Shozy V33 Review

Tardes En El Museo

 

Shozy V33 English Review

 

Valoración

 

Construcción y Diseño 90%
Ajuste/Ergonomía 85%
Accesorios 50%
Graves 75%
Medios 85%
Agudos 75%
Separación 75%
Escena 80%
Calidad/Precio 90%

 

Pros

 

  • Gran zona media, muy realista y natural, altamente disfrutable, armoniosa, dulce y de gran riqueza tímbrica.
  • Graves redondos.
  • Agradable sensación de escena, envolvente y vívida.
  • Diseño revelador e icónico.
  • Notable relación calidad/precio

 

Contras

 

  • Cable fijo.
  • Embalaje y accesorios.
  • Zona alta contenida y limitada en extensión.
  • Puede aparecer el efecto Driver Flex dependiendo de las tips usadas.

 

Enlace de Compra

 

https://penonaudio.com/shozy-v33.html

 

Enlace a la Tienda

 

https://penonaudio.com

 

Introducción

 

Shozy es una marca bien establecida en el mercado, con modelos muy conocidos como los laureados earbuds Cygnus, los IEMs Zero, los repros Alien, etc. Se nota que, en todas sus creaciones, el diseño es un factor muy importante, ya que cada modelo posee algo especial. En este caso, los Shozy Vinyl V33 1/3 son un verdadero homenaje a los discos de vinilo. Ya, desde el nombre, se cita la velocidad exacta de los LP y la cara exterior de la cápsula, es claramente un vinilo en miniatura.

Los V33 son los primeros diseños realizados bajo la serie LP. La cápsula ha sido fabricada en acero inoxidable con calidad de joya, muy pulido y liso. Se ha desarrollado especialmente un driver de gran diámetro para aprovechar las cualidades sónicas de la cápsula. Los filtros acústicos y “dampers” de alta consistencia y calidad han sido importados desde Korea.

Existe una versión Pro de este modelo, cuyo cable es mejor, chapado en plata y con un conector más grande.

 

 

Especificaciones

 

  • Tipo de Drivers: Single dynamic driver
  • Respuesta de frecuencia: 20Hz – 20kHz
  • Sensibilidad: 107 dB SPL/mw
  • Impedancia: 16Ω
  • Conector Jack: 3.5mm chapado en oro
  • Cable de cobre de alta pureza.

 

 

Presentación y Contenido

 

Los Shozy V33 1/3 han venido dentro de una caja de piel con cremallera, modelo que se vende aparte, llamada Shozy LP. Su interior es de terciopelo azul y posee unas bandas laterales, también en piel y mismo forro, que le da forma de saco. La caja es muy elegante, en piel negra brillante, con el nombre de la marca inscrita con letras pequeñas y doradas. En el tirador de la cremallera, también dorado, posee la marca en relieve, sobre un fondo negro. El interior de la caja, de terciopelo azul muy llamativo, seguro que es ideal para guardar los IEMs, pero uno deja de pensar en otras cosas tras verlo…

Los Shozy V33 solo traen 3 pares de tips de silicona gris traslucida, de tamaños S/M/L. Como se ve, el contenido es el mínimo. Aunque dado el precio y nivel de construcción y calidad de los IEMs, parece que todo el dinero ha sido destinado a ellos y apenas se le ha dado importancia al embalaje.

Cabe recalcar que la caja LP venía dentro de una promoción de venta inicial. La versión regular parece trae otra caja de dimensiones similares, pero de factura clásica.

 

 

Construcción y Diseño

 

Los V33 han sido fabricados en acero inoxidable y aluminio. La forma de las cápsulas es prácticamente semi esférica. La parte exterior es un corte plano, adherido a él hay una simulación de un disco de vinilo. En el centro del disco está el nombre y modelo de los IEMs. Existe un agujero en el centro. Por el otro lado, la semi esfera acaba en forma cónica. Las boquillas forman un mismo conjunto con el cuerpo de la cápsula y no se advierten partes separadas. Poseen unas rejillas del mismo color, que también son metálicas. Existe otro orificio entre la boquilla y la conexión del cable con la cápsula, más cercano a las boquillas. He probado a tapar dicho agujero con cinta adhesiva y el resultado es el incremento de más de 10dB en gran parte de la zona baja de la respuesta de frecuencias. Así, que esta operación supone un bass mod.

La conexión del cable con las cápsulas está protegido por un pequeño cilindro de plástico que, además, sirve como identificador del canal: rojo para el lado derecho, negro para el izquierdo.

