gris, con el logo de la marca en blanco, para recoger el cable.

Pese a que las cápsulas son cilíndricas, el conector a 90º, le proporciona un diseño diferente. Las superficies son muy pulidas y brillantes. El conector MMCX se acopla de manera un poco dura y el cable no gira demasiado en su interior. Pero ambas conexiones se sienten seguras. El cable está muy acorde con el diseño de las cápsulas, pero su recubrimiento plástico no le otorga la mejor flexibilidad, para que sea totalmente cómodo.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

Las cápsulas, pese a que el cilindro de los conectores, es una pieza a 90º, son de un diseño clásico cilíndrico. De esta forma, la ergonomía es bastante simple. El diseño se ha encargado, que dichos conectores, no molesten, ni rocen, con el resto de partes de la oreja, al menos en mi caso. Puedo rotar las cápsulas a voluntad, para encontrar la mejor inserción, que, por otro lado, es bastante recta. Ergonómicamente hablando, no existe ningún encaje mayor que la inserción directa, cosa que puede limitar su acople, dependiendo de la morfología de cada uno. En mi caso, considero que tengo unas orejas bastante normales y apenas tengo problemas con los IEMS. Con los T4, tampoco y esto quiere decir que su ajuste me resulta sencillo y cómodo. El cable sobre oreja no molesta y apenas roza, colgando bastante libre e imperceptible. El mejor encaje dependerá de las tips usadas, ya que los IEMS no se sostienen a ninguna parte. La inserción es superficial, pudiéndose usar tips bi o tri-flange para realizar una inserción más profunda, pero, quizás, el diseño recto no sea el más apropiado para este tipo de inserciones, aunque todo es probar, según la morfología de cada uno.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

Los Tin HiFi T4 son unos IEMS con un carácter muy ligeramente cálido, dentro de un perfil balanceado, de tendencia analítica. La zona baja destaca en parte central y la calidez se nota en la proyección de la parte inicial de los medios. Mi unidad, se siente equilibrada en los medios altos, siendo muy claros y nítidos, pero nunca desapacibles. La zona alta es detallada, resolutiva y agradable. Encuentro que las tres bandas poseen una buena armonía y que se puede disfrutar de cada una de ellas, sin que exista intromisión de una banda en otra.

 

 

Graves

 

La zona baja de los T4 posee una presencia algo superior a la neutralidad, sin entrar, nunca, en territorio bajista. Pienso que, Tin HiFi, ha educado la zona baja para recrear belleza, consiguiendo un ligero énfasis en su zona central, que aporta profundidad y un toque emocionante a la música. Su textura es suave, pero vibrante, con un color tenuemente cálido y muy bien ejecutado. Su decaimiento es rápido y se muestra inocuo al resto de frecuencias. El subgrave, no posee tanta presencia como me hubiese gustado, pero su sonoridad nunca es forzada, sino que es muy natural y perceptible. Los graves se ejecutan veloces y apretados. La capacidad descriptiva de la zona baja, se encarga de aportar una musicalidad tonal a los graves, que los convierte en muy melodiosos y agradables. Tanto, que se echa de menos una mayor cantidad de énfasis y notoriedad, algo que hubiera rematado la zona de manera excelente.

 

 

Medios

 

La búsqueda de la belleza continúa su viaje en la zona media, encontrando, en este rango, la puerta de entrada a la zona más cercana a su objetivo. Nadando entre un mar de claridad, la limpieza se revela desde el comienzo del rango medio, acompañada por una tenue calidez pasajera, que se despide cuando los medios llegan a su cenit. Las voces navegan sutilmente, mezcladas entre la plenitud de su anchura y la ausencia de un cuerpo más vigoroso y profundo. Su cariz es suave y delicado, se sienten presentes y cercanas, su textura es lisa y armoniosa, pero no se perciben tan redondas, ya que no se dibujan muy enérgicas, ni corpulentas. La tendencia analítica de esta zona, construye las voces de una manera detallada, anchas, aunque algo planas. La limpieza de su ejecución, es su punto fuerte y es ahí donde radica la belleza de su recreación, generando una sensación de altura y procedencia superior, que arropa a los instrumentos, como si de un ligero y transparente manto se tratara. De manera análoga, los instrumentos se reproducen con la misma sensación de delicadeza y finura. Aunque, en esta ocasión, muchos de ellos requieren algo más de poder, que no, tan solo, un esbozo de alta resolución, que carece de un mayor empaque. En este sentido, la zona media adolece de la carnosidad suficiente, que dote al rango de mayor volumen y una presencia más exuberante. En cambio, toda esa ausencia, se convierte en definición y transparencia, revelando el verdadero pulso analítico de los medios.

