Tempotec Serenade iDSD Review

Divina Serenata

 

Tempotec Serenade iDSD English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño 90%
Accesorios 70%
Conectividad 90%
Sonido 92%
Calidad/Precio 95%

 

 

Pros

 

  • Sonido potente, contundente y divertido.
  • Versatilidad de uso y conexiones.
  • Cuidado esquema eléctrico, calidad de los componentes usados.
  • Posibilidad de cambiar el OpAmp.
  • Dos salidas de audio: 3.5mm y 6.3mm.
  • Construcción simple pero cuidada y robusta.

 

Contras

 

  • Impedancia de Salida de 10 Ω.
  • Potenciómetro muy sensible.
  • El potenciómetro no tiene marca para saber a qué volumen está.
  • No posee salida balanceada.

 

 

Enlace de Compra

 

https://es.aliexpress.com/item/32905914455.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://es.aliexpress.com/store/4377041

 

 

Introducción

 

Tempotec es una veterana marca de productos de audio, cuyo catálogo se compone de varias series:

  • Fantasia: (DA II Plus, DP, B-HP). Son productos estacionarios, enfocados para auriculares de gran tamaño y demanda energética
  • Serenade: (iDSD, DA, PCI-E). Son productos pensados para usar principalmente con PC, ya que son tarjetas de sonido externas, incluso internas, con diversas funciones cada uno de ellos.
  • Sonata: Son productos amplificadores y DACs portátiles,
  • Variations: (V1, V1A). Esta serie es bastante reciente y se compone de un reproductor pensado para su conexión con un amplificador o sistema receptor Bluetooth (V1) y un DAP completo con salida de auriculares (V1-A).

En esta ocasión, el producto que voy a analizar, el Tempotec Serenade iDSD, se trata de un DAC/AMP muy completo, que posee gran cantidad de posibilidades de conexión y uso.

Entre sus características destaca el exclusivo procesador HiBy, capaz de decodificar DSD, APE, FLAC, WAV y MP3. Reproduce de forma nativa cualquier formato DSD 64/128. También puede reproducir música de alta resolución a través de la App HiBy desde cualquier dispositivo IOS o Android, conectado a él.

El método usado para la transmisión digital de la señal a través del puerto USB, es asíncrono, con el fin de ofrecer un sonido más preciso, una escena mayor y gran cantidad de detalles.

El iDSD utiliza el DAC AKM AK4490EQ, el amplificador Ti TPA6120A2 y el amplificador operacional LME 49720NA. Además, dicho OpAmp puede ser reemplazado por otro, ya que está montado en un zócalo que permite su fácil sustitución.

 

Nota: Para la presente reseña, he usado el OpAmp que viene de serie (LME 49720NA). Pero también he probado con el Burson Audio V5i, de ahí que en muchas fotos aparezca instalado.

 

 

 

Especificaciones

 

  • PCM Support: 32-Bit/192KHz
  • Respuesta de Frecuencia: 0Hz – 50KHz
  • Stereo Isolation: 120dB
  • Impedancia de salida: 10 Ω
  • THD + N: 120dB
  • Potencia de salida: 75mW / 600 Ω

 

 

Presentación y Contenido

 

El iDSD viene en una caja grande de cartón, que protege su embalaje. Sus dimensiones son 260x213x72mm. Esta caja no es genérica, pese a ser la típica caja marrón, sino que lleva el nombre del modelo y la descripción. En su interior ya aparece el embalaje “de exposición”. La parte superior está decorada con el nombre de la serie y el logo de la marca, además de un par de códigos QR.

Se abre como un cofre y en su interior, lo primero que se ve, es una lámina de espuma protectora blanca. Bajo ella se encuentra el iDSD, encajado en un molde de espuma, también blanca. Encima de él, hay una bolsa zip con el libro de instrucciones y la garantía. A la derecha del molde de protección, hay una caja blanca y alargada. En su interior se encuentra la fuente de alimentación, con clavija europea (todo un detalle por parte de la marca), un cable USB con los conectores dorados (otro gran detalle) y dos soportes a medida, para colocar el iDSD en pie.