El cable es fijo y está recubierto de plástico negro, muy flexible. Tiene la virtud de enrollarse poco y apenas coge forma. La funda del conector Jack es metálica, parece aluminio liso. Se trata de un cilindro cuyo diámetro central es menor, mejorando la ergonomía. La pieza central divisora es muy similar. Existe un cono de igual material, para el ajuste del cable bajo la barbilla.

El cable posee bastante buen tacto, no es demasiado fino, pero no deja de ser un cable fijo. Por otro lado, la construcción de las cápsulas es estelar, todo un homenaje a los discos de vinilo, pero rematada en acero inoxidable muy pulido y liso, como si de una joya se tratara.

 

 

Ajuste y Ergonomía

 

La forma semiesférica y cónica de las cápsulas resulta muy ergonómica. El material tan liso facilita el ajuste y la comodidad. La inserción es más bien superficial, debido a que las boquillas no son muy largas y el cono tiene buen diámetro. Las cápsulas se asientan muy bien en el pabellón auditivo. En mi caso, apenas se mueven y el ajuste para dar el mejor sonido, se consigue rápidamente. En mi caso he usado tips bi-flange de silicona para realizar una inserción algo más profunda y conseguir un sonido más pleno y cercano. Pueden usarse de manera tradicional o sobre oreja. Personalmente los uso sobre oreja, ya que si los uso de manera tradicional, el cable dificulta una inserción mayor.

 

Sonido

 

Perfil

 

Los Shozy V33 1/3 son unos IEMs con un perfil equilibrado pero cálido, no poseen realce muy claro en ninguna de sus zonas. Su respuesta de frecuencias se observa relativamente plana desde los 30Hz hasta los 6kHz, donde su variación es tan solo de 6dB. De esta forma, la sensación es que el rango medio es la zona más adelantada de toda su respuesta. El uso de tips Bi-Flange realza la proximidad de los medios, pero también la profundidad de los graves, sin penalizar los agudos.

 

 

Graves

 

El subgrave se reproduce al borde, por debajo de 40Hz decae súbitamente, restando una mayor profundidad. Sin embargo en ese punto, el golpeo es bastante aceptable y se defiende verdaderamente bien, manteniendo el tipo bajo control. Los V33 son capaces de ofrecer una punta de subgrave con una energía moderada, con un notable control en extensión y velocidad, dotando a la zona de un cariz armonioso, dulce y aterciopelado, lejos de cualquier atisbo de visceralidad. La articulación del resto de la zona es ágil y los bajos se recogen rápido, lo suficiente para demostrar definición y esa textura suave. El medio y alto grave poseen más punch y un énfasis mayor a la zona inferior. La textura es muy agradable, armoniosa y pese a su lisura, las frecuencias bajas se identifican con facilidad, bien separadas, con una profundidad redonda, al igual que su cuerpo.

 

Realizando un sencillo mod en los V33, que consiste en tapar el orificio cercano a las boquillas con cinta, se pueden ganar casi 10dB en la zona baja, convirtiendo a estos IEMs al algo más cercano a los deseos de un bass-head, manteniendo casi intacto los medios y agudos, que quedarán más alejados, debido a la sobre ganancia de la zona baja.

 

 

Medios

 

La zona media de los V33 se mantiene alisada, sin presentar jorobas en los medios altos. Así, el rango resulta muy equilibrado, bien pulido, con suficiente aire y separación, pero con el color y timbre como estrellas. Los medios son también muy redondos, sin rastro de fangosidad, nasalidad ni sensación metálica, pese a su proximidad y realce en su zona baja. Las voces se presentan cercanas y recreadas con dulzura, detalle y una gran dosis de naturalidad e hiperrealismo, que supera la sensación analógica más allá de sus intenciones. Pese a ello, los V33 agradecen la música realizada con instrumentos, más que con electrónica, es ahí donde su riqueza tímbrica reluce y se destacan sobre sus rivales. También pienso que son muy disfrutables con música tranquila y con pocos instrumentos, porque es donde el color y el cuerpo se expanden con mayor énfasis, ofreciendo una experiencia sonora cercana, orgánica, directa, rica, casi en vivo, bastante placentera.

Pese al equilibrio, estos Shozy presentan un buen nivel de detalle, pero limitado por su carácter analógico y aterciopelado.