 

 

Agudos

 

No puede negarse que los agudos carezcan de atractivo, siendo ligeramente brillantes y expresivos en su primera mitad, destacando en presencia, pero sin llegar al hastío, midiendo sus bordes en el punto justo. De esta forma, los primeros destellos se distinguen finísimos y muy bien definidos, dotando al sonido de ese cariz analítico, más allá de la neutralidad. La delicadeza no se pierde, ni se desfigura su belleza, tan solo se aprecia un tenue descenso en la continuación, necesario para limitar sibilancias y para evitar la fatiga tras un largo uso. Pese a ello, la transparencia nunca desaparece y se erige como otra gran virtud de los T4. La cantidad de detalle es indudable, pero, a nivel micro, se percibe una capacidad de resolución simplemente buena, que no es capaz de revelar los secretos mejor guardados. Por último, la cantidad de aire es bastante moderada, apreciable, pero sin ser determinante dentro de la globalidad del sonido.

 

 

Escena, Separación

 

Pese al buen trabajo de la zona baja, la neutralidad tiene un mayor peso a la hora de la recreación de la escena. De esta forma, ésta se dibuja más ancha que profunda, con buena separación y esa altura característica de su sonido. La distancia es bastante buena, en esa coordenada horizontal, pero se percibe algo limitada entre planos. De esta forma, la recreación instrumental posee un buen posicionamiento y buen silencio alrededor, pero no trasciende en profundidad, ni en generación tridimensional. Es por ello, que la escena se percibe frontalmente, panorámica y ligeramente curva, pero no del todo envolvente.

 

 

Comparaciones

 

NF Audio NA2

 

Los NA2 son unos IEMS más polarizados que los T4, con un perfil más en V. Tanto su zona baja, como sus medios altos, están más enfatizados. La presión sonora que ejercen los graves es más imponente, el subgrave se percibe más profundo, con un cuerpo más largo, algo más lento. Mientras, los T4, adolecen de subgrave, pero poseen una textura muy conseguida, que borda las frecuencias medias de los graves, dibujándolas con un zumbido muy evocador. En la zona media, los NA2 poseen más cuerpo, algo que se nota en las voces masculinas y en los instrumentos notables de esta parte. El rango medio-bajo adquiere una presencia más plena, mientras que en los T4 suenan más planos, lisos y fríos, con menos emoción. Sin embargo, poseen un mejor equilibrio y balance, mientras que los NA2 se sienten más extremos. Incluso, la mayor presencia en ese rango superior de los medios, los hace más persistentes, comparativamente hablando, donde, los T4, son más delicados, menos intensos, pero más suaves y homogéneos. Por otro lado, esa mayor linealidad de los medios, en los T4, le proporciona una ligera sensación de oquedad, en donde los NA2 ofrecen una experiencia más completa y redonda, pese al mayor hundimiento de su zona central.

En la parte alta, la sonoridad es algo diferente entre ambos. Los T4 poseen unos agudos más definidos, finos y delicados. Mientras que los NA2 son algo más duros y anchos, a la vez que más incisivos. En los T4, su extensión inicial es más larga, percibiéndose más naturales y completos. Los detalles suenan mejor en los T4, debido a su mejor resolución, pero, también es cierto que los NA2 poseen mayor cantidad de aire, algo que le ayuda a generar una escena más amplia, a la par que profunda y más tridimensional, con un nivel de separación más grande.

En el apartado de construcción, las diferencias son claras: los T4 son metálicos y cilíndricos, los NA2 son de policarbonato, con una forma semi-custom, que apenas pesan. El cable, es más grueso y parece de mayor calidad en los T4, pese a que es algo más incómodo. La ergonomía es algo mejor en los NA2, debido al peso y al ajuste, pero la diferencia en este aspecto no es relevante, al igual que el embalaje y nivel de accesorios.