Las dimensiones del iDSD, sin contar el potenciómetro ni los conectores, son: 122x128x32 mm

El embalaje es totalmente adecuado y el producto está convenientemente protegido. El contenido es el mínimo exigido para el funcionamiento del sistema. Nada que objetar en este aspecto.

 

 

Construcción y Diseño

 

El iDSD posee un diseño vistoso, llamativo: una carcasa de aluminio plateado, redondeada en sus bordes, proporciona este efecto. Dicha carcasa posee un frontal y una parte trasera de color negro. En la parte frontal izquierda, hay dos pequeños botones plateados, uno para seleccionar el puerto USB de entrada (USB o Portable), y otro, para seleccionar la salida (auriculares, línea o coaxial). En el centro está el potenciómetro, un cilindro negro de plástico, que carece de cualquier marca o muesca, que indique el nivel. En la parte derecha, desplazada ligeramente hacia abajo, se encuentra la salida de auriculares de 3.5mm. Por último, y junto a las letras iDSD, se encuentra la salida de auriculares de 6.3mm.

En la parte trasera, en ambos extremos, se pueden observar dos tornillos Philips. En la parte izquierda, se encuentra el interruptor de encendido. Junto a él, a su derecha, está la entrada de alimentación. Siguiendo el orden, están las dos salidas RCA, convenientemente chapadas en oro. Luego está la salida coaxial, también chapada en oro. Por último están las entradas USB, primero la tipo B, para la conexión con el PC, luego la entrada USB portable, tipo A, en vertical, para la conexión de Smartphones IOS, Android, tabletas, etc.

Tras desatornillar los dos tornillos y extraer el pomo del potenciómetro, se puede desmontar el iDSD para comprobar su interior. Y es digno de ver, aparte del chip HiBy, el DAC AKM AK4490EQ, el amplificador Ti TPA6120A2 y el amplificador operacional LME 49720NA, se puede observar con orgullo, el uso de condensadores de la serie Gold de Nichicon, así como el alto nivel del resto de componentes usados.

El iDSD puede colocarse de manera horizontal, como de manera vertical, sobre los soportes de plástico traslúcidos que vienen. La carcasa exterior, hace de radiador y, pese a que se calienta poco, comparado con otros DACs que poseo, si la superficie de apoyo es susceptible a dañarse con el calor, sugiero que se usen las bases para su disposición vertical. Y, pese a que dichas bases parecen muy simples, la estabilidad vertical con dichas piezas sorprende.

En mi opinión, tanto el diseño como la construcción son excelentes para su precio. Lo único que echo de menos, es una pequeña ranura en el pomo del potenciómetro, para determinar el nivel del volumen. Así se podría evitar algún daño en los IEMS tras encender el iDSD, por estar a un volumen muy alto.

 

 

Conectividad

 

La conectividad es múltiple, pero simple. Como entradas hay un puerto USB tipo B, para la conexión con PC, y un puerto USB tipo A, para la conexión con dispositivos móviles. Los dispositivos móviles también pueden conectarse a través del USB B, de esta forma incluso podrán ser cargados.

Para salidas pueden usarse las tomas frontales de auriculares, la salida RCA de línea o la salida coaxial digital.

Tanto las entradas como las salidas son seleccionables por medio de los botones frontales dedicados.

 

El uso principal que yo he usado para realizar esta reseña ha sido conectado a mi PC, por el puerto USB-B, usando Foobar2000 como software de reproducción. El driver usado es el original, en su versión 3.26.0.

La instalación del driver no es complicada, tan solo recomiendo que se instale primero el driver y después, se conecte el iDSD al USB del PC.