 

 

Agudos

 

La zona baja de los agudos se muestran ligeramente enfatizados sobre los medios altos, lo justo para aportar el brillo necesario y una sensación musical vívida, pero continuando con el realismo comedido, redondo y grueso de su presentación. Luego, a partir de los 6kHz su caída es evidente. Esto influye sobremanera en la calidez de sonido, los agudos nunca serán afilados, sino más bien pulidos, anchos y suaves, quizás más de la cuenta. Algo más de presencia hubiese aportado al conjunto mayor resolución, definición y detalle necesario para abarcar más géneros musicales.

 

 

Escena, Separación

 

La escena es cercana en ambos extremos y más profunda en el centro, generando una sensación de intimidad, de escenario de club. La recreación mantiene esa imagen ovalada, bien aireada, sin confusión, con buen posicionamiento, pero cercana a la vez. Los V33 ofrecen, a mi juicio, una escena más envolvente que ancha.

La separación se aprecia moderadamente buena en la parte baja, notable en la central y algo más congestionada en la parte alta, quizás debido a la falta de extensión en ese extremo.

 

 

Comparaciones

 

Fiio EX1

 

Los Fiio EX1 son unos clásicos IEMs con una forma semi abierta, dicho diseño ofrece tanto ventajas como desventajas. Su respuesta en frecuencia también es bastante plana, ofreciendo una zona baja prácticamente lineal y una transición entre medios y agudos más enfatizada. En mi caso, su ajuste siempre me ha resultado comprometido, dificultando la mejor colocación para conseguir el mejor sonido, debido a que sus boquillas son algo cortas para mi anatomía. Así, la apreciación de su zona baja nunca ha sido la representada por su gráfica.

El perfil de los EX1 es más frío y brillante, contrastando sobremanera con el cariz cálido de los V33. En mi opinión, la zona baja de los Fiio posee menos presencia y pegada que los Shozy. Aun así, el énfasis del subgrave por debajo de 40Hz es más audible en los Fiio. Se aprecia una mayor profundidad en el sonido de los V33, mientras que los EX1 ofrecen más extensión por arriba, con agudos más crujientes y afilados.

La zona baja, aparte de las diferencias en el subgrave, se muestra con mayor presencia en los V33, quizás debido a la forma semi abierta de los Fiio EX1. La textura es más lisa y fría en los EX1, algo menos enérgica, con menos punch, además de decaer más rápido. Los graves en los Shozy son más emocionantes, con mayor cuerpo, pero con cierta oscuridad relativa, debido a su mayor profundidad. En cuanto a presencia global del grave en ambos es ciertamente similar.

En la zona media las diferencias son mayores. La calidez de los Shozy abruma en esta zona, llenando el vacío que parecen dejar los Ex1. En cambio, esa calidez le resta algo de claridad, algo que los EX1 sí aportan. Las voces se presentan definitivamente diferentes, aunque el nivel de presencia es similar, el posicionamiento es casi contrario. En los V33 las voces se sienten cercanas de una manera más frontal, mientras en los EX1 suenan algo desplazadas, elevadas, debido a su cariz más frío. El carácter analógico se nota bastante aquí, los V33 son una válvula de vacío y los EX1 un transistor. Los Fiio se demuestran más dinámicos en música rápida, ejecutándose con mayor detalle y resolución. Los V33 revelan su suavidad y dulzura en estilos más calmados.

En la zona alta la diferencia es casi mayor, los EX1 ofrecen unos agudos más presentes, afilados, penetrantes y crujientes y llegan más allá que los Shozy. Los V33 ofrecen unos agudos más limados, hasta recortados en comparación. Este nivel superior en agudos aporta mayor cantidad de detalles y micro detalles, mayor resolución, pero también una sensación de música más frontal, más apabullante y en primer plano.

La escena en los EX1 es más ancha, pero menos profunda, aunque la definición es mayor, el sonido parece más aireado y espaciado en los V33, provocando esa sensación más envolvente.

 

 

BQEYZ KB100

 

Los BQEYZ KB100 son unos IEMs que cada vez me gustan más. El motivo es que cada vez le voy encontrando mayor gusto a unos medios detallados como los suyos, pese a que su énfasis pueda saturarme en ocasiones.

Los KB100 son más sensibles y se mueven más fácilmente. Es lo primero que se percibe. Lo segundo, es su perfil más brillante debido a que sus medios altos poseen una clara mayor ganancia.