En definitiva, más que rivales, ambos IEMS podrían ser, casi, complementarios.

 

 

TFZ No.3

 

Los No.3 son unos viejos rockeros que no pasan de moda y que todavía se mantienen vivos, gracias al sonido, marca de la casa, TFZ, donde los graves mandan. Y, como no, en la zona baja es donde empiezan las diferencias. Los graves TFZ son contundentes, profundos, algo más lentos y se presentan más amplios y poderosos, con un subgrave enérgico, una textura rugosa y placentera, capaz de satisfacer a los seguidores de la zona. Por otro lado, el rango bajo de los T4, no es tan completo, pero sigue teniendo una textura muy precisa y agradable, además de ser más rápido, claro, preciso, definido y limpio.

La zona media, en los T4, conserva su clásica homogeneidad, mientras que los TFZ polarizan este rango. De nuevo, se percibe el timbre más frío en los T4, algo que se nota en las voces, que parecen empujadas hacia arriba, mientras que los TFZ las reproducen desde abajo, con mayor sensación de profundidad y plenitud. En dichas voces, los T4 muestran delicadeza y detalles finales, pero su reproducción es más plana, lisa y menos sugerente. Los medios altos son muy diferentes, partiendo de esa polarización de la que hablaba previamente, en los No.3. Ellos, tienen mucha mayor energía, debido a su perfil más en U-V, que ejerce un poder importante, dotando al sonido de mayor dinámica, pero también de un carácter más contundente y, ciertamente, duro. Los T4, se muestran más apagados, comparativamente, debido a ese balance suyo, que le impide que se salga de su propio guion.

En la sonoridad de los agudos, persisten las diferencias. En los T4 suenan más anchos, suaves, relajados y delicados. En los No.3, son más agresivos, pero también más crujientes. En conjunto, los No.3 poseen un sonido más agudo y también, con más graves, debido a su perfil en U-V. Los T4 son más equilibrados. La representación de los detalles es otro punto distinto: en los No.3 suenan más incisivos y presentes, mientras que en los T4, se reproducen más tenues y menos brillantes, pero sin ser omitidos.

La escena es más ancha en los T4, pero posee menos profundidad. En los TFZ, es más compacta, pero más profunda. La separación lateral es mayor en los T4, sin embargo, se aprecia más tridimensionalidad en los No.3, mientras que en los T4, la música se recrea más plana.

En la construcción se advierten claras diferencias: metal vs plástico en las cápsulas, forma cilíndrica vs semi-custom. El cable posee unos conectores similares, siendo más grueso en los T4, pero igualmente rígido en ambos modelos. Mejores accesorios en el T4, con una caja muy superior, frente a una bolsa demasiado simple, con el mismo número de tips de silicona. Aunque el T4, aporta un par de tips de foam. La presentación del embalaje es superior en los T4, siendo más cuidada y llamativa.

 

 

Conclusión

 

Los T4 han sido mis primeros Tin HiFi y, tras haber leído mucho sobre ellos y sobre la propia marca, han sido un inicio excelente. De ellos, debo destacar el sonido generado con su driver dinámico, analítico, muy descriptivo, detallado, brillante, claro y transparente, sin perder de vista la calidad en la recreación de la zona baja. Sin duda, se trata de un sonido explícito, neutro, de tendencia algo fría, que me gusta y que me permite disfrutar de muchos detalles y de su riqueza en matices. Pero no solo el sonido es bueno, el diseño, su construcción, la ergonomía y el embalaje están a la altura, incluso por encima, de su precio. Teniendo en cuenta su perfil, considero a los T4 como un contrapunto al clásico sonido procedente de un driver dinámico, que todo entusiasta debería probar.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • Burson Audio Playmate
  • Tempotec Serenade iDSD
  • HiBy R3 Pro
  • JWD JWM-115
  • ACMEE MF-01

 

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
SILVA Ezequiel

Estos o los NF Audio NA2? busco un sonido neutral para monitoreo con una pizca de graves, para disfrutarlos en casa

Scroll Up
2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x