Moondrop Kanas Pro Review

¡Esto es Música!

 

Moondrop Kanas Pro English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño 90%
Ajuste/Ergonomía 80%
Accesorios 50%
Graves 85%
Medios 90%
Agudos 80%
Separación 90%
Escena 82%
Calidad/Precio 90%

 

Pros

 

  • Sonido equilibrado, ancho y limpio.
  • Gran zona central.
  • Definición, transparencia y detalle.
  • Construcción, solidez y belleza.
  • Cable.

 

Contras

 

  • Accesorios mínimos.

 

Enlace de Compra

 

https://penonaudio.com/moondrop-kanas-pro.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://penonaudio.com/

 

Introducción

 

Moondrop es una ya conocida marca de IEMs y earbuds, que posee modelos muy valorados en varios rangos de precios. Queda claro que los Kanas Pro son uno de sus IEMs más populares, pero la marca también tiene otros modelos también conocidos: Blessing, Crescent, Aria, A8, Kanas, Liebesleid, VX, Nameless…

Desde que tuve noticias sobre los Kanas Pro, me interesaron y pese a que siempre han sido un modelo muy en boca de muchos, en mi país ha despertado más interés que compras, quedando casi siempre como una eterna compra en la lista de deseos. Ahora que los tengo en mi poder, me alegro mucho de poseerlos. Por eso quiero darles un empujón a aquellos que nunca lo compraron, porque no saben lo que se están perdiendo.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: Dinámico 10mm
  • Imán: N48
  • Material del Diafragma: DLC diamond carbon
  • Respuesta de Frecuencia: 20Hz-20kHz
  • Sensibilidad: 110dB @ 1kHz
  • Impedancia: 32Ω @ 1kHz
  • Conector Jack: 3.5mm chapado en oro
  • Tipo de Conexión de la Cápsula: 2pin 0.78mm
  • Bobina: 0.035 mm-CCAW
  • Material de las cápsulas: zinc-magnesium alloy
  • Tecnología de las cápsulas: metal injection molding integrated casting

 

 

Presentación y Contenido

 

La presentación exterior es simple, una caja negra mate alargada (182x88x34mm), con el logo de la marca en el centro, inscrito en plata. La parte trasera es igualmente negra, con una pegatina en la parte inferior, con el nombre del modelo y las especificaciones. Tras abrir la caja, los Kanas Pro están embutidos en un molde de espuma negro, con los cables puestos. En la parte inferior hay una tapa de cartón, tras retirarla se puede ver el resto del cable, enrollado, una bolsa gris, para el transporte de los IEMs, una bolsa con tips blancas de silicona, dos tarjetas, el documento de garantía y verificación y el folleto de instrucciones. Entre las tips, hay 4 de tamaño grande, dos de tamaño mediano y 4 de tamaño pequeño. Destaca, negativamente, que la bolsa de transporte es prácticamente igual que la que viene con los Moondrop Nameless, los earbuds más baratos de la marca.

La presentación es buena, cuidada y elegante, pero los accesorios son mínimos, por debajo de lo que se podría esperar por el nivel de precio.

 

 

Construcción y Diseño

 

El material usado en las cápsulas es una aleación de zinc y magnesio, pulida y chapada con acero blanco. Es tal el nivel de su acabado, que parece una joya. En su cara externa. La palabra “Kanas” está inscrita, simulando letra manuscrita.

El diseño de las cápsulas es del tipo custom universal. Externamente, su tamaño es mediano, aunque son gruesas. Como la mayoría de este tipo de IEMs, han sido diseñados para usarse con el cable sobre oreja. Su conector es de dos pines 0.78mm. Los conectores están totalmente embutidos en la cápsula. Ellas están formadas por dos partes ensambladas firmemente, pero la división de ambas es muy visible. Las boquillas son relativamente largas, poseen una corona exterior de un diámetro mayor. Debajo de ella, hay una ancha muesca que sirve de ayuda para encajar las tips. Pero en realidad, esto no es así. El encaje de las tips queda bastante libre y dependiendo de las que se usen, pueden hundirse más de lo deseado. Así, es más recomendable usar tips de canal estrecho, aunque cueste introducirlas, para que queden fijadas en dicha muesca y no sobre pasen el borde.

En el interior de las boquillas y no precisamente en el borde, existe una rejilla metálica, bastante tupida.

En la cara interna de los IEMs existen dos orificios, uno situado al pie de las boquillas y otro más al centro de la cápsula.

El diseño de las cápsulas es bello y su construcción es de muy alto nivel. El resultado es un producto realmente atractivo y distinguido.