La zona baja de los KB100, sin embargo, es muy contenida, prieta y seca, con algo más de presencia en el subgrave que los V33. Su timbre es más frío y eso se nota en la mayor cantidad de armónicos que el tono puro de 40Hz genera en ellos. Los V33 ofrecen un rango bajo de similares características técnicas, pero sin tantos armónicos, más puro, de ahí que dé una sensación de profundidad mayor, aun teniendo menor presencia en el subgrave.

En la zona media hay claras diferencias, aquí es donde el perfil y la tecnología usada en cada IEM se nota. La calidez de los V33 genera una zona media más cohesionada con los bajos y no existe tanta separación entre ambas regiones como sí ofrecen los KB100. De igual forma, las voces se sienten también inundadas de ese carácter más homogéneo, suavizado y dulce, sonando más gruesas, redondas y aterciopeladas. En los KB100, las voces se perciben más aisladas, finas y frías, pero también más cercanas y presentes. Podrían a llegar a sonar incluso más penetrantes en oídos sensibles o con grabaciones críticas. Pese a ello, el nivel de detalle, definición, resolución y claridad se percibe mayor en los BQEYZ.

En la zona alta, los KB100 tienen un peldaño de bajada nada más empezar, mientras que los V33 repuntan hasta los 6 KHz para luego decaer más abruptamente. Esto genera que los agudos tengan chispa en los V33, mientras que en los KB100 tienen más extensión. Pese a todo esto, el sonido de los KB100 posee más brillo y los agudos se perciben con mayor claridad que en los Shozy.

La escena de los V33 es más ancha y profunda que la de los KB100, produciendo un sonido más etéreo. Los KB100 poseen más precisión y una separación diferente, producto de su mayor resolución, pero su sonido se percibe más plano.

 

 

En esta comparativa he querido realizar un experimento simple. Se trata de reproducir tres tonos puros en cada IEM, grabándolos para luego realizar un análisis de espectro para observar las diferencias entre ellos. Las tips de silicona usadas han sido las mismas en ambos casos, intentando recrear la misma posición y distancia al micro, para que el resto de posibles efectos colaterales sean iguales para ambos.

El primer tono reproducido es un tono puro de 40Hz. Se han reproducido los tonos al mismo volumen. Se nota que los KB100 son más sensibles que los V33, produciendo una onda de mayor amplitud.

 

 

El análisis de espectro de la onda original de 40Hz es:

 

 

El análisis de espectro de la respuesta producida por los Shozy V33 a 40Hz es:

 

 

El análisis de espectro de la respuesta producida por los BQEYZ KB100 a 40Hz es:

 

 

Se observa que el Shozy V33 produce menos armónicos a 40Hz, ofreciendo un sonido más puro, pero bastante más atenuado en ganancia.

 

Segundo tono 1kHz. Aquí la amplitud de las ondas es más parecido y da una idea de la calidez de los V33:

 

 

El análisis de espectro de la onda original de 1000Hz es:

 

 

El análisis de espectro de la respuesta producida por los Shozy V33 a 1000Hz es:

 

 

El análisis de espectro de la respuesta producida por los BQEYZ KB100 a 1000Hz es:

 

 

Se observan 5 armónicos en los V33, mientras que en los KB100 llegan a ser 7.

 

Tercer tono 7kHz. Aquí la amplitud de las ondas es bastante menor, dando cuenta de que ambos IEMs están recortados en esta frecuencia.

 

 

El análisis de espectro de la onda original de 7kHz es:

 

 

El análisis de espectro de la respuesta producida por los Shozy V33 a 7kHz es:

 

 

El análisis de espectro de la respuesta producida por los BQEYZ KB100 a 7kHz es:

 

 

Ambos presentan 3 armónicos, se desprecian los armónicos por encima de 20kHz. Se percibe que los armónicos de los KB100 poseen mayor ganancia.

 

Conclusión

 

Shozy ha creado un modelo con unas características sonoras bastante concretas, con un enfoque que se vislumbra desde su propio diseño y nombre, que son un claro homenaje al vinilo. Sin duda, su sonido goza de todas las características, virtudes y detalles de aquellos, ofreciendo un perfil cálido, con bajos redondos, exuberante en medios y contenido en agudos. Analógico por antonomasia, placentero, cuyo disfrute se debe paladear con tranquilidad y pausa, para poder adentrarse mejor en su escena envolvente e íntima.

Los V33 1/3 no son unos clásicos, son casi de museo.

 

 

Fuentes Usadas Durante el Análisis

 

  • F.Audio S1
  • xDuoo X3II
  • Zishan Z3
  • Burson Audio Playmate

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up