 

 

Medidas

 

 

Salida 3.5mm 75Hz

 

  • Vacío:         2.37 V
  • 32 Ω:          1.81 V
  • 100 Ω:       2.15 V
  • 320 Ω:       2.30 V

 

Salida 6.3mm 75Hz

 

  • Vacío:         2.37 V
  • 32 Ω:          1.81 V
  • 100 Ω:       2.15 V
  • 320 Ω:       2.30 V

 

 

Sonido

 

El iDSD posee una respuesta de frecuencia totalmente plana, pero también tiene una impedancia de salida de 10 Ω, aproximadamente. Como se puede ver, he realizado algunas medidas sobre IEMs que poseo, sin llegar a una conclusión concreta, que permita extraer una regla fija, sobre la incidencia de dicha impedancia sobre los IEMs probados. Comparado con mi DAC de referencia, el Burson Audio Playmate, las FR no poseen apenas diferencias en la parte baja o media. En algunas ocasiones, el extremo superior parece más mitigado con el iDSD. Pero debo avanzar que mi método de medición no es muy preciso por encima de los 15kHz. La diferencia más grande se puede observar en los Rose Mini2 MKII 2.0, donde se aprecia una ganancia mayor, que empieza por encima de los 200Hz.

Como siempre he sostenido, una impedancia de salida alta, es responsable de una modificación en la respuesta de frecuencia de los IEMs conectados. Pero, en esta ocasión, la incidencia parece pequeña como para determinar que sea negativa. En este sentido, también es muy importante que los componentes cercanos a la salida de auriculares, estén muy bien elegidos, para que no se comporten como filtros que modifiquen, de manera fija, la respuesta de frecuencia de los auriculares conectados. En esta ocasión, esto no es así, como se puede ver en las gráficas anteriores. Eso quiere decir que, el circuito eléctrico, ha sido muy bien pensado y probado, para ofrecer la máxima calidad de sonido, sin interferir negativamente en la respuesta de frecuencia de cada auricular conectado.

La primera impresión que he tenido tras probar el iDSD, es una verdadera sensación de poder y energía, un sonido muy vívido, fuerte, con garra, muy divertido y contundente. Como digo, el sonido sacude desde la primera escucha, provocándome una clara sonrisa, conmovido por el carácter agresivo del iDSD. Pero que nadie entienda por agresivo, un sonido fuera de control ni hiriente. Con este adjetivo quiero destacar la fuerza y vitalidad del iDSD y alejarlo de un tono tranquilo o relajado. El iDSD ha sido creado para provocar grandes emociones. Y eso no solo se demuestra en la zona baja, sino que también se percibe por arriba, ya que ofrece un sonido dinámico y marcado, pero con unos agudos algo más duros que delicados. Los medios son también muy expresivos, siguiendo el carácter del iDSD, tienen una clara tendencia a ofrecer una sensación de sonido directo y grande, con mucha personalidad, detalles marcados y buen nivel de detalle.

A nivel de escena el nivel es notable, al igual que su separación, pero no es el punto fuerte del conjunto. Está claro que, en este sentido, se puede cambiar el OpAmp por otros, con la intención de mejorar en este sentido. Para esta ocasión, he usado el OpAmp V5i de Burson Audio, obteniendo una mayor claridad y ganando más escena, sin perder el carácter vigoroso de su sonido.

 

Pero en esta ocasión, para comprender mejor el sonido del iDSD, me he basado en comparaciones con mi sistema de referencia, el Burson Audio Playmate, y luego con otro DAC de similar precio, aunque más pequeño y portable, el Sabaj DA3.

 

 

Comparaciones

 

Burson Audio Playmate (399$)

 

El Playmate vale más de tres veces, pero todos sabemos que el sonido no se cuantifica de la misma manera que el precio. Con ello quiero decir que, aunque el sonido del Playmate supone una referencia, el iDSD no suena tres veces peor, eso queda claro.