El cable es de 8 núcleos, híbrido, ya que la mitad de los hilos parecen de cobre y la otra mitad, chapados en plata. El cable está trenzado y pese al número de núcleos, no es muy grueso. Además, es bastante ligero y manejable, no tiene tendencia a enrollarse y no posee microfonía alguna. Los conectores de dos pines están cubiertos por una funda de plástico transparente, de forma acodada. Luego, los cables están forrados de plástico más rígido, que da forma al cable para su uso sobre oreja. La pieza divisora es original, ya que se trata de un disco grueso y negro. No existe pasador para recoger el cable bajo la barbilla. La funda del conector es cilíndrica, recta, grande, pero ligera. El cable queda protegido por un recubrimiento negro de plástico, en su unión con el conector. El conector Jack de 3.5mm, está chapado en oro.

El cable cumple totalmente su función y aunque no posee el nivel de belleza de las cápsulas, no desentona en su conjunto.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

Pese a que las boquillas son más largas que en otros productos de similares características, el encaje particular no ha sido óptimo con las tips de serie. Quizás por dicha forma, la inserción tiende a ser algo más profunda. Con tips simples, no he conseguido una estabilidad, ya que sufría una ligera tendencia a despegarse. He tenido que usar tips bi-flange y tri-flange, para encontrar el ajuste más adecuado. Con este tipo de tips, el sonido siempre es más intenso y cercano, más pleno y detallado, pero no es tan cómodo como unas tips simples, ya que el contacto es mucho mayor con el canal interno, llegando a molestar.

Sea como fuere, los problemas de ajuste de los Kanas Pro, no dejan de ser algo particular, propio de mi anatomía, porque he probado con otros compañeros, quienes no me han reportado nada raro, comparativamente hablando, con modelos anteriormente analizados.

También debo decir que, usando tips bi-flange o tri-flange, el ajuste es casi perfecto, sin necesidad de reajuste. No se mueven en absoluto y el sonido no sufre alteración durante el movimiento normal.

 

 

Sonido

 

Perfil

 

Mi sensación es que los Moondrop Kanas Pro poseen un perfil bastante equilibrado, con un una tendencia ligera en U, debido a su énfasis tanto en la zona sub grave, como por encima de los 10kHz. Poseen un punto justo entre calidez y frialdad, rozando la neutralidad en este aspecto. Pero debe quedar claro que el equilibrio no quiere decir ausencia en ningún rango, sino todo lo contrario, ya que los MKP permiten disfrutar todo el rango de frecuencias sin que nada se eche en falta. Esa es su gran virtud.

 

 

Graves

 

La zona baja es bastante plana hasta los 100Hz, dando una idea de unos IEMs con un ligero énfasis en el subgrave. Esto favorece mucho al conjunto, aportando profundidad sin perder claridad, ni un ápice de detalle en el resto de frecuencias. Pese a que los bajos no son grandes en presencia, algunos bass lovers podrían quedar algo desilusionados con su nivel de énfasis, su ejecución es casi perfecta. El balance es sumamente adecuado, con ese mayor peso en la zona más baja, un golpeo conciso y profundo, ejecutado con rapidez y precisión, nada redundante y con un decaimiento que no mancha ni enturbia el propio rango, ni el resto de frecuencias.

La definición es limpia, casi analítica, y eso es decir mucho para un solo driver dinámico y más hablando de su zona baja.

 

 

Medios

 

Los medios son, sin duda, la mejor zona de los MKP. El resto de rangos ayudan a que el centro mejore y luzca como debe. Su limpieza sigue siendo su característica dominante, La claridad y definición casi analítica, le siguen en importancia. Posiblemente sean los IEMs con un single driver dinámico, más analíticos que haya escuchado. Y lo digo como algo digno de remarcar, no es fácil sonar con tanta frialdad, luz, transparencia y definición, careciendo de drivers BA. Y continúo esgrimiendo que lo dicho son más piropos que reproches. Precisamente considero dichas virtudes, lo más favorable de los Kanas Pro: un sonido equilibrado, unas voces cristalinas, delicadas, perfiladas de manera excelente, luminosas y traslúcidas, con un cuerpo fino pero bello. Su presencia se queda a medio camino, entre lo frontal y lo cenital, no muy cerca, pero nunca alejadas: no están en la primera fila, pero sí en la segunda. El timbre de las voces podría considerarse casi neutro, no encuentro calidez clara en ellas, ni tampoco frialdad excesiva. Lo mismo pasa con su cuerpo, el justo y necesario para sonar gratamente plenas, pero sin estorbar al resto de medios ni desplazándolos, a medio camino de la definición, el detalle, la delicadeza y la suavidad. Pero, ante todo, ellas suenan naturales y sin rastro de velo alguno, altamente disfrutables.

A nivel instrumental, los medios no se esconden, como digo, detrás de las voces, sino que se perciben con la misma claridad y con un dibujo igualmente bien perfilado, como ellas. De esta forma, seguirlos individualmente es muy sencillo, porque gozan de gran representación y se ven favorecidos por la notable separación y definición que los Kanas Pro ofrecen.

Por último, hay que remarcar un ligero énfasis en la zona alta de los medios, sin que ello implique ningún desequilibrio ni excitación excesiva respecto al resto de medios, debido al notable equilibrio que poseen.

Los MKP poseen, en mi humilde opinión, uno de los mejores rangos medios en su rango de precios, que he podido escuchar.

 

 

Agudos

 

La zona alta comienza muy comedida, es algo que se nota tanto gráficamente como a nivel sonoro. Los agudos empiezan enfatizados, para ir decreciendo paulatinamente hasta los 10kHz. De esta forma existe un buen destello inicial, pero que se ve recortado en sus primeros armónicos, restando cierta extensión en la zona. De esta forma las sibilancias se encuentran bajo control, pero también existe cierta suavidad colateral. Posteriormente, aparece un chispazo alrededor de los 12kHz. Este hecho aporta aire al conjunto, una sonoridad peculiar en la zona alta, que también influye en el resto del sonido.

 

 

Escena, Separación

 

Hablando en este tipo de términos, primero, cabe destacar la claridad y el gran nivel de transparencia que poseen los MKP. Ello contribuye sobremanera a aportar una notable sensación de separación y limpieza en todo su sonido. Como resultado, el nivel de detalle, resolución y refinamiento alcanza cotas bastante elevadas. El sonido resultante es puramente fino, definido, ligero, muy perfilado, pero sin sonar típicamente quirúrgico, ni punzante. Los Kanas Pro atesoran la gran cualidad del equilibrio y la neutralidad: éste es su mayor compromiso.

A nivel de escena su calidad no es tan grande, poseen notable anchura, buena profundidad, buena recreación instrumental, gracias a su gran separación, pero la escena es más frontal que circular, sin que el sonido llegue a ser envolvente.

 

 

Comparaciones

 

Cozoy Hera C103

 

Los Hera son unos IEMs con un perfil que se podría decir equilibrado, aunque en realidad, no tanto como los Kanas Pro. Poseen, los Cozoy, más énfasis en la zona subgrave y un perfil más cálido. Su sonido también es más analógico, frente a la mayor resolución y transparencia de los Kanas Pro.

La zona baja de ambos posee buena profundidad y similares características. Como digo, mayor subgrave en los Hera, más punch en la zona media en los Kanas Pro, además de poseer un rango más completo, con mayor cuerpo y mejor textura.

En los medios, las diferencias se notan en la calidez de los Hera, sonando las voces con algo más de cuerpo y algo más llenas. Mientras, en los Kanas Pro, se perciben más finas y más frías también. Aparte de perfil de cada uno, la zona tiene una presencia similar antes de llegar a los medios altos, que es donde las diferencias se aprecian más. Existe algo raro en ese “sube y baja” que tienen los Hera en la parte superior de sus medios. No es algo que se perciba de manera general, pero hay canciones en las que sí aparece este efecto. Mientras, los Kanas Pro poseen más coherencia en esta zona, ganando en extensión y naturalidad.

La zona alta de los Hera empieza enfatizada, pero luego se recorta más rápidamente que en los Kanas Pro. De esta forma, la percepción de los agudos en los Moondrop es más completa y extensa, sonando tímbricamente más natural. En los Cozoy, los agudos se perciben más limados, algo más acorde con su perfil más cálido. La sensación de aire también es más notable en los MKP que en los Cozoy.

Pese a que ambos IEMs poseen buena dosis de limpieza y transparencia, los Kanas Pro vencen a los puntos en claridad y resolución. También la separación cae de su parte, al igual que el detalle y la definición.

La escena se percibe más ancha en los MKP, con más aire y sensación de apertura, mientras que los Cozoy poseen algo más de profundidad y una buena ubicación instrumental.

 

 

TFZ Tequila 1

 

Los Tequila 1 son unos de mis IEMs favoritos, así que la comparativa con los Moondrop Kanas Pro estará dividida entre mis preferencias.

La primera gran diferencia es de sensibilidad, los Tequila son bastante más sensibles que los Kanas Pro. Otra diferencia clara es la sensación de densidad en el sonido: Los Tequila generan mayor presión sonora que los Kanas Pro, mientras que éstos ofrecen un sonido más fino y delicado, frente a la poderosa musicalidad de los TTFZ.