A nivel constructivo, tamaño, control de volumen y panel de control, es donde se encuentra parte de la diferencia de precio. El control de volumen, en el Playmate, es digital y extremadamente preciso, con dos modos de ganancia. Posee la posibilidad de aplicar filtros y una entrada de micrófono. En algo que le gana el iDSD al Playmate, es en las dos salidas de audio (3.5mm y 6.3mm). Cuando se abre el interior de ambos, pese a que los dos están muy bien organizados y usan excelentes componentes, el Playmate destaca claramente, el uso de transistores en clase A ofrece una diferencia difícil de superar. Además, el Playmate posee 4 OpAmps frente a 1 del iDSD, ya que se usan en distintas fases de amplificación. Al final, todo esto no se traduce solo en el sonido, sino también en una mayor cantidad de potencia que ofrece el Playmate.

El Burson ofrece un sonido más neutro, más ancho y más suave, algo alejado de la sensación de energía que desprende el iDSD. Esto es algo que ya se demuestra en la zona baja. La fuerza que imprime el iDSD en el medio bajo sobrepasa la sensación que produce el Playmate, en este sentido. Por el contrario, el iDSD no posee una extensión tan sumamente profunda, ni la textura detallada y suave del Burson. Esta tónica se repite tanto en los medios como en los agudos.

La zona media del iDSD se percibe algo más congestionada que la ofrecida por el Playmate, donde la mayor expansión sonora ofrece una naturalidad y tridimensionalidad mayor en esta zona. De esta forma, los elementos se posicionan con mayor espacio, pudiéndose apreciar con más tranquilidad, incluso cercanía. En los agudos, el iDSD se muestra algo más duro y crispado, donde el Playmate se ejecuta de una manera más dulce y definida, haciendo gala de un sonido aireado y separado, tanto en medios, como en su zona alta.

Pero una de las grandes diferencias entre ambos se encuentra en la amplitud del sonido: el Playmate aquí destaca por su capacidad de análisis y mayor resolución, sin que ello suponga que su sonido sea analítico, sino más equilibrado. Su mayor nivel de detalle y matices, contrarresta la energía del iDSD, ofreciendo una anchura superior, un escenario más amplio, frente a la contundencia y el sonido en primer plano del iDSD.

Si se tuviera que resumir el sonido de ambos en una sola palabra, el iDSD sería divertido y el Playmate, refinado.

 

A nivel de tamaño, el Playmate es más grande y está pensado para posicionarse horizontalmente. Mientras, el iDSD es más estrecho, más bajo y profundo. Además, puede usarse de manera horizontal o vertical, gracias a sus soportes. Su peso también es menor. La desventaja que tiene el iDSD, es que en ambas posiciones, debido a su poco peso, se mueve cuando se introduce la clavija de los auriculares. El Playmate, gracias a su peso y a sus pies antideslizantes, ofrecen una mejor experiencia en este sentido.

El funcionamiento en clase A, del Burson, hace que éste se caliente mucho más que el iDSD, aunque sea solo moviendo IEMs, esto es, trabajando a baja potencia.

El potenciómetro del iDSD es analógico y muy sensible para IEMs, esa sensación de poder también viene determinada por la sensibilidad del potenciómetro: para IEMs, como poco movimiento, se eleva mucho el volumen, es algo que hay que tener en cuenta. El Playmate, aparte que el volumen es digital y va por pasos, que se muestran en su display, posee un avance mucho más gradual, además de poseer un selector de ganancia, para incluso mejorar la sensibilidad del volumen.

 

 

Sabaj DA3 (105$)

 

El DA3 es un pequeño DAC, que usa dos SABRE9018Q2C y que posee unas grandes especificaciones. Se caracteriza por un bajo nivel de ruido, muy baja distorsión, muy buena linealidad y baja impedancia de salida (alrededor de 2 Ω). Posee salida balanceada y una pequeña pantalla informativa. Todo ello en un tamaño muy reducido. Además, está pensado para su uso como DAC conectado al PC, ya que su parte inferior posee una banda de goma EVA para evitar deslizamiento y mejorar el agarre. Sin entrar en ninguna comparación, el sonido es algo particular, y no se caracteriza precisamente por ser dulce, sino todo lo contrario. En esta ocasión, sí que puede decirse que el sonido del DA3 es más agresivo, más duro, menos armonioso, poco dulce y delicado, algo desmesurado, pero muy concreto, con una definición más punzante. Y esto es algo que se atisba con el paso del tiempo. Dependiendo de los IEMs usados, el sonido puede llegar a ser fatigante, ya que no es muy amigo de IEMs delicados o analíticos, porque realzan ese carácter puntiagudo y arisco que posee. Pero con otros IEMs más relajados el sonido es más placentero.