En la zona baja, los Tequila hacen gala de su mayor contundencia, ofreciendo unos bajos más pesados y viscerales. En los Kanas Pro, sin embargo, los bajos gozan de mayor detalle y una textura más descriptiva, pero también más fría. Pero al final, si se igualan volúmenes en la zona baja, el conjunto puede llegar a sonar bastante similar, esto es algo que se puede observar en la respuesta de frecuencia: las curvas de ambos son similares en forma. La diferencia está en la extensión y densidad del rango, mayor en los Tequila.

En la zona media, la influencia de los bajos en los Tequila es más notoria que en los Kanas Pro; algo, por otro lado, claro, debido a la diferencia entre perfiles. El mayor equilibrio entre los distintos rangos, hace que los medios sean  más disfrutables, al percibirse más aislados. De nuevo, la comparativa entre ambos, queda marcada por la sensación de calidez y frialdad de la zona. Pero además, también por la limpieza de los Kanas Pro y la densidad de los Tequila. Los medios son bastante más relajados en los MKP, ofreciendo una escucha más delicada y suave, frente a la mayor energía y contundencia de los TFZ. De ello se desprende la mayor sensación de transparencia y separación existente en los Kanas Pro.

La zona alta de los Tequila posee una sensación de mayor presencia inicial, percibiéndose más crispados y anchos en la zona baja. Los Kanas Pro siguen haciendo gala de su finura y delicadeza, ejecutando los agudos con más detalle, precisión, resolución y mayor extensión relativa. De esta forma, en pasajes con agudos abundantes y críticos, los MKP se desenvuelven mejor, ofreciendo un sonido más suave, menos punzante y más extenso a su vez, expandiendo la zona más que los Tequila.

La escena de los Kanas Pro destaca en anchura y en apertura. La mayor separación expande la imagen estereofónica más allá de lo que ofrecen los Tequila. También los superan en profundidad, aunque en esta ocasión la distancia no es tan grande. Como ya he comentado a lo largo de la comparativa, la separación también es mayor en los Kanas Pro.

A modo de conclusión, ambos IEMs me gustan mucho y se encuentran entre mis preferidos. Uno no puede sustituir al otro, porque poseen características diferentes, que los hacen muy valorables para géneros musicales diferentes. Es un amor dividido.

 

 

Conclusión

 

He tenido siempre en mente a los Moondrop Kanas Pro, desde que oí hablar de ellos por primera vez. Luego, cuando los vi, supe que debía poseerlos. Y cuando uno pasa por este tipo de proceso, no siempre acaban las cosas bien. En esta ocasión, el final ha sido el esperado: los MKP han saciado mis deseos. Es cierto que nunca me planteé cómo me gustaría que sonaran, simplemente esperé a que me sorprendieran. Y así fue, desde el primer momento que me los puse, supe que tenía algo bueno entre manos y que debía dejarlo madurar con tranquilidad.

Los Moondrop Kanas Pro son dos caras de la misma moneda, ya que su sonido es un fiel reflejo de su exterior: construidos como una joya, son capaces de ofrecer un sonido brillante y esplendoroso, limpio y pulido, detallado y claro, elegante y duradero, delicado y equilibrado. Los Moondrop Kanas Pro son un diamante sonoro.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • Fiio M11
  • Burson Audio Playmate

 

 

3 comments for “Moondrop Kanas Pro Review

  1. Dagola
    04/07/2019 at 10:39

    Hola, cqtek. Me queda la duda de cuál recomendarías para alguien que, como tú, disfruta especialmente (pero no solo) de los graves. ¿Este o el Oriolus?

    • cqtek
      04/07/2019 at 12:55

      Hola Dagola.
      Para graves exclusivamente escogería los Oriolus, la diferencia en cantidad y énfasis es grande entre ambos. Eso no quiere decir que los Kanas Pro no tengan graves, que los tienen y muy de mi gusto. Pero lo que me gusta de los Kanas Pro es su claridad y equilibrio. Los Oriolus no poseen tanto énfasis en los medios altos y agudos, son mucho más moderados en este aspecto. Casi podría decirse que son más oscuros. Por otro lado, Moondrop ha sacado una evolución de los Kanas, llamado KXXS. Según he leído, casi mejoran a los Kanas en muchos aspectos. Pero no he podido probarlos. El rango de precios es el mismo, así que si te decides por el Kanas, yo iría por el KXXS seguro.
      https://penonaudio.com/moondrop-kxxs.html

  2. Dagola
    04/07/2019 at 13:00

    Estupendo, ¡gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up