Este hecho contrasta fuertemente con el sonido del iDSD, pese a su poder, el sonido no se muestra fatigante, y, tras un cambio rápido entre ambos DACs, el iDSD transmite mucha más dulzura y una delicadeza, que se agradece.

En la zona baja ambos poseen una buena representación, pero la textura del iDSD es más suave y natural. Este hecho expande los graves en todos los sentidos, consiguiendo un efecto más confortable.

En la zona media, el cariz abrupto del DA3 permanece, ofreciendo un sonido limpio, pero menos natural, comparativamente hablando. Mientras, el iDSD destaca con su sonido poderoso, pero aterciopelado, más dulce y armonioso. Ambos matices pueden ser observados tomando las voces como referencia: en el DA3 se perciben más crispadas, mientras que el iDSD, incluso subiendo más el volumen, se mantienen a raya, siempre dentro de la armonía.

En la zona alta es donde el DA3 se dispara: esta parte otorga ese matiz más estridente que lo caracteriza. Mientras que iDSD se polariza más en la zona baja, ofreciendo gran anchura y profundidad, pero sin menospreciar los agudos, ni muchísimo menos, los detalles. Esa es la gran diferencia: mientras el DA3 parece ofrecer un sonido más frio y cortante, el nivel de detalles y matices se percibe sensiblemente mayor en el iDSD, proporcionando un sonido abierto, rico, separado, limpio y profundo. Y la escena se beneficia de estos aspectos: la profundidad del iDSD genera una imagen más grande y ancha, con mayor altura y longitud, más tridimensional. El sonido más concreto y afilado del DA3 se estrecha, sin llegar a expandirse con la naturalidad que ofrece el iDSD.

La gran ventaja del DA3 es su tamaño, puede convertirse en un perfecto aliado de viaje, con una más que decente calidad de sonido. También posee salida balanceada independiente, cosa que proporciona un atractivo aún mayor. Pero quien busque algo más estacionario, con más potencia y más versátil, por muy poco más, el iDSD proporciona una experiencia sonora claramente mejor.

 

 

Conclusión

 

Sin lugar a dudas, el iDSD ofrece un sonido excelente para su precio. No creo que haya muchos DACs en este rango, que sean capaces de producirme tanta satisfacción, como este magnífico y versátil Tempotec. Y eso es algo que se siente desde el primer minuto, no es necesaria ninguna comparación posterior. Pocas veces soy tan categórico en este sentido: si alguien me pregunta por un DAC alrededor de 125€, está claro que recomendaría el Tempotec Serenade iDSD, como opción número 1.

El iDSD posee un gran sonido, basado en un carácter fuerte, potente, dinámico y contundente, muy divertido; pero sin perder el control ni la dulzura. Además, ofrece dos salidas de audio, para no tener que usar adaptadores (y ambas son iguales en sonido y potencia), muchas opciones de uso y conectividad, posibilidad de cambiar el OpAmp, una construcción sencilla pero muy eficaz, usando componentes de muy alta calidad, conjugados sabiamente, para maximizar el resultado final. Todo un lujo difícil de batir.

 

 

Auriculares Usados Durante el Análisis

 

  • DB Monroe
  • Auglamour RT-3
  • Moodrop Kanas Pro
  • Smabat ST-10
  • Rose Mini2 MKII 2.0
  • NS Audio NS3
  • ISN Rambo
  • SoundMagic HP150

 

 

 

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up